Negocios

Los tres caminos para afiliarse al IESS

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 1
Preocupado 1
Contento 1
26 de March de 2011 00:00

Créditos hipotecarios y quirografarios, atención médica, jubilación luego del retiro, etc., son algunos de los beneficios a los que pueden acceder las personas que se afilien al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS).

Este es un derecho de todos los trabajadores del país, quienes deben ser registrados por sus patronos o por ellos mismos (en el caso de ser propietarios de un negocio) bajo la afiliación general.

Según datos del IESS, hasta fines del año pasado se registraron 1,8 millones de personas afiliadas en el país. Sin embargo, existen otros 2,2 millones de trabajadores que no están registrados y que no pueden acceder a los beneficios de la seguridad social.Esto también sucede con las amas de casa, los profesionales u otros ciudadanos que no se han acogido al registro voluntario, que es otro de los mecanismos de afiliación que ofrece la entidad.

Este no es el caso de Carmen Paredes, de 50 años, quien sí se afilió voluntariamente luego de 20 años de dedicarse a las tareas del hogar. “Me enteré de esto por unos trámites que hice con mi mamá en el IESS. Para acceder a este mecanismo tuve que hacerme unos exámenes. Todo salió bien. Al mes deposito USD 48”.

La entidad ha tratado de agilizar los procesos de afiliación de trabajadores y demás ciudadanos a través de los registros on line. En el caso del seguro social campesino, que es otro mecanismo de aseguramiento para la población rural y pescadores, el registro se hace de forma verbal o documental.

“Hay facilidades para afiliar. Los patronos deben estar conscientes de que este es un derecho de los trabajadores y que hay sanciones para quienes incumplen”, explicó Ramiro González, presidente del Directorio del IESS.

El artículo 33 de la resolución CD 301 de la entidad establece multas del 4% del total de la aportación causada por la última remuneración. Esto es lo que trabajadores como Fernando M., quien labora en una empresa de construcción, cree que deben aplicar contra su ex empleador, quien no le afilió al IESS por casi dos años.

“Los empleadores deben ver estas irregularidades como pasivos”, dijo el abogado Iván Nolivos. A ello habrá que sumarle la prisión para los patronos incumplidos, en el caso que el sí gane en la pregunta 5 de la consulta.

Los tipos de afiliación vigentes en el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS)

En el país los ciudadanos pueden acceder a la afiliación general, voluntaria y al registro en el Seguro Social Campesino.

Las personas que deben acogerse a la afiliación general son aquellas que perciben ingresos por ejecutar obras o prestar servicios, teniendo o no una relación de dependencia.

Las personas en relación de dependencia, los administradores de negocios, las empleadas domésticas, los servidores públicos, entre otros, entran en la afiliación general.

Los aportes de estos trabajadores corresponden al 20,50% de la remuneración que perciben. El 11,15% paga el patrono y el 9,35% el empleado.

Existen excepciones sobre los porcentajes de aportación para los funcionarios del servicio exterior, los empleados bancarios, etc. Estos últimos, por ejemplo, pagan 11,35% como empleados y el patrono 11,15%, lo que da un aporte de 22,50%.

También existe la afiliación voluntaria, a la que pueden acceder las personas que están cesantes, las amas de casa, los trabajadores autónomos, los profesionales, los ecuatorianos que residan en el exterior (sin importar su actividad laboral).

Para afiliarse bajo esta modalidad el porcentaje que deben pagar es 17,50% del salario básico unificado (USD 264) o montos superiores, según lo establezca el asegurado.

Una tercera forma para afiliarse es el seguro social campesino, al que pueden acceder las personas pertenecientes a comunas, familias campesinas, etc. El pago de aportes es del 1% del salario básico unificado.

El procedimiento para la afiliación y los requisitos a presentar por parte del ciudadano

La afiliación se realiza vía Internet ingresando a la web: www.iess.gob.ec. Posteriormente debe ingresar al link IESS en línea y acceder en la opción destinada a los empleadores, donde usted deberá actualizar sus datos como patrono.

Una vez realizado este proceso deberá registrar a su empleado (privado, público o doméstico). Luego llene los datos que se solicita, digite su RUC (número de cédula si inscribe a empleada doméstica) y al final solicite su clave patronal.

Con la solicitud de clave deberá acercarse a la entidad y entregar la copia del RUC (excepto si es servicio doméstico), originales y copias de su cédula , papeletas de votación y recibo de pago de servicio básico.

Con esto obtiene la clave mediante la cual debe hacer el registro del empleado en www.iess.gob.ec, opción IESS en línea, sistema de empleadores. Allí deberá registrar la cédula del trabajador , fecha de ingreso, relación laboral, sueldo, dirección, entre otros.

El registro voluntario también se realiza por la web, pero se debe acceder al link “afiliación voluntaria” para este proceso. Allí se deberá solicitar la afiliación y llenar los datos personales de quien se inscribe.

Para las personas que se afilian voluntariamente entre los 18 y 40 años el sistema les aprobará o negará la solicitud. Para las personas de 40 y 60 años les emitirá una orden de examen que deberán imprimir y acudir a las unidades médicas del IESS, donde se deberá pagar USD 48 . Una vez listo el examen ingresará al sistema y se aceptará o negará la afiliación.

Los derechos y deberes de los afiliados al IESS

Todos los trabajadores tienen derecho a ser afiliados, de forma obligatoria, al IESS desde el primer día de trabajo.

En el caso que el trabajador labore a tiempo parcial también debe ser afiliado. El salario base de aportación se establecerá según los días laborados por el trabajador. Este no podrá ser menor a la mitad de un salario básico unificado (USD 132).

Los afiliados bajo la modalidad general tienen derecho a protección de salud, préstamos hipotecarios, retiro de fondos de cesantía (después de tres meses sin empleo) y fondos de reserva (cada tres años).

El derecho a la seguridad social para los trabajadores en general no prescribe nunca. Eso no ocurre en el caso de los afiliados voluntarios, quienes al dejar de aportar por seis meses pierden el acceso a los servicios de seguridad social.

Estas personas podrán acceder a los servicios de salud hasta dos meses luego de haber perdido la afiliación. En el caso de querer gozar de los derechos deberán registrarse en el IESS nuevamente.

Los trabajadores autónomos, sin relación de dependencia, profesionales y afiliados voluntarios no tienen derecho a fondos de reserva ni cesantía.

Al no tener seguro de cesantía ni fondos de reserva no tienen garantía para un préstamo quirografario, pero sí para los créditos hipotecarios.

Los hijos de los afiliados tienen derecho a la protección de salud desde los 0 hasta los 18 años. El afiliado que requiere atención para su hijo debe acreditar por lo menos tres meses de aportación continua, antes de acceder a la atención.

Los afiliados tienen derecho a la jubilación. Pero podrán hacerlo siempre y cuando sobrepasen los 60 años de edad y 30 de aportaciones.