25 de June de 2012 00:03

Una semana decisiva para los países de la Eurozona

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

La solicitud formal del rescate a la banca española este lunes y la Cumbre Europea del jueves y el viernes marcarán el principio y el final de una semana que puede modificar el paisaje de la crisis en Europa. Madrid, Berlín y Bruselas concretarán en estos cinco días procesos que llevan meses gestándose, desde el esperado final del thriller en torno a las ayudas a España hasta la incorporación de la palabra “crecimiento” al discurso anticrisis alemán y europeo.

“Una mera formalidad”, definió el ministro de Economía Luis De Guindos, a la solicitud del rescate a la banca española. El pedido consiste en una carta de dos párrafos en la cual no aparece ningún tipo de cantidad.

Pero no piensa lo mismo el resto de Europa. Desde la canciller alemana, Ángela Merkel, hasta el jefe del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, venían pidiendo abiertamente a Madrid que solicitara cuanto antes las ayudas para serenar por fin a los mercados, sedientos de claridad y detalles.

El gobierno de Mariano Rajoy -que sigue evitando la palabra rescate- calla el monto que pedirá de los hasta 100 000 millones de euros que tiene a su disposición. Los informes de las auditoras encargados por Madrid estiman que la banca española necesita un máximo de 62 000 millones de euros.

La sola mención de un número concreto bastó para bajar el viernes la prima de riesgo española (480 puntos) y hacer subir la Bolsa (+1,5%). La cifra definitiva del rescate, sin embargo, podría conocerse solo en el próximo Eurogrupo, el 9 de julio.

Pero la cita crucial para la arquitectura europea se producirá el jueves y el viernes con la cumbre de líderes de la UE en Bruselas, donde el bloque complementará su receta de disciplina presupuestaria con nuevas medidas de estímulo al crecimiento.

“Deseamos un paquete de medidas para el crecimiento de una cuantía de 130 000 millones de euros ( USD163 000 millones)”, explicó el italiano Mario Monti tras, en una minicumbre en Roma junto con Merkel, Rajoy y el presidente francés, François Hollande. El encuentro entre los líderes de las cuatro mayores economías del euro refleja nuevos aires en Europa, reposiciona a Rajoy en la escena internacional y marca distancias con los tiempos en que ‘Merkozy’ definían por su cuenta el destino europeo.

Para reforzar la importancia del eje Berlín-París, sin embargo, Merkel y Hollande volverán a reunirse a solas, el miércoles, un día antes de la cumbre. La llegada del socialista al Gobierno en París es uno de los factores que explican que Merkel sumará la idea del crecimiento a su discurso y se abrirá al giro que se concretará en la cumbre.

También pesaron la evidencia de que el ahorro no basta para resolver la crisis y meses de creciente presión internacional sobre la canciller. Pero Merkel reaccionó también a una razón interna.

La oposición le exigió el paquete de estímulo a cambio de apoyar el pacto fiscal europeo y el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE). “Llegó el fin de la era de la austeridad en Europa”, han sentenciado voces del Parlamento alemán.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)