3 de December de 2009 00:00

No hay que hacer estudios solo para lucirse

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Sociedad

En 2004 se hizo un cálculo del número de personas con discapacidad.¿De qué sirve contar con un registro real?

Sin información   exacta no se puede hacer una política revolucionaria de atención integral. No existía ni de lejos un censo, solo cálculos al ojo, que no permitían ayudar. El presupuesto era de USD 150  000, una miseria en relación con la necesidad. Ellos estaban  invisibilizados.

¿Así surgió la Misión Manuela Espejo?

Supimos que  Cuba tenía   experiencia, había ayudado a Venezuela y nos enviaron a sus médicos para las brigadas. Ahora Perú nos pide colaboración.

Le escuché decir que encontraron personas con discapacidad   en  cuevas.

¿POR QUÉ  ESTÁ AQUÍ?
Su experiencia.  Tiene  56 años, nació el 19 de marzo de 1953,  en Nuevo Rocafuerte, en  Orellana. Es licenciado en Adm. Pública. En 1998, tras un disparo, perdió la movilidad.  
 Su visión. Dios quita pero pone algo a cambio, es la ley de la compensación.

Sí, en gallineras, en perreras, conejeras, cuyeras... Eran abandonadas, les dejaban la comida para la semana. 

¿Imaginaba esa realidad?

No lo  imaginaba,  es un Ecuador profundo. Los gobiernos anteriores han hecho mutis.   

Un chico de 14 años   dice que lo único que no puede hacer es caminar. Acciona el ‘mouse’ de su  portátil con el mentón, juega fútbol en ella.

Ahora tenemos acceso a una tecnología extraordinaria, hay casas inteligentes que se accionan con el movimiento de los ojos, de la nariz, etc. La realidad de estas personas con discapacidad hoy es diferente, salen a la calle, se  integran a la educación...

¿Qué tan factible es que esa tecnología llegue al país?

El presidente Rafael Correa pidió que  nos vayamos a la casa si no podemos  atender integralmente a las personas con discapacidad. Instalamos procuradurías para que sean defendidos, abrimos más de 100 talleres de  estimulación temprana para evitar que las deficiencias se transformen en discapacidades.

En el tema laboral, ¿qué han hecho? Aún hay quejas de discriminación.

Es una barbaridad, empezamos el registro de la situación laboral, para saber si se  respetan   o no las leyes laborales. El formulario lo elaboró la Escuela de Sociología de la Universidad Católica, con    la U. Central. Identificaremos a las instituciones públicas y privadas que no cumplan con la ley,   las guiaremos para que  aprovechen  las potencialidades. Nos apoyan las cámaras, las federaciones,  los ministerios, el Consejo Nacional de Discapacidades (Conadis). En Pichincha, el documento  fue llenado por más del 92% de empresas.

Se decía que en el país hay 1 600 000 ciudadanos con una discapacidad.   ¿De cuántos hablamos ahora?

Hasta ahora son casi 80 000 los casos detectados, hemos avanzado con el registro de ocho provincias. Pero la porcentualidad parece ser menor. Se creía que era del 12,4% de la población, hoy son 3 ó  4 de cada 100 ecuatorianos.

¿Se sabe ya cuál es la discapacidad predominante?

Depende de la provincia. En Cotopaxi hay prevalencia de la discapacidad intelectual, por eso  estamos construyendo casas de acogida, para los casos severos   inauguramos una en Cuenca.

¿Qué significa  la Operación Respuesta?

Abandonar la idea de que solo hay que hacer   estudios para lucirse. Damos soluciones, empezamos con una donación del Gobierno venezolano de USD 21 millones en camas ortopédicas e insumos médicos, en Cotopaxi. Y  ya han sido operadas varias personas, conocimos a una viejita con cataratas, regresamos para intervenirla,  construirle una casa y darle cama y colchón antiescaras. Dijo: ‘Yo pensé que no iban a volver’. La gente se acostumbró a que le ofrezcan y jamás regresen.

¿Hay que celebrar el Día de la Discapacidad hoy?

No, hay que recordar que necesitamos   redoblar los esfuerzos. Hay que hacer que las personas con discapacidad celebren la vida. Hemos entregado balones con sonajeros para que jueguen fútbol quienes tienen discapacidad visual, el universo es maravilloso, tenemos sentidos para recrearnos y Arte sin barreras continuará, implementaremos un programa de enseñanza de música. Seguiremos con Teatro.

Ud. siempre habla de la Ley de la Compensación.

En términos prácticos,  quien pierde un sentido desarrolla otro, es una compensación universal, Dios quita pero pone algo a cambio. Es una lógica basada en las leyes de la dialéctica. No quiero hablar de mí, pero desarrollé el sentido del humor, que proporciona un tipo de comportamiento amable, tolerante, que da felicidad al entorno. Todos tenemos una discapacidad en  un momento de la vida. La vejez es una.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)