20 de diciembre de 2017 17:06

La imagen de un niño guaraní que bebe agua del suelo y causa indignación

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 9
Triste 2
Indiferente 1
Sorprendido 2
Contento 0
Redacción Elcomercio.com

Un niño de complexión delgada, cabello largo, vistiendo bermudas y camiseta a rayas que bebe agua de un charco en la vereda es la imagen que capturó una periodista de Misiones Online, el miércoles 13 de diciembre del 2017, cuando transitaba por la avenida Mitre, y que causó indignación. 

Fotografía tomada por Misiones Online

Fotografía tomada por Misiones Online

La historia tras la fotografía

El niño pertenece a las pequeñas comunidades de los mbyá, que son parte del pueblo guaraní que radican por diferentes zonas de Paraguay, Brasil, Argentina y parte de Uruguay.

Al niño se le vio en Posadas, provincia de Misiones, Argentina, territorio donde también están las turísticas cataratas de Iguazú. La imagen es recurrente en las plazas de Posadas.  El calor sofocante de la zona acompaña a los niños que bajan de sus comunidades a pedir limosna, actividad que representa una forma de vida para sus padres y adultos que explotan a los infantes. 

 La periodista, que reside en la zona, sacó la foto y envió al grupo de periodistas de la redacción para ver si se podía “hacer algo más” para ayudarlos.

Otro colega, compartió la imagen con un grupo de amigas, quienes lograron conseguir bidones de agua, helados y otros elementos.Los niños y otras familias en situación de calle de la ciudad, fueron asistidos. 

Autoridades, organismos gubernamentales y entidades misioneras han intentando cambiar esa realidad buscando escolarizar y dar una vida digna a los pequeños. Según Misiones Online, se emprenden acciones para apartarlos de la mendicidad y se les traslada a otros poblados, sin embargo, regresan. 

Además, señalan que es importante que turistas y ciudadanos eviten darles monedas, pues los niños son solo objeto lucrativo de las familias que acostumbran a vivir a costillas de lo que recolectan en las calles. 

La contaminación y reducción de sus tierras en las que vivían de la agricultura o pesca, han puesto en riesgo su supervivencia. Las autoridades han determinado que se ha detectado algunos problemas sociales y de salud como desnutrición en menores. 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (15)
No (6)