24 de julio de 2014 00:05

Acción común contra el fuego

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 0
Richard Cortez  
Editor de Quito

Escuchar un mensaje ambiental de la conocida pareja televisiva conformada por Jalal Dubois y Rodrigo Padilla lleva, por lo menos, a la reflexión. Con los contenidos que manejan se busca concienciar a los quiteños para prevenir incendios forestales.

El mensaje es más que oportuno, en casi dos semanas se han registrado nueve conatos, en varios puntos del Distrito, lo que obligó al desplazamiento de equipos y de personal, con los correspondientes costos para la ciudad. Dinero que puede tener otros fines y con mayor beneficio social.

El Cuerpo de Bomberos apostó a que personajes conocidos presenten ‘spots’ motivacionales, para incidir en la conciencia ciudadana.

Adicionalmente, existe una programación y un plan que han cobrado fuerza en los últimos tres años, que es el llamado ‘Plan Fuego’. Se trata de la asignación de recursos y de responsabilidades, así como la coordinación interinstitucional, para alcanzar un solo objetivo: reducir la generación de incendios forestales en el Distrito Metropolitano.

Si se toma en cuenta que el 80% de estos siniestros es intencional, la acción es necesaria. Hay otra tarea que cumplir: particularizar el acercamiento institucional a los habitantes de los considerados sectores de alto riesgo.

Si bien hay una distribución estratégica de los bomberos para alertar la presencia de humo y, por ende, de un incendio forestal, faltan más ojos. Y ese apoyo debe nacer de los habitantes de la ciudad.

Esa es la responsabilidad de los quiteños: denunciar a quienes voluntariamente inician el fuego o advertir la presencia de llamas, especialmente en partes boscosas, sitios altos y quebradas. Lo que ocurrió con Premio Caicedo, vendedor de agua de coco, es un ejemplo. Él detuvo a una persona que ‘supuestamente’ comenzó un conato de incendio en el sector del río Machángara.

Ningún plan será efectivo en el Distrito sin la participación de sus habitantes, de su gente.¡Manos a la obra! Hay responsabilidad compartida.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)