30 de octubre de 2014 11:30

Secretario de la ONU pide a la prensa alzar su voz para terminar con la mutilación genital femenina

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 0
Redacción Elcomercio.com

El Secretario General de Naciones Unidas, Ban – Ki-moon exhortó a los medios de de comunicación a que “alcen su voz” para terminar “en esta generación” con la mutilación genital femenina, denominada ablación.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que más de 125 millones de niñas y mujeres fueron mutiladas en 29 países en África, Medio Oriente y Sudamérica.

La alarma es mundial porque también esta mutilación se practica en comunidades inmigrantes de países como el Reino Unido y Estados Unidos.

La ablación o eliminación de tejido de cualquier parte de los genitales femeninos, particularmente del clítoris se realiza para eliminar el placer sexual de las mujeres por razones culturales, religiosas o cualquiera otra que no sea médica.

Tras la mutilación genital, las mujeres pierden casi en su totalidad, su sensibilidad sexual lo que trae consigo un trauma psicológico.

Esta práctica causa la muerte por desangramiento o infecciones en miles de mujeres ya que se realiza casi siempre de manera rudimentaria, a cargo de curanderas o mujeres mayores, y con herramientas no muy ortodoxas como cristales, cuchillos o cuchillas de afeitar y nunca en centros de salud.

En Nairobi - Kenia, Ban Ki-moon respaldó una campaña mediática liderada por el diario británico The Guardian para reflexionar sobre la percepción y la información que se tiene sobre la ablación. “El cambio puede ocurrir a través de los medios”, aseguró el titular de la ONU, quien además cree que se debe informar más sobre las consecuencias y los abusos que sufren las víctimas.

La campaña del diario inglés se lanzó este mes y se enfoca principalmente a países de África, donde es habitual practicar la ablación sin contar con los riesgos que representa para la salud de las niñas y que ya existen leyes que la prohíben.

La activista keniana, Kakenya Ntaiya, rechazó esta práctica al considerarla abusiva. “La mutilación no es tradición ni cultura. Es una violación de los derechos humanos de niñas y mujeres”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)