20 de December de 2009 00:00

El ‘Nine’ pasó de la gloria al infierno de la adicción

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Pablo Campos. Coordinador

Sus  horas de gloria son un recuerdo. El máximo goleador mundial de 1998 (43 tantos con Emelec) y   autor del gol  que clasificó a Ecuador a su primer Mundial cayó a un abismo, del que intenta salir desesperadamente.

Luego de dejar el fútbol profesional, en febrero de 2008,  Iván  Kaviedes recorrió   Pedernales, Santo Domingo, Guayaquil... jugando  partidos  en polvorientas canchas a cambio de unos dólares o de un plato  de comida.

El dinero de una carrera de 13 años  llena de    excesos  se agotó. Ni siquiera el trofeo que la FIFA le dio como máximo goleador del mundo  ahora está   en sus manos. Walter Arteaga, un comerciante de la Bahía en Guayaquil   y dirigente del equipo de futsal Didí, lo tiene en su casa. “ Jaime Iván me regaló ese trofeo en señal de amistad”, confiesa. 

Hace 22 meses,  Kaviedes dejó de ser un jugador profesional. Abandonó Liga de Quito por diferencias económicas con la directiva (ver compartida). Jugó 30 minutos ante Fluminense en la Copa y dos juegos del torneo.  

Esa temporada, mientras la ‘U’ se proclamaba  campeón de  América, el ‘Nine’   mordía  la angustia y la derrota. Se volvió más dependiente de  las drogas, que ya consumía desde hace algunos años. “Empecé a probarlas por curiosidad, pero después entendí que era un gran problema”, reconoció hace poco el ‘Nine’.  

En los últimos meses de 2008 no se supo nada del jugador. Esta temporada apareció en los entrenamientos de Liga de Portoviejo. Quería retomar su carrera y se entrenó entre marzo y abril con el equipo. Sin embargo, no llegó a acuerdos con la directiva de ‘La Capira’, por la deuda  de USD 205 000 que mantiene con  el cuadro albo. Incluso, el presidente del club manabita, Freddy Navia, se reunió con  la dirigencia la ‘U’ para  buscar un acuerdo, que no se concretó.  

El ‘Nine’ era una suerte de fantasma:  aparecía y desaparecía en  Santo Domingo y en Guayaquil para  jugar   ‘picados’. En el Puerto Principal actuaba  en el   Didí, el    equipo multicampeón de futsal,  cuyo  directivo es el comerciante Walter Arteaga.

“Jaime Iván se hizo tan amigo que  él iba a la piscina de mi casa y yo también lo acompañaba a la suya. Él jugaba con nosotros en los torneos de las canchas de Fedeguayas, pero  no sabía que  estaba en las drogas”, comenta  el directivo  en su oficina,  ubicada en el corazón de la saturada Bahía.

No obstante, la dependencia de Kaviedes se agravaba   con el paso de los meses.  “De  alguna manera toqué fondo. Uno piensa que los problemas se superan, pero llega un momento en que uno explota”, reconoció el ex talento de Emelec y Barcelona.

 El momento de  ‘explosión’ al que se refiere  el ‘Flaco’ llegó la primera semana de septiembre. Kaviedes    envió  un desesperado mensaje de texto a su amiga Zaida Molina: “Necesito ayuda. Quiero vivir”.

Molina,  esposa del ex jugador Raúl Noriega y dueña  del gimnasio Been on Time, contestó  de inmediato. “Le escribí: ‘Dime rana, que yo salto’. Me  escribió   un mensaje  que decía, rana, rana, rana… Entonces entendí que necesitaba ayuda urgente”.

Molina y  Noriega fueron a la casa de Kaviedes en el norte de Guayaquil. Lo encontraron deprimido, cabizbajo. Conversaron por  horas y juntos llegaron a una conclusión: el goleador necesitaba un cambio, le urgía atención médica.

El  ‘Nine’ ingresó a la clínica Nueva Luz, en el sector de la Kennedy, para empezar un proceso radical de rehabilitación. El tema copó la agenda mediática,  de la prensa deportiva y de la prensa rosa, aquella por la que  Kaviedes  ha desfilado  tras  sus fogosos romances con modelos y presentadoras de televisión.

Antes de  la rehabilitación, el ex jugador   extendió un poder a Molina para que sea su  representante y tome las decisiones importantes. Una de las primeras acciones de la ‘personal trainer’ fue darle un entorno de tranquilidad. Junto  con el psicólogo Christian Díaz  trasladaron al ex ariete tricolor  a Quito,  en busca de un espacio apacible.

Además, la medida despistó  a la prensa: dos semanas después, cuando la noticia de su hospitalización se había desvanecido, Kaviedes regresaba al Puerto Principal   en total  hermetismo, para continuar con un tratamiento  de desintoxicación corporal y psicoterapia grupal e individual.

El proceso inicial de rehabilitación duró tres meses. En ese lapso, el ‘Nine’ estuvo completamente aislado. Ni siquiera sus familiares más cercanos pudieron verlo. Solo se comunicaban por teléfono, por pedido del propio jugador, que quería concentrarse en su rehabilitación.

El ex seleccionado  salió de la clínica a finales de noviembre, pero su tratamiento continúa. Es más, tres veces por semana tiene que visitar   el centro médico  para una revisión. “Al sufrir una adicción tiene que hacer un tratamiento de por vida”, sentencia   el psicólogo Díaz.

¿Qué lo llevó a las drogas?

 El ‘Flaco’ esgrimió la curiosidad como argumento, pero   según los diagnósticos médicos, las causas de su adicción tienen que ver con problemas personales y conflictos de la infancia.

 El ‘crack’  nació  hace 32 años en Santo Domingo de los Tsáchilas. Cuando apenas tenía 6, sus padres, Jaime Iván y Rosita, fallecieron en un trágico accidente. Él quedó a cargo de su abuelo materno, Benjamín Llorenti.

La ausencia de sus padres es un hecho clave para entender las carencias del ex goleador tricolor,  revela la neuropsicóloga Paloma Sotomayor, del Centro Superar.  “Cuando una persona pierde a sus padres, no existe la figura de autoridad. Puede tener problemas para acatar   reglas y obedecer  normas”.

En  Santo Domingo de los Tsáchilas recuerdan al ‘Nine’ como  un niño  solitario y silencioso, que solo era feliz cuando tenía un balón en sus pies. “Era callado, no marcaba ninguna diferencia en las clases. Pero jugando al fútbol era distinto. En los recreos pasaba intentando ‘chilenas’ o haciendo cascaritas”, rememora su ex maestro de Educación Física,  Ricardo Rojas.
El talento futbolístico   le v
ino adherido a los genes. Su padre era  volante ofensivo del Juventus, un equipo que brilló en Santo Domingo durante la década de 1970. “Era  impredecible, cambiaba muy bien de ritmo, como lo hace su hijo”, recuerda  el ex jugador Manuel Rivas.

Por su talento innato, el ‘Nine’ pronto empezó a jugar en cuanto equipo pudo: a los 7 años ingresó al Adac y a la par jugaba en los Chavos y en el Caflosán. Cuando tenía 16 años,  fue fichado por Emelec y llevado a Guayaquil en donde empezó su  trepidante carrera al éxito deportivo.

“La vida me enseñó muchas cosas: a defenderme, a sobrevivir, a luchar, a levantarme siempre... Nunca pedí ser lo que soy, pero es lo que hay y mientras tenga fuerzas seguiré adelante”, escribió el ‘Nine’ en la columna que mantiene en su página web (www.ivankaviedes.com).

La psicóloga Sotomayor dice que las personas que hablan continuamente de lo difícil que fue su vida “tienen cuestiones  que aún no han sido resueltas”. Precisamente, esos cabos sueltos son los que el psicólogo Díaz y su grupo de trabajo en la clínica Nueva Luz intentan atar.

Ahora la prioridad de Kaviedes es volver a brillar en el fútbol y se entrena por su cuenta. El tiempo dirá si el campeón puede ganar su partido más difícil.

Kaviedes terminará  el 31 de diciembre su contrato con Liga

El 21 de diciembre de 2007, Jaime Iván Kaviedes  era anunciado como la gran contratación de Liga de Quito, el vigente campeón del torneo ecuatoriano. Edgardo Bauza, el DT del equipo, confiaba en el talento del ‘Nine’ para el equipo que disputaría la Copa y el Campeonato el año siguiente.

El jugador, que militó en El Nacional durante la temporada 2007, firmó un contrato con el cuadro universitario por dos temporadas: 2008 y 2009. El acuerdo vence este  31 de diciembre, con lo cual, el ‘Nine’ quedará libre y podrá negociar directamente con los clubes que estén interesados en él.

Kaviedes anunció su deseo de volver a jugar y por ello se prepara físicamente y hace continuas revisiones   con el departamento médico de Barcelona. Por ello, se lo ha visto en algunas ocasiones en la cancha de entrenamiento del cuadro torero. Sin embargo, no tiene opciones de jugar con Barcelona, ni con Emelec. No está en planes de los directivos.

 Pese a que su vínculo deportivo con Liga concluye a final de año, Kaviedes mantiene una deuda con este club, en el cual  trabajó dos meses: enero y febrero de la temporada 2008.

Según   Rodrigo Paz,   a su llegada al equipo Kaviedes     pidió USD 125 000 para pagar    una deuda con El Nacional, USD 50 000 como adelanto de su sueldo y USD  30 000 para otra  deuda con el Norteamérica. En total USD 205 000. Este año  , la Cámara de Mediación y Disputas de la FEF, le ordenó al jugador que pague los haberes, lo que aún no ha sucedido.

Patricio Torres, vicepresidente de  la ‘U’, le dijo  a este Diario que el equipo que desee contratar al ‘Nine’ deberá asumir la deuda. Hasta el momento, ningún equipo mostró  interés.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (1)