26 de noviembre de 2015 14:14

OCDE: La productividad es el talón de Aquiles de las economías de América Latina

El secretario general de la OCDE Ángel Gurría habla en la conferencia inaugural de Enade 2015, el principal foro de la comunidad empresarial chilena. Foto: EFE

El secretario general de la OCDE Ángel Gurría habla en la conferencia inaugural de Enade 2015, el principal foro de la comunidad empresarial chilena. Foto: EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia EFE

El secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, dijo hoy 26 de noviembre del 2015 en Chile que la baja productividad es el 'talón de Aquiles' de las economías de América Latina y propuso diversificar los sectores productivos e impulsar reformas estructurales para hacer frente al estancamiento que vive la región.

"Desde la OCDE creemos que la productividad es clave para responder a las crecientes aspiraciones sociales sin afectar la sostenibilidad ni los niveles de bienestar ya logrados", dijo el responsable de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE).

Gurría realizó una exposición en la conferencia inaugural de Enade 2015, el principal foro de la comunidad empresarial chilena, en la que también intervino la presidenta Michelle Bachelet.

El mexicano comentó que después de una década de gran dinamismo, América Latina está regresando a una "mala normalidad" de bajo crecimiento económico, con una previsión de expansión cercana al 1% para 2015 y 2016.

"Es la primera vez que el crecimiento de América Latina está por debajo de la OCDE, y eso va a suceder dos años seguidos", señaló Gurría, que está de visita en Chile con motivo del quinto aniversario de la entrada del país sudamericano a la OCDE.

El lúgubre panorama económico actual tiene varias interpretaciones, pero la productividad juega un papel fundamental y es necesario mejorar ese aspecto para retomar la senda del crecimiento en la región, destacó.

El secretario general de la OCDE explicó que entre 2003 y 2013 Latinoamérica registró tasas de crecimiento superiores al 4% debido a los elevados precios de las materias primas, pero la productividad jugó un "papel marginal" en ese periodo de bonanza.

La baja productividad es un lastre especialmente para las pymes latinoamericanas. Para ilustrarlo, Gurría señaló que los niveles de productividad de las grandes empresas son 33 veces mayores que las microempresas y seis veces que las empresas pequeñas, una brecha mucho más amplia que el promedio de los 34 países que integran la OCDE.

Gurría planteó algunas medidas concretas para revertir este déficit y aseguró que una de las claves es garantizar la difusión de la tecnología y el conocimiento de las compañías punteras al resto del tejido empresarial, una dinámica que se ha ralentizado en América Latina estos últimos años.

También recomendó mejorar el ambiente para los negocios y las inversiones con "reformas regulatorias que fomenten la competencia y alivien la carga administrativa" y mejorar las redes logísticas y de transporte.

"En América Latina los costos de logística y transporte representan entre el 18 y 35% del valor del producto", señaló Gurría, quien subrayó que en los países de la OCDE el valor de ese ítem es del 8% del precio del producto.

El secretario general de la OCDE sostuvo que el paquete de reformas que impulsa el Gobierno de Bachelet en Chile, que incluye cambios en el sistema tributario, educativo y laboral, "apunta a resolver estos desafíos".

Gurría elogió los procesos de cambios profundos ante quienes se quejan de una "fatiga reformista", y consideró que las reformas deben ser "un estado de ánimo permanente" para los gobiernos.

"Si lo tomamos como una necesidad de la modernización, se vuelve mucho mas natural, menos traumático y es fácil conquistar la cooperación de los distintos sectores", añadió Gurría ante los principales líderes empresariales del país, que se oponen a las reformas del Ejecutivo.

La presidenta Michelle Bachelet dijo durante su intervención que la situación económica es delicada pero no es una crisis, y llamó a "redoblar los esfuerzos para dar empuje a nuestra economía".

La Mandataria también admitió que la falta de productividad es un desafío y reconoció que la dependencia de la producción y exportación de cobre es un lastre para las finanzas chilenas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)