8 de julio de 2018 10:40

El operativo de rescate en Tailandia avanzó más rápido de lo esperado, pero se suspendió por al menos 10 horas

Captura de video cedida por Thai Royal Navy que muestra a miembros de un equipo de fútbol en una sección de la cueva Tham Luang en el parque forestal Khun Nam Nang, provincia de Chiang Rai, Tailandia, 04 de julio 2018. EFE

Captura de video cedida por Thai Royal Navy que muestra a miembros de un equipo de fútbol en una sección de la cueva Tham Luang en el parque forestal Khun Nam Nang, provincia de Chiang Rai, Tailandia, 04 de julio 2018. EFE

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 3
Infobae - Red de Noticias Albavisión

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La operación de evacuación de 12 niños y de su entrenador de fútbol, atrapados en una cueva inundada de Tailandia desde hace 15 días, empezó el domingo (8 de julio del 2018), tras haber sido aplazada durante varios días a causa de unos riesgos demasiado importantes, pues gran parte del trayecto se debía realizar buceando.

"Hoy es el gran día. Los niños están preparados para afrontar todos los desafíos", declaró Narongsak Osottanakorn, jefe de la célula de crisis, en una rueda de prensa organizada lejos del área de la cueva.

En conferencia de prensa, luego de que al menos cuatro menores hayan sido llevados con éxito hasta un hospital, un funcionario explicó que el operativo comenzó trasladando a los niños que estaban más aptos y en mejores condiciones, lo que contradijo las informaciones previas que señalaban que se empezaría por los más débiles.

"Las tareas están yendo mejor que lo esperado", señaló el vocero.


No obstante, aclaró que la siguiente fase del rescate comenzaría "en 10 a 20 horas", por lo que no se espera la salida de otros menores en el corto plazo. La mala noticia es que las lluvias fuertes volvieron a caer en la zona en la noche del domingo, lo que podría complicar la próxima etapa de rescate.

Según explicaron las autoridades, cerca de las 21:00, las reservas de oxígeno se habían agotado, por lo que se prefería esperar a que todas las condiciones sean las mejores para iniciar la nueva fase, que ya sería el lunes (hora local).

El 7 de julio de 2018, la Marina Británica de Tailandia dispuso de personal de la marina tailandesa que preparaba tanques de oxígeno para las operaciones de rescate del equipo de fútbol juvenil y su entrenador asistente, en la cueva de Tham Luang en el pa

El 7 de julio de 2018, la Marina Británica de Tailandia dispuso de personal de la marina tailandesa que preparaba tanques de oxígeno para las operaciones de rescate del equipo de fútbol juvenil y su entrenador asistente, en la cueva de Tham Luang en el parque forestal Khun Nam Nang, Chiang Rai. provincia, Tailandia. EFE


Narongsak Ossottanakorn, portavoz oficial de los efectivos de rescate, señaló que necesitan reponer las bombonas de aire comprimido colocadas a lo largo de la travesía y evaluar la nueva fase del operativo

"Que tengan buena noche", publicó en su cuenta de Facebook la cuenta de los Navy Seals tailandeses.

"Saldrán uno por uno, eso durará dos o tres días", había precisado antes del operativo Chalongchai Chaiyakorn, uno de los responsables de la célula de crisis, cuando no se tenía en cuenta que las condiciones del agua eran mejor que las esperadas.


De momento, un buzo experimentado necesita 11 horas para un trayecto de ida y vuelta hasta los niños, seis de ida y cinco de vuelta, gracias a la corriente.

El recorrido hasta la zona en la que están bloqueados es de varios kilómetros y tiene algunos tramos angostos y otros que se tienen que realizar bajo el agua.

La muerte de un exbuzo de la marina tailandesa el viernes durante una operación de abastecimiento ilustró el nivel de riesgo del trayecto.

Además, una buena parte de los niños, de entre 11 y 16 años, no saben nadar y ninguno ha practicado submarinismo.

La célula de crisis considera que las condiciones actuales para una evacuación son "perfectas", especialmente en lo relativo al nivel del agua en la cueva.

Los socorristas mandaron evacuar el domingo por la mañana el área de la cueva tailandesa en la que los niños y su entrenador se quedaron atrapados para despejar el lugar y "ayudar a las víctimas".

"Todos los que no están implicados en la operación deben salir de la zona inmediatamente", anunció la policía por altavoz en el lugar, donde se encuentran cientos de periodistas. "Debemos utilizar la zona para ayudar a las víctimas", agregó.

El anuncio estuvo seguido de un zafarrancho de combate en el campamento levantado por los periodistas, con cámaras dispuestas y catres para guardar las mejores posiciones a la hora de filmar la evacuación de los niños.

El jefe de la célula de crisis, advirtió el viernes por la noche que el aflujo de medios a esta zona montañosa de selva tropical suponía un problema.

"Cada vez tenemos más medios que llegan y se instalan por todas partes", dijo.

"Los equipos médicos se han quejado porque esto se está volviendo un problema", declaró y advirtió que se tomarían medidas.

Ante la llegada masiva de periodistas desde hace días, las autoridades instalaron barreras metálicas para mantenerlos a distancia y permitir que los rescatistas trabajen sin cámaras a su alrededor.

Los niños se vieron sorprendidos por una subida del nivel del agua el 23 de junio en esta cueva del norte de Tailandia, en la frontera con Birmania y Laos.

Los servicios de socorro estudiaban desde hacía días la conveniencia o no de llevar a cabo una evacuación peligrosa, pues las lluvias del monzón que se espera que caigan próximamente podrían arruinar los esfuerzos continuos de los últimos días para bombear agua de la cueva.

Los servicios de rescate lograron estabilizar los niveles de oxígeno insertando una tubería de varios kilómetros para hacer llegar este gas a la zona en la que los chicos están arrinconados.

Pero las lluvias que podrían llegar en los próximos días podrían reducir una buena parte del saliente fangoso en el que se refugia el grupo.

El sábado por la noche cayó un intenso aguacero durante una media hora que recordó la urgencia de evacuar a los niños.

Fue a causa de las lluvias del monzón que los niños quedaron atrapados tras haber decidido, por una razón que todavía no está clara, visitar la cueva tras su entrenamiento de fútbol, con el joven entrenador, de 25 años.

Como alternativa a la evacuación por buceo, los equipos realizaron unas 100 perforaciones verticales en la montaña. Algunas de ellas son poco profundas, pero una tiene unos 400 metros de profundidad. El domingo por la mañana no se anunció ninguna perforación de ese tipo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (7)
No (0)