11 de April de 2010 00:00

Nuevas reglas ponen a prueba a los movimientos políticos

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Guayaquil Al  igual que los partidos, los movimiento políticos deben contar con un registro detallado de simpatizantes para sobrevivir. Así lo señala el Reglamento para la Inscripción de Partidos y Movimientos, aprobado el mes pasado por el Consejo Nacional Electoral. La misión de los movimientos será más sencilla. A diferencia de los partidos, que deben lograr una base de al menos el  1,5 % del padrón  nacional (158 000 afiliados), los movimientos necesitan un registro de adherentes correspondiente al 1,5% del padrón de su circunscripción territorial.

 Dos partidos políticosAyer se cumplió  la convención nacional de la  Izquierda Democrática. Estaba previsto que en la cita se decida si se cambia de color, número y logotipos a esa agrupación. Hasta el cierre de esta edición no se conocía el resultado de esa discusión. Sociedad Patriótica  empezó ayer el proceso de inscripción de simpatizantes en Quito. Desde el lunes último  se cumplieron esos mismos actos en las provincias  de la Amazonía.   La inscripción  es  encabezada por el ex  presidente Lucio Gutiérrez y otras autoridades provinciales de  Sociedad Patriótica.

Esa cifra se mantiene  para los movimientos  nacionales, provinciales, cantonales, parroquiales, regionales o del exterior. Por ejemplo, una agrupación de Pichincha requerirá 27 757 adherentes y si es de Guayas,  37 652.  En ese registro deberán constar los  nombres completos de sus militantes,  su huella dactilar y la aceptación por escrito de que desean adherirse al movimiento.  Enrique Pita, presidente de la Junta Electoral del Guayas, sostiene que el Reglamento no fija una fecha límite para la inscripción, pero señala que para presentar candidatos tienen que haber obtenido personería jurídica  seis meses antes de un proceso electoral.  El próximo será en 2013. Uno que empezó esa tarea es el  ex diputado socialcristiano Luis Fernando Torres.  Actualmente, él busca consolidar un movimiento que tenga como campo de acción  a  Tungurahua, Pichincha, Chimborazo y Cotopaxi. Cuenta con 2 000 líderes que se encargan de buscar adeptos en la región. Torres propone que el nombre de la agrupación sea Cambio, igual que el movimiento con el que intentó candidatizarse, sin éxito, a la Presidencia de la República en el 2009. Se prevé que para finales de este año el  movimiento esté constituido completamente. Torres afirma que pretende  que su agrupación se convierta en  una estrategia regional,  la que desafíe al Gobierno. “Con una estrategia nacional pero sin fortalezas abajo está perdida la política”. Otro que apuesta por esa iniciativa es  Alfonso Harb, ex legislador y desafiliado del Partido Social Cristiano (PSC), quien alista su movimiento.  Su agrupación se  llamará Trinchera de la libertad, el mismo nombre del programa que dirige en radio Atalaya. “Será un movimiento en base a criterios contrarios al socialismo del siglo XXI. Que aglutine a todas las personas que quieran luchar en pos de recuperar la libertad tan perdida”,  dice Harb.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)