19 de November de 2009 00:00

Las niñas y niños dan su visión sobre Quito

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Quito

Más espacios verdes, en donde los niños puedan reunirse a compartir y jugar es una de las propuestas del Consejo Consultivo del Compina, conformado por niños, niñas y adolescentes.

Dentro del Consejo Metropolitano de Protección Integral a la Niñez y Adolescencia  participan los menores de edad impulsando campañas de concienciación en la urbe. Para ellos, lo más importante es que se respeten sus derechos.

El representante del Consejo es Bryan Pineda. Este joven de 16 años cuenta que el propósito del Consejo, creado en abril de este año, no es solo  que la opinión e ideas de los niños sean respetadas, sino que además se hagan realidad.

Por eso, el estudiante del colegio María Augusta Urrutia se reúne con otros adolescentes, niñas y niños periódicamente. En estas citas dialogan sobre las necesidades y realizan propuestas. Así también efectúan pronunciamientos públicos para exigir a las autoridades informes sobre las acciones que han tomado en favor de sus derechos.

Pineda dice que en el transcurso de este año se han llevado a cabo nueve proyectos. Uno de ellos se realizó antes de las elecciones  en junio pasado y se denominó Vota con conciencia. Allí, el Consejo Consultivo y los miembros del Compina desarrollaron una serie de capacitaciones en los colegios de la ciudad.

El fin fue implantar en los jóvenes la importancia del voto facultativo. Pineda añade que la respuesta de los colegiales fue positiva, “creo que la mayoría de los que votamos lo hicimos pensando en el futuro”.

Pero a más de trabajar en este tipo de proyectos, el Consejo discute sobre temas relacionados con el trabajo infantil y los niños con experiencia de vida en calle.  Tamia Pinos es otra de las niñas que conforma el Consejo.

Para esta niña de 9 años es muy importante que los niños dejen de trabajar en la calle porque los pequeños solo deben estudiar y jugar. “A veces los papás les pegan porque no venden chicles. Eso es injusto, un niño no debe hacer lo que un grande no puede o no quiere”, dice Pinos.

Para solucionar este problema social, los 30 miembros del Consejo han planteado algunos proyectos   en   los que  esperan contar con el apoyo de las autoridades.

 Entre ellos está el fortalecimiento de redes zonales en el Centro, La Mariscal y el valle de Los Chillos. Adicionalmente, tienen previsto ejecutar tres campañas con la colaboración del Patronato San José.

En estos días, por ejemplo se realiza la campaña Navidad 2009 para prevenir la migración de niños, niñas y adolescentes con fines de mendicidad.

Otros proyectos

‘Protégelos,  su vida importa’ es el lema de un proyecto que busca contribuir a la erradicación del trabajo infantil. 

También  se  coordina  temas de salud, derechos sexuales y embarazos prematuros. 

El presupuesto asignado para  2009 fue de USD 400 000, que se utiliza en la ejecución del plan operativo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)