Negocios

La tuna cuatro variedades se producen en el país

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 1
Preocupado 0
Contento 2
15 de October de 2011 00:03

La tuna, un fruto jugoso y dulce de una variedad de cactus, florece en los suelos semidesérticos del valle del Chota (Imbabura). La planta tiene hojas similares a una raqueta de tenis, cubiertas por diminutas espinas.

“Siempre han existido las matas de tuna, que crecían de manera silvestre. Pero desde hace ocho años comenzamos a cultivarla”, explica Barón Delgado, presidente de la Asociación Mirador de El Juncal, provincia de Imbabura.

“Nuestra organización tiene 12 hectáreas en producción. Cada una produce 300 cajas semanales de tunas. Una caja pesa 15 kilos y cuesta USD 15”.

Según Rosario Espín, coordinadora del proyecto de producción e industrialización de la tuna para el mejoramiento de la población afrochoteña, la ventaja de esta planta nativa es su fácil cultivo. “Es una variedad que crece en suelos arenosos, donde no se pueden sembrar otros productos y casi no requiere de cuidado”.

Además, explica, hay una demanda creciente del mercado. “El proyecto cubre 63 hectáreas sembradas de tuna. De ellas 38 están en producción. Cada semana se cultivan 200 kilos de tunas que se venden a La Favorita”.

La demanda ha crecido por las propiedades nutritivas y curativas de este fruto (ver puntuales).

Aunque hay más de 20 variedades de tuna a nivel mundial, en Ecuador florecen cuatro: la tuna amarilla sin espina, la amarilla con espina, la blanca y la silvestre. Las tres primeras se cultivan técnicamente, dice Delgado.

Según Danny Romo, técnico de la Federación de Comunidades Negras de Imbabura y Carchi, en el país hay alrededor de 180 hectáreas sembradas de tuna.

“La mayor cantidad está sembrada en la Sierra norte. Luego le siguen los cultivos en Loja, Tungurahua y Santa Elena”.


Una fruta nativa

La tuna es una planta originaria de América. México con más de 20 especies es el país que tiene más variedades. De ellas 12 son comestibles y comerciales.

La tuna posee calcio, hierro y mucha vitamina C. Se recomienda que la fruta debe ser consumida por las personas que padecen de diabetes, gastritis y problemas digestivos.

En las tunas crece un parásito denominado cochinilla. Su sangre seca es usada como colorante para la fabricación de cosméticos y de alimentos.

En el valle del Chota se recolecta la cochinilla, de las plantas de tuna silvestre. El kilo cuesta USD 25.

La tuna fresca tiene mayor demanda. Sin embargo, el proyecto de producción de tuna del valle del Chota planea su industrialización como mermelada.


Tipos

TUNA SILVESTRE

Esta planta crece libremente en el campo. Se caracteriza por tener hojas y fruto más pequeño que el resto de variedades. La mayoría de plantas está plagada por la cochinilla, un parásito del que se extrae un colorante natural de uso industrial.


AMARILLA CON ESPINAS

Esta es una variedad producto del cruce entre la tuna silvestre y la tuna amarilla sin espinas, provocada por la polinización de los insectos. Su fruto es grande y redondo. Es muy apreciada por su comida amarillenta que la vuelve atractiva.


TUNA BLANCA
Esta variedad tiene el fruto alargado. La pulpa tiene un sabor más dulce que el resto de tunas. Entre las ventajas está que es la planta más resistente al ataque de las enfermedades. También es de fácil manejo, pues casi no posee espinas.

AMARILLA SIN ESPINA
Esta es la más apreciada por los campesinos. Las hojas y los frutos prácticamente no tienen espinas. Además, tienen muy buena acogida en el mercado. El color la vuelve más apetitosa a la vista de los consumidores. Pero la planta es delicada.


 ¿Cómo elegir una tuna?

La madurez de una tuna la define su color rojo o amarillo. Se recomienda no cosecharla verde, pues de esa manera la fruta no madura.
El fruto está cubierto por una gruesa capa con espinos de 2 a 3 milímetros. Es por ello que hay que tener precaución al momento de la cosecha.
La fruta llega limpia a las perchas de las tiendas y está libre de espinos. Pero no está demás lavarla.

En Ecuador, Chile, Bolivia y Perú se conoce a esta fruta exótica como tuna. En España, nopal; en Estados Unidos, pera espinosa; y en la India, como higos.

México, Israel, Colombia y Chile lideran la producción mundial de la tuna. En Ecuador se produce solo para el consumo interno.

La planta de tuna comienza a producir a partir de un año y ocho meses. Tiene dos etapas altas de producción al año: en junio y febrero.

Esta planta se puede cultivar tanto en la Costa como en la Sierra. Lo único que requiere es una temperatura que oscila entre los 12 y 34 grados centígrados.

La fruta madura puede resistir hasta 10 días luego de la cosecha. Mantiene su sabor y color intactos.

En Europa se utiliza la tuna para elaborar jabón, crema humectante, shampú, mascarillas, gel para el cabello, entre otros productos.
Casi toda la planta es útil. Se puede consumir como alimento el fruto y las hojas una vez retirada la corteza.

Los tallos también sirven como forraje en épocas de sequía y las plantas como cercas vivas.

Del fruto también se elabora vino, néctar, tunas en almíbar y alcohol.

La lluvia en abundancia afecta a los sembríos de tuna. El exceso de agua pudre la raíz y el tallo.


Ingredientes


4  tunas maduras
1  litro de leche
4  cucharas de azúcar
1  cubeta de hielo
*    leche condensada (opcional)


Preparación

Se retira la cáscara de la tuna madura con mucha precaución. Se coloca  la pulpa gelatinosa en el vaso de la licuadora  junto con la leche y azúcar. Se bate  por dos minutos hasta obtener un líquido fino y cremoso. Luego se cierne para separar las semillas y la fibra del líquido. Se coloca el batido en un jarro. Se le agrega  hielo y se sirve. Esta cantidad alcanza para seis personas.


Tags