8 de agosto de 2017 00:00

Odebrecht no acepta el pago de Acciona

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 19
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 4
Contento 3
Daniel Romero
y Jorge Imbaquingo (I)
[email protected]

En 2016, como parte de las negociaciones para la salida de Odebrecht del consorcio formado con la empresa española Acciona para construir la línea 1 del Metro, se estableció un monto por el pago de sus acciones.

Acciona explica que transfirió ese monto, pero la empresa Odebrecht dice que el pago no tiene efecto porque su salida no se ha consumado.

“Cumplidos todos los trámites legales y obtenidas todas las autorizaciones pertinentes, Acciona procedió el pasado mes de mayo a realizar el pago estipulado en el contrato así como de los correspondientes impuestos”, aseguró la empresa española.

Odebrecht dice que lo actuado por Acciona carece de legalidad, porque presentó su desistimiento a la cesión de sus acciones el 6 de abril pasado, 19 días antes de que el Municipio firmase la autorización (27 de abril de 2017) para la reconformación del Consorcio.

Para Odebrecht, el proceso de cesión de las acciones se frenó con dicho desistimiento. Según Mauro Hueb, director regional de Odebrecht en Ecuador, como parte de la negociación para su salida ambas empresas fijaron un monto que no puede ser revelado por confidencialidad contractual.

Hueb acotó que ese monto sí fue transferido, pero no fue cobrado. Hueb dice que está a disposición de Acciona porque no tiene sentido el pago de un contrato que no se perfeccionó. “Es como si uno vende un automóvil. En algún punto antes de concretar, uno se arrepiente. No tiene sentido que le hagan la transferencia”, señaló.

Sobre esta base, Odebrecht dice que está en su derecho de permanecer en el consorcio. Sin embargo, Acciona ve las cosas de manera distinta. Para la empresa española, todos los requerimientos legales para la salida de Odebrecht se cumplieron y por eso inscribió en la Notaría I de Quito la conformación del nuevo consorcio.

Hueb fue claro en su posición frente a ese documento notariado. Odebrecht no reconoce esa escritura. Dice el único convenio firmado por ambas empresas es el de 2015, para la conformación del Consorcio Acciona-Odebrecht para construcción del Metro.
“El documento del que se habla es firmado por Acciona, Acciona y Acciona. Por lo tanto, no reconocemos ese consorcio para las obras de la Fase II del Metro de Quito”, dijo.

Por su parte, Acciona continúa con los anuncios sobre las medidas que tomará, una vez que señaló estar a cargo de los trabajos del Metro de Quito. Ayer, 7 de agosto de 2017, mediante un comunicado, informó que “ha activado una línea de liquidez de USD 150 millones para su uso exclusivo en la ejecución de las obras de construcción de la fase II del Metro de Quito”.

Con esto, Acciona dice que garantizará la disponibilidad económica necesaria en todo momento para realizar los trabajos programados en el tiempo y la forma previstos.

En el comunicado también se lee que “la línea de liquidez será renovable anualmente hasta la finalización del proyecto, según los términos recogidos en el convenio firmado con el Municipio del Distrito Metropolitano de Quito”.

El proyecto del Metro de Quito está financiado por varios organismos multilaterales, entre ellos el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo, la Corporación Andina de Fomento y el Banco Europeo de Inversiones. Por lo que, según Acciona, este monto de liquidez servirá para garantizar los pagos necesarios para la obra, independientemente de los períodos y plazos de desembolso por parte de las multilaterales.

Con esto, la empresa española intenta demostrar que se mantiene firme en su posición de que Odebrecht está fuera del consorcio y que será ella quien asuma la obra. Algo con lo que Odebrecht no concuerda y cree que son medidas de fuerza por parte de la española.

Según Hueb, se mantienen conversaciones con los representantes de Acciona. Él dice que la relación que mantiene es similar a la de una pareja en proceso de divorcio pero que se mantiene vías de diálogo para solucionar el impasse.

No obstante, Odebrecht está consciente de que esta disputa puede llegar a un arbitraje legal. En este punto, Hueb hace una diferenciación. El contrato que está en disputa no es el de la construcción del Metro sino solamente el del convenio de la conformación del consorcio.

“Si Acciona emprende una medida legal, estamos listos para defendernos. Sin embargo, tampoco aceptaremos medidas de fuerza”, dijo Hueb. También, señaló que, hasta el momento, el cronograma de las obra va dentro del plazo.

En contexto
La empresa Acciona anunció ayer, 7 de agosto, una línea de liquidez de USD 150 millones para las obras del Metro de Quito. Esto mientras su par en el consorcio, la brasileña Odebrecht, se mantiene en que sigue dentro del proyecto de movilidad.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (14)
No (0)