18 de December de 2009 00:00

No hay fecha para el fin de los apagones

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Negocios

Ante la serie de incumplimientos en los plazos para terminar con los apagones, el Gobierno optó por abstenerse de fijar una nueva fecha en la que se espere superar la crisis energética.

Pese a que los datos técnicos sobre la oferta de energía eran negativos, el Régimen manejó el tema desde una óptica política y decidió suspender los cortes de energía en Guayaquil y  ofrecer que el 15 terminarían los apagones. Pero el manejo poco técnico de los racionamientos se hizo evidente desde sus inicios.



Hoja de vida
Miguel Calahorrano
Ingeniero Electrónico. Se graduó en la Politécnica Nacional y obtuvo dos posgrados en Europa
Dirigente sindical. Representó a los trabajadores del Inecel entre las décadas de 1980 y 1990.
Gerente del Inecel. Ejerció este cargo en 1997, pero renunció debido a que ese año hubo apagones.Aunque el ex ministro Esteban Albornoz insistió en que no habría cortes, el jueves 5 de noviembre los apagones sorprendieron a los ciudadanos, quienes no habían sido informados sobre el nivel crítico de los caudales  de la central hidroeléctrica Paute.

El ex gerente de la Empresa Eléctrica Quito (EEQ), Carlos Andrade, advirtió que las cuotas de energía reducidas fueron entregadas desde el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) la noche anterior al primer corte.

Esto no dio tiempo a las distribuidoras para prevenir a sus clientes. Durante las siguientes semanas la incertidumbre en las empresas eléctricas no cambió.

Andrade aseguró que había tal nerviosismo en el Régimen que el Cenace cambiaba continuamente los niveles de entrega de energía de acuerdo con la situación en el embalse de la central Paute. El ex funcionario señaló  que no hubo un criterio adecuado en la distribución de los racionamientos  en Guayaquil.

Ello, ya que en un inicio no se cortó la energía a los industriales, por lo que el resto de los pobladores tuvieron que sufrir apagones de hasta 8 horas, cuando en el resto del país eran de  3 y 4 horas.

Bajo el argumento de que la población del Puerto Principal soportó mayores racionamientos, el presidente Rafael Correa ordenó su finalización para el 10 de diciembre pasado, sin soporte de energía adicional en el sistema.

Por un lado, Guayaquil demandaba más energía, mientras el aporte de Colombia era nulo y se postergó el ingreso de la segunda turbina de la central hidroeléctrica San Francisco.

Pese al escenario negativo, Albornoz insistió en volver a la normalidad el martes pasado, lo que no pudo concretarse y devino en su inminente salida del cargo.

De acuerdo con funcionarios cercanos al ex Ministro que pidieron la reserva, los técnicos no entregaron datos reales al presidente Correa por temor a ser removidos de sus puestos.   
“Si decíamos que los cortes irían hasta febrero nos botaban”, indicó una fuente.

Al asumir su despacho, el ministro de Electricidad encargado, Miguel Calahorrano, prefiere no dar nuevos plazos. Insiste en que se trabaja para que los cortes acaben antes del 24 de diciembre.

El ministro Coordinador de los Sectores Estratégicos, Galo Borja, no descarta que continúen los apagones en enero. Pero asegura que el país no tendrá cortes el 25 de diciembre próximo y el 1 de enero de 2010. Según técnicos de la EEQ, esto sí puede sostenerse porque en las festividades baja la demanda.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)