20 de enero de 2016 00:00

Las obras del Metro arrancarán en siete frentes

Un grupo de obreros empezó a remover la tierra en la zona donde se harán los talleres, cochera y centro de mando. Foto: Armando Prado / EL COMERCIO

Un grupo de obreros empezó a remover la tierra en la zona donde se harán los talleres, cochera y centro de mando. Foto: Armando Prado / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 7
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 20
Mayra Pacheco

La construcción de la fase dos del Metro (un túnel de 23 kilómetros y 13 estaciones) empezó en uno de los extremos, en Quitumbe. Luego estas obras se extenderán a la Morán Valverde, Solanda y El Calzado, en el sur, y en El Labrador, Jipijapa e Iñaquito, en el norte.

Los primeros trabajos de esta infraestructura se iniciaron ayer, en el sur, en un predio de 12 hectáreas ubicado al lado de la terminal terrestre en las avenidas Guayanay Ñan y Mariscal Sucre. Ahí un grupo de operarios, con retroexcavadoras y volquetas, empezó a remover la tierra en la plataforma para nivelar el suelo donde se edificarán los talleres, cocheras y el centro de operaciones del Metro.

En el acto estuvieron el alcalde Mauricio Rodas, concejales afines al Burgomaestre, funcionarios municipales, representantes del consorcio Odebrecht-Acciona, del Gobierno de España y de la Empresa Gerenciadora del Metro. Una banda de músicos amenizó este evento.

En Quitumbe funcionará el centro de operaciones del Metro, considerado el cerebro de este sistema de transporte. Desde este punto se controlará la operación de los trenes, las estaciones, los sistemas de ventilación, los ascensores, las escaleras eléctricas, las cámaras de vigilancia.

Todas estas instalaciones ocuparán 10 hectáreas e irán en la superficie. El resto de la obra del Metro será subterránea.

En la Morán Valverde, Solanda, El Calzado, El Labrador, Jipijapa e Iñaquito se harán las primeras labores en los próximos días. Los sitios serán cercados, se instalarán los campamentos, se ejecutarán labores de topografía, perforaciones y exploraciones.

En un inicio, las tareas del Metro no generarán complicaciones en el tránsito vehicular ni peatonal, enfatizó el Alcalde. Las zonas intervenidas serán valladas. Cuando las obras se extiendan se pondrá en marcha un plan de movilidad. Este constará de cinco etapas: El Labrador-La Pradera, La Universidad Central- La Alameda, San Francisco, La Magdalena-El Calzado y Solanda-Quitumbe. Se lo aplicará según cómo avancen las obras del Metro.

Durante la ejecución de estos trabajos se priorizará el transporte público y no está contemplado, por ahora, radicalizar la medida de restricción vehicular, informó Darío Tapia, secretario de Movilidad. “Las acciones serán anunciadas por el Alcalde”.

A medida que avancen los trabajos, en Solanda y en El Labrador se construirán pozos de ataque (espacios donde se construirán las tuneladoras), fábricas de dovelas (cada una de las piezas que forma el túnel) y plantas de energía.

En mayo está previsto levantar las pantallas (estructuras para formar las estaciones) y luego se hará la excavación del túnel. Las tuneladoras (maquinaria para formar el túnel) operarán en diciembre.

Mientras llega esta maquinaría, los constructores deberán hacer las estaciones. El propósito es que cuando estos equipos lleguen a los sitios donde funcionarán las paradas, estas deberán estar ya construidas (vacías, sin tierra), explicó Juan Pablo Alonso, director de la Empresa Gerenciadora del Metro de Quito.La tuneladora es una especie de taladro que mide más de 100 metros.

Toda la obra del Metro está programada que se haga en un plazo de 42 meses, incluidos seis meses de prueba. Este tiempo correrá cuando se firme un acta de inicio de obras.

Mauricio Anderson, gerente de la Empresa Metro, mencionó que aún hay trámites pendientes para cumplir con este procedimiento. “Se requiere entregar los sitios de obra a la constructora”.

La ejecución de este proyecto generará unos 20 000 empleos, entre directos e indirectos. Esto ayudará a dinamizar la economía en Quito. En esta fase del proyecto se invertirán USD 1 538 millones. Además se generarán nuevos polos de desarrollo en la zona aledaña al trayecto del Metro, entre Quitumbe y El Labrador.

Con el inicio de los trabajos del Metro se concreta una parte del proyecto. El Burgomaestre recordó que para llegar a este punto se tuvo que solventar algunos inconvenientes. Fue necesario obtener un crédito adicional para solventar una diferencia económica de alrededor de USD 500 millones, gestionar los avales con el Gobierno Nacional y negociar con la empresa constructora.

En contexto
La construcción del Metro se realiza después de cubrir una brecha financiera de alrededor de USD 500 millones. Entre el precio presupuestado en la administración municipal anterior y las ofertas económicas hubo diferencias.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (9)
No (2)