3 de January de 2010 00:00

Olimpiadas Especiales lleva 30 años entrenando héroes

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Héctor Cueva ingresó en las oficinas de Olimpiadas Especiales,  hace 30 años. La entidad tenía poco tiempo de creada y Cueva, al ver que allí  pretendían trabajar en favor de las personas con discapacidad, sintió  un impulso y preguntó si podía ayudar.       

El  7 de noviembre de 1979 ingresó  en  la  fundación,  que en el primer encuentro que organizó  contó con  120 deportistas,  unos cuantos entrenadores y  pocos padres de familia en los graderíos.     

En la actualidad,  son  20 000 atletas  los que  forman,  en todas las provincias del país.   

Y durante  estos 30 años,  los deportistas han participado de 543 juegos provinciales; 15 juegos nacionales y  6 campeonatos  mundiales.   Hay unos 350 entrenadores,  para  8 disciplinas, y  a las pruebas  asiste la familia entera,   amigos y hasta  vecinos de los competidores.   

A través del deporte, las personas con discapacidad  se integran a la sociedad.

Y  también ganan en autoestima  porque se dan cuenta que con  esfuerzo pueden  ser,  incluso,  campeones   mundiales.  Pero nada de esto habría  sido posible, indica  Héctor Cueva, si desde un inicio no hubieran contado con  el apoyo de los medios de comunicación.  “Una buena causa sin medios de comunicación no existe”, dice.  

Entrevista a Roberto Aspiazu
director Comité Empresarial Ecuatoriano

‘Históricamente, el país ha funcionado bien sin una ley’

Redacción Negocios

Su experiencia.  Es director del Comité Empresarial Ecuatoriano y representante de las cámaras al Consejo Nacional de Telecomunicaciones, pues es director de  la Asociación de Empresas de Telecomunicaciones. Ha participado en los procesos de negociaciones comerciales del país.

¿Cuál ha sido la participación de los gremios empresariales dentro de  la elaboración del proyecto de Ley de Comunicación?

Hemos mantenido  una coordinación con la Asociación de Canales de Televisión, la Asociación Ecuatoriana de Radiodifusión (AER) y  la Asociación Ecuatoriana de Empresas de Telecomunicaciones (Asetel), que son parte del Comité Empresarial. La Asetel acudió a la Comisión de la Asamblea para exponer sus inquietudes sobre el proyecto de Ley de Comunicación,  que no debe abarcar la gestión o administración del espectro radioeléctrico. Eso corresponde a la Ley de Telecomunicaciones.

¿Qué efecto tiene la distribución equitativa del espectro radioeléctrico?

El proyecto de ley debiera tener solo una mención general sobre la distribución equitativa para los sectores estatal, privado y comunitario. Pero sin entrar, por ejemplo,  a decir que se debe distribuir en partes iguales. Eso no sería realista porque significaría desconocer los derechos adquiridos de los usuarios y concesionarios del espectro.

¿Qué opinión tiene sobre el Consejo de Comunicación que establece el proyecto?

Responde a una estrategia  de consolidación del poder por parte del Ejecutivo, el cual   considera que los medios de comunicación independientes están en contra del cambio que promueve el Gobierno del socialismo del siglo XXI. En el proyecto original, la conformación del Consejo le daba un control total al Ejecutivo, lo cual no garantizaba la libertad de información y violaba acuerdos internacionales de derechos humanos, como fue revelado por el relator de las Naciones Unidas y de la OEA.

¿Una ley de Comunicación debe establecer sanciones a los medios?

Una ley de comunicación es un imperativo constitucional, aunque el país ha funcionado bastante bien sin ella. El mecanismo de responsabilidad ulterior ha funcionado en el país sin una ley de comunicación. Si los medios publican información en contra de determinada  persona natural o jurídica, existe la posibilidad de presentar demandas civiles o penales en contra del medio o del periodista. Hay  muchos casos que lo evidencian, aunque el problema es que no hemos tenido una justicia ágil para tramitar distintas causas. Pero ahora se quiere utilizar la figura de responsabilidad ulterior para ejercer un control sobre los medios independientes, pues el Gobierno tendría amplias potestades para sancionar.

 ¿Qué efectos puede tener?

Históricamente, los medios independientes han desempeñado un papel protagónico en la lucha contra la corrupción. Más del 90% de casos de corrupción se ha expuesto a través de los medios y no de otros actores de la sociedad. Ahora ese papel se torna más importante, pues no existe una Asamblea que fiscalice y se ve que este Gobierno no es aquel de manos limpias que nos hace creer.

¿Los antecedentes de medios vinculados a banqueros que quebraron y la repartición política de frecuencias de radio hacen necesaria una regulación a los medios?

Veamos los medios que tenía el Grupo Isaías, por ejemplo. Creo que para la ciudadanía eran preferibles esos medios, aunque en algún momento se podía pensar que respondían a sus intereses, antes de lo que tenemos ahora, con medios totalmente entregados al oficialismo. Si se hace ese contraste, estábamos mejor con lo que había antes.
 
Ambos extremos son  negativos...

Hay que preguntarse  qué dice la ley para regular el mayor oligopolio de medios de comunicación del país, que está en manos del Gobierno: dos canales de televisión abierta, canales de cable, periódico, radio… La ley debe definir si esos medios deben seguir o no en manos del Estado y establecer un esquema de rendición de cuentas sobre su administración.  En los dos años de administración oficial de Gamavisión y de TC Televisión  se desconocen los resultados y no se sabe si han significado un perjuicio al Fisco. También deben regularse las cadenas de radio y televisión, donde hay un abuso del Gobierno.

El Gobierno argumenta que los medios de comunicación críticos al Régimen responden a intereses de los dueños  de esos medios, ¿qué tan real es esa afirmación?

Si eso fuera así, ya hubiesen desaparecido. No hay que subestimar al lector, radioescucha o televidente, que ya hubieran dejado de demandarlos si ve que no reflejan adecuadamente sus intereses. Esos medios críticos han subsistido durante  tres o cuatro generaciones, lo cual no es un accidente, es producto de una visión de compromiso la sociedad, con la gente. No se puede decir lo mismo de los medios estatales. Los medios privados tienen una mayor credibilidad, una mayor audiencia, porque el televidente sabe que están reflejando mejor lo que le interesa.


 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)