9 de julio de 2016 10:58

Obama llega a España en una corta visita opacada por los tiroteos en Dallas

Un coche de caballos y una patrulla policial junto a una de las tribunas, en la Plaza de la Virgen de los Reyes, que estaban preparadas para la visita del presidente de EE.UU., Barack Obama, a Sevilla, que finalmente ha sido cancelada. Foto: EFE

Un coche de caballos y una patrulla policial junto a una de las tribunas, en la Plaza de la Virgen de los Reyes, que estaban preparadas para la visita del presidente de EE.UU., Barack Obama, a Sevilla, que finalmente ha sido cancelada. Foto: EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia AFP
Madrid

El presidente estadounidense, Barack Obama, inicirá en la noche del sábado (9 de julio del 2016) una corta visita oficial a España, en principio su última escala en Europa antes de dejar la Casa Blanca, un viaje ensombrecido por los sangrientos tiroteos en Dallas.

Esta será la única visita oficial de Obama al país, y la primera de un mandatario estadounidense en 15 años, desde que George W. Bush llegara a Madrid en junio de 2001 para reunirse con el entonces jefe de gobierno José María Aznar.

Obama, cuyo mandato se acaba en enero, incluyó a España en este viaje a Europa que lo llevó antes a Varsovia para la última cumbre de la OTAN a la que asistirá durante su mandato.

El gobierno español saliente anunció que la agenda de Obama, inicialmente de dos días, se acortaría, tras el tiroteo en Dallas durante una marcha antirracista en protesta por nuevos casos de muerte de ciudadanos negros a manos de la policía, en el cual murieron cinco agentes.

Para el mandatario es importante la visita a España dentro de “la prioridad geoestratégica” que le confiere a Europa, sobre todo después de “la traumática votación del Brexit [que] ha agudizado las demás crisis europeas: euro, refugiados, seguridad y auge de movimientos populistas y soberanistas”, señaló el profesor de derecho en la universidad Esade y especialista de las relaciones transatlánticas José M. de Areilza.

Ya en una visita en septiembre de los reyes de España a Washington, el presidente estadounidense dijo que quería una relación con una España “fuerte y unida”.

Barack Obama llegará a un país en tensión política, en medio de un bloqueo que la mantiene sin gobierno desde hace más de 200 días y ha llevado a las urnas a los españoles dos veces en seis meses.

El presidente de gobierno saliente, Mariano Rajoy, cuyo conservador Partido Popular salió reforzado de las últimas legislativas de junio pero sin una mayoría clara para gobernar, recibirá al presidente estadounidense en el palacio de La Moncloa de Madrid el domingo por la mañana.

Antes el mandatario mantendrá una reunión con el jefe de Estado, el rey Felipe VI, y también prevé reunirse con los líderes de la oposición, aun cuando los detalles de los encuentros se están finalizando.

Para Obama, este no es su primer viaje a España, aunque sí el primero durante su mandato.

Ya visitó el país a sus 26 años como mochilero en 1988, cuando hizo escalas en Madrid y Barcelona en un periplo por Europa antes de ir a Kenia a conocer el pueblo de su padre, según cuenta en sus memorias “Dreams of my father” ("Los sueños de mi padre", en español).

Ahora, 28 años más tarde, Obama tocará suelo español la noche del sábado en Madrid y ya no en Sevilla, como inicialmente previsto.

Agradecimiento por Rota
El domingo en la tarde Obama se convertirá en el primer presidente estadounidense que visite la base naval de Rota, uno de los dos enclaves en Andalucía, además del de Morón, donde Washington mantiene personal militar en España.

En Rota, compartida por Estados Unidos y España desde 1953, se encuentran estacionados cuatro destructores norteamericanos de tipo Aegis, pieza clave del escudo antimisiles que Estados Unidos despliega en Europa.

El viaje es también para “agradecer a España por el esfuerzo que ha hecho al acoger en Rota a los cuatro buques del sistema antimisiles”, explica Charles Powell director del Real Instituto El Cano, un grupo de expertos que aconseja al rey.

También por “acoger en la base de Morón de la Frontera a un destacamento de Marines, que básicamente están allí para poder ser despegados rápidamente en caso de ataques contra instalaciones norteamericanas en África del Norte y Oriente Medio”, agregó.

Grupos de activistas antimilitaristas han convocado una manifestación frente a la base para rechazar la visita del mandatario estadounidense, oportunidad que también han aprovechado los sindicatos españoles de la base para visibilizar sus denuncias de pérdida de puestos de trabajo.

Tras un discurso ante el personal militar estadounidense, Obama partirá hacia Dallas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)