31 de January de 2010 00:00

Los nuevos actores pasan el examen

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Jóvenes
 
Una cosa es hacerse el teatrista y otra es actuar de verdad...  Cuando estudias para ser actor de teatro los exámenes  no  son escritos, tampoco son orales,   sino sobre  las tablas, con público y todo. 
 


Dónde aprender
La carrera   de teatro se abre cada semestre en la Universidad Central del Ecuador, en Quito. Debes dar pruebas de admisión, que son las mismas para todas  las carreras. No tiene costo.
   La escuela   Malayerba también ofrece clases de teatro. Si te interesa está ubicada en la Sodiro y 6 de Diciembre (plazoleta de la iglesia de El Belén).
   La escuela   de Contraelviento da clases de teatro y está ubicada  en la calle Espejo y Flores esquina. La entrada es por la frutería Monserrate.
Si te interesa   aprender clown, bufón y otros estilos teatrales, acude al Cronopio. Está  en la terraza de la  Casa de la Cultura, edificio de los espejos.Por eso,  Francisco Velasteguí se preparó  esta semana para ser el protagonista de una obra de teatro.  “No nos enfocamos tanto en la nota, sino en dar un espectáculo a la gente”, dice el joven de 21 años. Y eso hicieron, prepararon el vestuario, la utilería, y lo más importante, se pusieron en los pies de sus personajes.
 
Toda la semana pasada, los estudiantes de teatro de la U.  Central asumieron otros papeles, los de actores, los de personajes de siglos pasados.  Su examen  consistió en poner en escena dos comedias antiguas: ‘La balada de los tres inocentes’ y   ‘Alesio, una comedia de tiempos pasados’. La prueba de fuego fue  actuar frente al público, a sus amigos, a sus familiares y demostrar que el teatro es una carrera como otras. 
 
Y eso no  fue cosa de improvisaciones, según José Zúñiga, otro estudiante. Al principio del semestre, los chicos leyeron varios textos, eligieron  una historia, hicieron  audiciones y al final trabajaron  en su personaje.

El escenario y la ropa  fue reto para la imaginación. La mayoría de atuendos fue elaborado por ellos , con ropa reciclada de otras obras.  El ambiente en los camerinos del teatro de la Facultad de Artes  estaba matizado por la emoción. El maquillaje y los disfraces los  transformaron, de jóvenes alegres  a viejos cascarrabias, de tímidos chicos a graciosos galanes de antaño.

Mientras unos se preparaban, otros coreaban canciones de Backstreet Boys, cumbias  o baladas del recuerdo. Otros entonaban notas con una guitarra y los demás se hacían las  fotos del recuerdo con sus celulares.
 
Los más afanosos se aislaron a un rinconcito para concentrarse: era hora de meterse en los zapatos de otro personaje. Así lo hizo Andrés Santos, uno de los jóvenes actores que cambió radicalmente con unas cuantas arrugas hechas con delineador en su rostro y algo de talco blanco en su cabello. Quien lo conoce como Andrés no lo reconocería.
 
Este chico dice que  esto del teatro es como  jugar a la vida.  Antes estudió ingeniería comercial, pero apenas se graduó fue a inscribirse en la U.  Central. Esta vez, dice Andrés,  fue otra cosa. “Es diferente que entrar a  la universidad,  los exámenes son lo mejor del mundo, los deberes son superdivertidos,  me dan clases de trabalenguas, adivinanzas...”.
 
Interpretar a otro personaje es, para Andrés,  como “tocar a la locura y poder vivir en otro universo... otra dimensión en la  que no estamos  acostumbrados”.

Y en medio de todo ese ‘vértigo’, el   reto también fue recibir el visto bueno del público.  Alexis Remache dice que al estar en el escenario está cumpliendo una parte de sus sueños. “Me gusta la actuación,  estar tras camerinos,  maquillándome”.
 
Jorge Mateus, uno de los profesores y director de los montajes, dice que los padres de algunos alumnos asistieron a las funciones con gran expectativa. “Las mamás me preguntan si su  hijo tiene talento, si eligió bien al querer ser actor de teatro”.

Muchos chicos vinieron a vivir a Quito para  estudiar teatro y le apuestan a esta carrera, como lo hizo  Darío Núñez, quien dejó a  su familia en Ambato.

Mientras que otros, como Luciana Espinoza, dejaron todo en el escenario, para demostrar que el teatro es una opción de vida y una carrera. Dice que su padre no la apoyaba, pero al verla actuar cambió de opinión.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)