16 de marzo de 2016 09:27

ONU hace un balance positivo de los primeros días de las negociaciones sirias

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia EFE

Naciones Unidas ha hecho hoy, 16 de marzo, un balance positivo de los primeros días de la ronda de negociaciones de paz para Siria, tres jornadas en las que no han faltado elementos sorpresa como la retirada parcial de las fuerzas militares rusas o el supuesto anuncio de autonomía de los grupos kurdos.

Tras dos aplazamientos y mucha incertidumbre, comenzó el lunes 14 la segunda ronda de negociaciones de paz lideradas por Staffan De Mistura, el tercer mediador de la ONU desde que el conflicto comenzó hace justo un lustro.

Tras dos encuentros oficiales con la delegación gubernamental y uno con la mayor coalición opositora, la Comisión Suprema para las Negociaciones (CSN), el mediador adjunto, Ramzy Ezzeldin Ramzy, compareció ante la prensa e hizo un balance positivo del proceso diplomático.

"Sin lugar a dudas, hemos logrado un importante progreso en solo algunos días", enfatizó.

El mediador adjunto explicó que "el proceso está avanzando" y dejó claro que las negociaciones "han entrado en sustancia".

"Esta mañana, con la delegación gubernamental hemos discutido temas de sustancia. Nosotros (la oficina del mediador) hemos reaccionado a la lista de asuntos que ellos nos propusieron el lunes. De hecho, les hemos pedido que nos clarifiquen algunos puntos, para poder poner las bases de una discusión más concreta en el futuro", subrayó.

Minutos antes, en otra comparecencia ante la prensa, el jefe de la delegación gubernamental, Bashar Jaafari, negó que las conversaciones hubieran entrado en materia al afirmar que aún estaban discutiendo sobre el formato.

La CSN entregó también ayer al enviado especial, Staffan De Mistura, una lista con los asuntos que ellos consideran prioritarios para la discusión.

No obstante, ni las partes negociadoras ni la oficina del mediador han revelado el contenido de sendas listas de prioridades.

De Mistura dio a entender ayer que cabía la posibilidad de que él mismo redactara una "hoja de ruta" de las discusiones basada en las dos listas, extremo que hoy Ramzy no ha querido comentar.

A pesar de esta contradicción sobre cómo definir en que punto se encuentran las discusiones, hay temas de fondo que pueden entorpecer realmente el proceso.

El primero, y que ya apareció en la primera ronda, es el de la composición de la delegación opositora.

Jaafari cuestionó hoy la presencia en la delegación opositora del grupo denominado "Ejército del Islam", una facción armada a la que consideró "terrorista".

"Ellos son parte de una facción terrorista que mataba a los civiles y por esto no vamos a comenzar las negociaciones directas con ellos hasta que pidan disculpas", declaró Jaafari.

El jefe de ese grupo rebelde, Mohamad Alloush, actúa como jefe negociador en la delegación de la oposición y recientemente declaró que sólo se podrá negociar con el gobierno cuando el presidente Bachar Al Asad haya muerto o salido del poder.

Por su parte, la oposición expresó ayer su principal requisito para avanzar: la liberación de los presos políticos, que se cuentan por miles.

De Mistura asumió que en este aspecto debían lograse avances y encargó a dos grupos de trabajo paralelos que se dedicaran al tema.

Otro aspecto que se coló hoy en la negociación es el supuesto anuncio de que los grupos kurdos que controlan parte del norte de Siria se preparan para declarar la autonomía de su territorio.

Jaafari fue tajante: "Las bases de las negociaciones indirectas (entre Gobierno y oposición) prohíben plantear tal escenario. De lo que hablamos aquí es de mantener y respetar la unidad y la integridad territorial de Siria".

Una posición apoyada por Ramzy quien recordó que tanto el tratado fundamental de Naciones Unidas como todas las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU han dejado clara la importancia de la integridad territorial del país.

El jefe de la delegación gubernamental también se refirió a la decisión de Rusia de retirar la mayor parte de sus fuerzas militares de Siria, donde operaban desde septiembre con el objetivo declarado de bombardear posiciones de Estado Islámico y el Frente Al-Nusra.

"La decisión fue tomada de forma conjunta y coordinada por los presidentes de ambos países", aseguró.

"No fue una sorpresa para nosotros. Rusia, nuestra amiga y aliada, llegó a Siria por una decisión común y su repliegue parcial o total será siempre una acción coordinada con Siria", sostuvo.

Mientras, el proceso diplomático avanza, con reuniones programadas para mañana con la oposición, encuentros con las dos partes el viernes, y una reunión esta tarde con representantes de entidades opositoras toleradas por el Gobierno sirio que han llegado también a Suiza, pero que están excluidas de la delegación negociadora de la oposición.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)