1 de November de 2009 00:00

Una opción poco segura

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Andrea Rodríguez, Editora

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Hay funciones  informáticas que más que protegernos nos  sitúan al filo del abismo.      
   
Ocurre cada vez que activamos, casi de forma mecánica e irreflexiva,   la  casilla  Recordar Contraseña, en el navegador Internet Explorer. La función nos  evita  escribir una y otra vez la clave para ingresar a una nueva página web, pero nos hace  terriblemente vulnerables.

El riesgo aumenta cuando varias personas emplean  una misma computadora y cuando el usuario no ha cerrado la sesión.

Si  una persona  activa Recordar Contraseña, otra que use  el mismo equipo puede ingresar a sus documentos,  correo y conocer sus más
íntimos secretos.

Las opciones que permiten guardar nuestros datos para el inicio automático de la sesión siempre serán riesgosas.   Quienes más están expuestos a estos peligros son los usuarios que frecuentan los cibercafés que por el afán de agilizar las búsquedas por la Web dan una pulsación en esta opción y luego se olvidan de desactivarla.     

Si los usuarios tienen que revisar su correo  electrónico en uno de estos sitios públicos, lo mejor es emplear una contraseña temporal.

De este modo,  la próxima persona que utilice la máquina que le asignaron a usted, ya no podrá hurgar en sus documentos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)