29 de octubre de 2014 07:59

Netanyahu asegura que seguirá defendiendo Israel pese a los ataques

Benjamín Netanyahu. Foto: AFP

Benjamín Netanyahu. Foto: AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 2
Sorprendido 0
Contento 0
EFE
Jerusalén

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, dijo hoy (29 de octubre del 2014) que seguirá defendiendo los intereses de su país a pesar de los recientes ataques recibidos contra él, en particular de funcionarios de alto rango estadounidenses.

"Pese a todos los ataques contra mí continuaré defendiendo nuestro estado. Seguiré defendiendo a los ciudadanos de Israel", manifestó en una reunión en el Parlamento (Kneset), después de que un miembro de la Administración de EE.UU. le tachara en el medio The Atlantic de "cobarde" y considerara que su único deseo es "continuar en el poder".

Netanyahu dijo que como primer ministro es "responsable de la seguridad de Israel. Me preocupo por las vidas de cada ciudadano y soldado. He estado en el campo de batalla varias veces. He arriesgado mi vida por el país y no estoy preparado para hacer concesiones que pongan en peligro a nuestro estado".

El jefe del Ejecutivo israelí negó asimismo que las relaciones bilaterales con EE.UU., principal aliado de Israel en el mundo, se hayan visto afectadas por los últimos cruces de declaraciones.
"Respeto y aprecio nuestras profundas relaciones con EE.UU.

Desde la fundación de nuestro estado hemos tenido desavenencias con EE.UU. y aún las tenemos. Pero eso no es a expensas de nuestras profundas relaciones entre nuestros pueblos y países", sostuvo.

Las críticas a Netanyahu por parte de EE.UU. o la UE arreciaron a raíz del anuncio el lunes de la implementación de planes para construir más de un millar de viviendas en Jerusalén Este, territorio ocupado en 1967 y reclamado por los palestinos como su capital y no reconocido por la comunidad internacional bajo soberanía israelí.

El jefe del Ejecutivo israelí defendió su decisión aduciendo que su país tiene el mismo derecho a construir en Jerusalén, al igual que el Reino Unido lo hace en Londres o Francia en París, y que las críticas "promueven falsas esperanzas entre los palestinos".

La Casa Blanca elevó este martes el tono de las declaraciones y reiteró que consideraba la construcción en Jerusalén una medida que perjudica la paz y hará más difícil la reanudación de las conversaciones entre israelíes y palestinos.

La nota es el último capítulo de la tensión que viven los lazos entre los dos gobiernos aliados desde que a principios de este año comenzara a fracasar la iniciativa de paz promovida un año antes por el secretario de Estado norteamericano, John Kerry.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)