10 de December de 2009 00:00

La oferta de que Guayaquil ya no tendrá apagones se mantiene

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacciones Guayaquil, Quito y Corresponsal en Bogotá
guayaquil@elcomercio.com

Desde hoy se suspenden los apagones en Guayaquil. Ese fue el  anuncio del presidente Rafael Correa, el pasado sábado. Hasta ayer, el único funcionario que ratificó ese ofrecimiento  fue el ministro de Electricidad, Esteban Albornoz.



4 000  megavatios
por hora es el déficit energético actual del país. La primera semana fue de  7 000 MW/h.

Él dijo que la ciudad será  la primera en  tener energía a tiempo completo.  Sin dar las razones técnicas, dijo que es una forma de compensar al Puerto Principal, pues recibió la mayor carga de racionamientos  en  las últimas cuatro semanas.

En eso coincidió con el presidente Rafael Correa, quien en su cadena sabatina  sostuvo que “por centralismo, torpeza o mala fe” a Guayaquil se le cortó la energía más tiempo que al resto del país.

Albornoz aseguró que no se  incrementarán los cortes en el resto del país.  Y explicó que el aumento de las horas de cortes en Quito es para equiparar el tiempo que no hubo apagones en las fiestas.

Lo cierto es que la situación en Paute no ha variado (ver recuadro) y su capacidad de generación se mantiene  limitada.

Asimismo,   Colombia suspendió desde ayer la entrega de energía  al país, al menos por 15 días. Hernán Martínez, ministro colombiano de Minas y Energía, explicó que posiblemente su país estará en capacidad de reanudar la venta de energía a Ecuador a partir del 22 de diciembre.

La suspensión obedece a que ese país quiere  guardar reservas y mantener sus embalses para enfrentar  la actual temporada seca.  

Pese a  este escenario adverso, el sector comercial       de Guayaquil espera    que se cumpla el ofrecimiento presidencial.  Ayer, en la Bahía (centro de Guayaquil), Walter Aveiga,   vendedor de luces navideñas, sacaba   más mercadería para exhibir en su negocio. Desde que se iniciaron los cortes  de energía  sus ventas  son bajas.

Cuando comenzó  el plan de ahorro (5 de noviembre pasado), Guayaquil  soportó hasta ocho horas diarias sin electricidad. Si bien al principio no se incluyó al sector industrial, las zonas comerciales registraron pérdidas . Este fue el caso de propietarios de frigoríficos,  lavanderías, heladerías y de ventas de jugos, quienes no podían encender sus artefactos en las horas laborables.

Los horarios fueron variando  cada semana. La zona bancaria, por ejemplo, en las últimas tres semanas tenía racionamiento en las primeras horas de la mañana (entre 06:00 y 09:00).  Pero en barrios populosos, con altos índices de delincuencia, los cortes fueron nocturnos.   Incluso, la semana pasada, en la parroquia Febres Cordero, los habitantes hicieron una hoguera en medio de la calle como señal de protesta. 

Para superar la crisis,  dos   turbinas   llegaron el pasado domingo. La primera arribó en avión, desde EE.UU.  y  fue trasladada    hasta  la central Álvaro Tinajero, en el sector de El Salitral (noroeste). La segunda    unidad fue  hasta  Manta (Manabí). Su instalación tomará  al menos toda esta semana.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)