17 de junio de 2017 00:00

70 operadoras de turismo tienen permiso para guiar en deportes de riesgo

El casco es colocado por un guía especializado en la práctica del canyoning. Foto: Glenda Giacometti/EL COMERCIO

El casco es colocado por un guía especializado en la práctica del canyoning. Foto: Glenda Giacometti/EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 3
Fabián Maisanche
Redactor (I)
[email protected]

Actividades como el canyoning, puenting, canopy, tarabita y el puente tibetano,en Baños de Agua Santa, solo pueden ser ofertadas por 70 prestadores de servicios turísticos, que son los únicos autorizados por el Municipio para ofrecer este tipo de servicios.

El funcionamiento de estas operadoras se regula una vez al año desde un comité institucional. Se trata de una junta conformada por un representante del Municipio, de los operadores, Policía y bomberos. Ellos verifican el cumplimiento de las normas de seguridad como el tener una póliza de seguros, equipos en buen estado, guías certificados y un plan de contingencia ante posibles emergencias.

El incidente ocurrido el pasado domingo, cuando un joven se precipitó a un barranco de 25 metros en el puente de San Francisco, generó la preocupación entre algunos visitantes sobre el control para estas opciones turísticas.

“Hay reglas técnicas que se deben seguir para la seguridad de los turistas. Las inspecciones nos permiten conocer si algún equipo tiene fallas o la infraestructura requiere mejoras”, asegura Iván Fiallos, de una de las operadoras.

Este empresario invirtió USD 300 000 para el equipamiento y la construcción de Río Blanco Mega Park Aventure. El edificio es de tres pisos y está levantado en las proximidades de una hondonada. Allí se puede realizar el canopy y el puente tibetano (cruce) por un puente colgante.

Los técnicos tendieron cables de acero a una distancia de 300 y 350 metros de largo a una profundidad de 120 metros. En otro espacio de la infraestructura se ubicaron los estantes para las cuerdas, arneses, mosquetones, líneas de vida y cascos.

Fiallos explica que la práctica del canopy lo pueden hacer tres personas en un solo viaje. Mientras que el límite para el puente tibetano, es de nueve, al mismo tiempo.

Según este operador, los inspectores verifican el estado de los equipos de seguridad, la infraestructura del lugar y los documentos en regla.

Estas visitas se realizan de acuerdo con un calendario establecido por la Municipalidad. Tras lo sucedido en el puente de San Francisco, las autoridades determinaron la suspensión temporal de esta actividad desde este viaducto. Las demás actividades en otros sitios de la ciudad y sus alrededores continúan funcionando normalmente.

Así lo confirman los empresarios de Kamikaze, quienes adaptaron en un columpio una esfera metálica que gira al momento de balancearse, para ofertar una opción a quienes gustan de la adrenalina cerca de la naturaleza.

El pasado miércoles 14 de junio de 2017, Juan Zúñiga y Alexandra Morales se aventuraron a disfrutar de este nuevo atractivo. Los guías ayudaron a esta pareja guayaquileña a colocarse debidamente los cascos, guantes y arnés. Mientras eran equipados, les informaban sobre las características de esta actividad y que el servicio incluía un seguro de daños a terceros.

Así como esta empresa turística, todas las que ofertan deportes de aventura deben contar con esta cobertura para los turistas y guías.

“La actividad es de full adrenalina y emociones. Por momentos sentí que mi cuerpo caía al precipicio pero como estaba bien sujeto no pasó nada”, indicó entre risas Zúñiga.

René Barrionuevo, instructor internacional de Geotours, explicó que el éxito para que se practique el canyoning es la seguridad en los equipos y la explicación que ofrezca el guía.

El empresario asegura que los trajes de neopreno (impermeables), cascos, cuerdas y mosquetones deben ser cambiados por lo menos cada tres o cuatro años, o cuando presenten averías o roturas. “Hay normas técnicas de la Unión Europea que se toman en cuenta para el canyoning”.

Barrionuevo comenta que el accidente del pasado fin de semana sí ha golpeado a este destino turístico. “Eso no nos desanima para seguir trabajando con responsabilidad”, dijo.

Ante esta situación, los operadores, guías, empresarios, hoteleros y comerciantes han emprendido una campaña de promoción de Baños en las redes sociales. El propósito es difundir los deportes aventura donde sí se brindan todas las seguridades al turista.

Para el empresario Raúl Guevara, la muerte de un visitante consternó a la ciudad que vive del turismo. “Durante 20 años no ha habido un accidente en la práctica de deportes de aventura. Esperamos que en la temporada de vacaciones para la Sierra, los turistas no se alejen y vengan a visitarnos”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)