26 de enero de 2015 21:09

Nueva York y la costa noreste de EE.UU. afrontan 'histórica tormenta de nieve'

Camiones del Departamento de Sanidad de Nueva York remueven nieve de las calles. Foto: Jazon Szenes/ EFE.

Camiones del Departamento de Sanidad de Nueva York remueven nieve de las calles. Foto: Jazon Szenes/ EFE.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 6
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 3
Agencia AFP

Nueva York y la costa noreste de Estados Unidos esperaban el lunes, 26 de enero del 2015, una colosal tormenta de nieve que ya provocó la cancelación de miles de vuelos y excepcionales medidas de prevención, luego de que las autoridades advirtieran que podría ser una de las "más fuertes jamás vistas".

En la ciudad de Nueva York la nevada comenzó por la mañana, aunque se espera que lo peor llegue por la tarde y en la noche del lunes al martes. Los pronósticos más pesimistas hablan de hasta 90 centímetros de nieve, lo que sería un récord para la ciudad.

La tormenta, bautizada 'Juno' y que estaría acompañada de vientos violentos de hasta 120 km en ciertas zonas, debería provocar fuertes caídas de nieve en el noreste de Estados Unidos, anunció el instituto de meteorología nacional, que emitió el aviso de tormenta para Nueva York y Boston hasta la frontera canadiense.

El primer impacto se vio en el tráfico aéreo de la costa noreste de Estados Unidos. A primera hora de la tarde ya había más de 2 600 cancelaciones para el lunes y 3 300 para el martes, la inmensa mayoría de ellas en los tres aeropuertos neoyorquinos (JFK, Newark y LaGuardia), según el sitio especializado Flightware.

"Esta podría ser una de las tormentas de nieve más grandes de la historia de Nueva York", dijo el alcalde Bill de Blasio, anunciando fuertes medidas de prevención, entre ellas la prohibición a los vehículos privados de circular por las calles y carreteras de la ciudad a partir de las 23:00 locales (04:00 GMT del martes) .

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, indicó de su lado en conferencia de prensa que el metro, utilizado a diario por millones de neoyorquinos, funcionaría normalmente hasta primera hora de la noche y a partir de allí tendrá un servicio limitado.

El tren suburbano PATH, que une Nueva York con la vecina Nueva Jersey cruzando el río Hudson, también recortará su servicio a partir de la noche.

Cuomo declaró el estado de emergencia en varios condados, incluyendo los que abarcan Manhattan y varias zonas de Long Island, la gran isla al este de la ciudad.

De Blasio anunció un aumento del servicio de ambulancias y un mayor número de policías en las calles. Las escuelas estarán cerradas el martes.

La sede de la ONU en Nueva York cerró en la tarde del lunes y no reabrirá sus puertas hasta el miércoles.

Filas en los supermercados 

El récord histórico para Nueva York es de 68 centímetros de nieve caídos en Central Park en 16 horas entre el 11 y 12 de febrero de 2006, según la Oficina de Manejo de Emergencia de la ciudad.

Inquieta por el pronóstico, la población se apresuró a comprar implementos para la nieve como palas, sal para las rutas y rasquetas para el hielo.

En Nueva York, se veían filas en los supermercados desde el domingo por la noche para abastecerse con provisiones.

El Departamento de Transporte estatal movilizó equipamiento adicional a Long Island (este) y el Valle del río Hudson, que atraviesa Nueva York de norte a sur, con más de 600 barredoras de nieve y 1 300 empleados activos.

En Nueva Jersey y Connecticut, las autoridades decidieron el cierre total o anticipado de las algunas escuelas este lunes.

El presidente estadounidense Barack Obama, actualmente en India, fue informado de la fuerte caída de nieve que se espera en el noreste del país, principalmente desde Nueva York hasta Boston, indicó la Casa Blanca.

"Responsables de la Casa Blanca se contactaron con las autoridades locales a lo largo de la costa Este para asegurarse de que disponen de los recursos necesarios para prepararse y reaccionar inmediatamente a la tormenta", declaró John Earnest, portavoz del ejecutivo estadounidense.

En total, más de 50 millones de personas podrían verse afectadas por esta tormenta de nieve, que podría paralizar al transporte.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)