20 de marzo de 2018 00:00

Obras pendientes en la vía Riobamba-Ambato

Los primeros trabajos de ampliación de la carretera, en un tramo de 45,7 kilómetros, se efectuaron en el 2016 y luego se suspendieron. Foto: Glenda Giacometti / EL COMERCIO

Los primeros trabajos de ampliación de la carretera, en un tramo de 45,7 kilómetros, se efectuaron en el 2016 y luego se suspendieron. Foto: Glenda Giacometti / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 4
Triste 2
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Cristina Márquez

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Las obras de ampliación de la vía Riobamba–Ambato están suspendidas por falta de recursos. El proyecto contemplaba la ampliación de los 45,7 kilómetros de la carretera a cuatro carriles, la construcción de puentes peatonales, pasos a desnivel, el paso lateral de San Andrés y otras mejoras.

La construcción se inició en agosto del 2016 y debía concluir en el 2022. Sin embargo, en julio del 2017 las obras se suspendieron debido a que el Ministerio de Transportes y Obras Públicas no autorizó la subida de la tarifa de los tres peajes del tramo Riobamba- Rumichaca, concesionados a la empresa Panavial.

En el contrato de concesión, que se firmó en enero del año pasado, los representantes de la empresa y el MTOP acordaron la aplicación de un esquema tarifario que iría subiendo periódicamente. Se iniciaba en julio con USD 1,50 y concluiría en el 2048 con 5,57.

A cambio, la empresa se comprometía a invertir USD 1 100 millones en el corredor concesionado de 473 kilómetros (Rumichaca-Riobamba), en los 30 años que durará el contrato firmado.

Se incluía la ampliación de la vía, la construcción de siete retornos, tres soluciones a desnivel, 12 puentes peatonales, el paso lateral de San Andrés, una solución integral en Mocha, un puente para el ferrocarril, dos puentes en el sector de La Andaluza y Mocha y el 5% del revestimiento y protección de los taludes.

Sin embargo, el MTOP decidió que el incremento no podía darse “debido a la situación socioeconómica del país”, por lo que la empresa suspendió las obras. Panavial informó que el financiamiento de los USD 290 millones que costaban los trabajos en la carretera está sujeto al incremento que ya fue aprobado inicialmente.

“En caso de mantenerse las tarifas actuales, será el MTOP el que financie las obras y Panavial el que cubra los costos de operación y mantenimiento de la carretera Panamericana”, informó la empresa.

Panavial ya invirtió USD 1,6 millones en los primeros trabajos que se realizaron en agosto del 2016. Obreros con retroexcavadoras y volquetas removieron tierra de los costados de la vía en los sectores de Mocha y San Andrés.

Ese mismo año se hicieron estudios técnicos para la ampliación de la carretera, que costaron USD 5,96 millones.

Para los moradores de la comunidad Tuntatacto, en San Andrés, la construcción de las soluciones viales ofrecidas por el Gobierno es urgente. “Lo que más necesitamos son los puentes peatonales. Hemos hecho todo tipo de pedidos a las autoridades para que nos ayuden. Cruzar la carretera para ir a ver nuestros huertos es una cuestión de vida o muerte, porque los atropellamientos son muy frecuentes”, cuenta María Guaylla, moradora de ese sector.

Por esa carretera circulan cada día unos 7 500 vehículos en promedio y se registran accidentes de tránsito debido al alto flujo vehicular. Para Víctor Ramón, jefe de la Unidad de Tránsito de la Policía Nacional, una de las causas es la angostura de la carretera.

“Los accidentes en los tres puntos críticos que tiene la vía en el tramo de Chimborazo ocurren al intentar rebasar. La vía de doble carril es muy estrecha para la gran cantidad de vehículos circulando a diario”, explica Ramón.

El MTOP trabaja en un nuevo estudio técnico para definir una nueva tarifa que permita la construcción de la obra, que ahora tiene un avance del 1%.

En un comunicado de esa Cartera de Estado, la subida en las tarifas de los peajes fue aprobada por el Gobierno anterior. “(…) este Gobierno decidió mantener la tarifa de USD 1, mientras se desarrolla un estudio técnico que defina una tarifa técnica y socialmente viable”.

La decisión de no subir los costos también implica una nueva renegociación del contrato de concesión con Panavial, que en enero del 2017 fue renovado hasta el 2048.

“Se inició un proceso de renegociación del contrato de concesión, a fin de definir y priorizar las inversiones de infraestructura en el corredor concesionado”, informó el MTOP.

El nuevo contrato de concesión incluirá ajustes en el plan de inversiones de infraestructura y mantenimiento de todo el corredor concesionado, es decir los 473 kilómetros del tramo Riobamba-Rumichaca.

También se analiza nuevamente la infraestructura necesaria para ampliar el tramo Riobamba-Ambato. Mientras se dan las negociaciones entre Panavial y el MTOP, las obras están paralizadas.

Según la concesionaria, los trabajos se retomarán en cuanto se defina una nueva tarifa y el alcance de la ampliación. “El MTOP está analizando algunas alternativas de nuevos niveles de tarifa. El inicio de los trabajos está sujeto al nuevo esquema tarifario y su impacto en el recaudo”, informó Panavial.

En contexto

La Rumichaca-Riobamba es una de los dos vías entregadas al sector privado por parte del Estado. La otra es la Río Siete-Huaquillas, de 95 km, que fue concesionada a mediados del 2016 a la empresa Concesionaria del Sur, por un plazo de 30 años.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (0)