19 de June de 2010 00:00

Los seguros de vida se venden en ‘combo’

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Negocios

Viviana Ramos no sabía bien cómo funcionaba un seguro de vida hasta el 22 de mayo pasado, cuando falleció su esposo.

La madrugada de aquel día, su esposo Xavier Suntaxi decidió trepar por el muro de la casa al ver que la puerta que daba a la calle estaba cerrada con candado y había olvidado las llaves.De un salto buscó llegar a la pared para luego saltar al patio, pero perdió el equilibrio y cayó de cabeza, con tal fuerza que el golpe contra el piso le quitó la vida.

Luego de contratar los servicios funerarios, Viviana Ramos acudió al último trabajo de su marido. Después de recibir la liquidación le indicaron que podría cobrar la póliza del seguro, ya que Suntaxi estaba cubierto cuando había ingresado a la empresa.

Aunque en un inicio pensó que el trámite sería largo y tomaría una serie de procesos incómodos, en 15 días cobró la prima del seguro, tras entregar un paquete de papeles que documentaban la muerte de su esposo y que verificaban su calidad de beneficiaria.

“Ningún dinero compensa la pérdida de la vida —usted sabe— pero con ello he podido ayudarme a pagar las deudas del cafenet que nos pusimos con mi esposo”.

Con la experiencia de su esposo, Viviana empezó a cotizar un seguro de vida para ella. Le ofrecieron pólizas que incluyen, además del seguro de vida, el pago de las deudas adquiridas o la cobertura de los dos primeros niveles de educación de sus hijos.

Juan Cordero, gerente de Negocios de Equivida, dice que en la última década la cultura del seguro de vida ha ganado terreno.

Según datos de la Superintendencia de Bancos y Seguros, la colocación de los seguros de vida creció entre el 2007 y el 2009 a un ritmo del 11% anual.

El año pasado este mercado movió USD 157 millones.

El objetivo principal de este producto es resarcir las pérdidas económicas que sufre una familia por el fallecimiento del proveedor económico del hogar.

Ello se logra con el pago de un monto mensual o prima que garantiza que los familiares o beneficiarios del asegurado reciban una cantidad de dinero el momento en que este fallezca.

En promedio, Cordero indica que por cada USD 1 000 que ofrece una póliza, el asegurado deberá abonar anualmente entre USD 3 y USD 5.

Es decir, por una póliza de USD 70 000, el asegurado deberá hacer un pago anual promedio de entre USD 210 y USD 350.

Marisabel Carrión, ejecutiva de Nova Ecuador, asesora de seguros, destaca que el cliente debe conocer que existen diversas restricciones de los seguros en cuanto a cobertura como la edad, el estado de salud, y el riesgo de la actividad del solicitante.

Los tipos de seguros de vida que se ofrece en el mercado ecuatoriano

El producto de vida pura

Este producto cubre únicamente el fallecimiento del asegurado en condiciones naturales o por un accidente. Estos seguros se subdividen en seguros individuales o corporativos. Los primeros ofrecen montos de cobertura mayores, pero también exigen primas más altas. En el caso de los seguros corporativos, la prima es más baja pero se deben contratar por un grupo no menor de 25 personas.

El seguro de vida más anexos diversos

No solo cubre el fallecimiento de la persona, sino también beneficios adicionales como una indemnización doble en caso de muerte accidental. Generalmente incluye el pago de gastos médicos y los servicios exequiales. Según Marisabel Carrión, asesora de seguros Nova Ecuador, este es el producto que más se comercializa en el mercado ecuatoriano. La prima es mayor que el seguro de vida puro.

El producto de vida más ahorro

En este tipo de seguros la póliza no solo cubre el fallecimiento de la persona sino también los gastos de educación de los hijos del asegurado. El asegurado puede realizar un pago adicional al valor de la prima mensual con el fin de que, al jubilarse de su trabajo, reciba una pensión mensual hasta su muerte. Por este ahorro se paga una tasa de interés entre el 2% y el 3% anual. Esos recursos se van capitalizando.

El seguro de vida temporal o a término

Este seguro se diferencia de los otros porque se contrata por un período corto, que lo define el cliente. En términos generales este tipo de seguro tiene un costo menor a los anteriores, pero debe ser renovado constantemente si el asegurado busca extender la cobertura. El mercado para este producto lo conforman ejecutivos extranjeros y turistas que van a permanecer en el país por un tiempo programado.

A dónde debe acudir si tiene algún reclamo

La compañía de seguros es la primera instancia para presentar el reclamo. La Ley de Seguros señala que luego de 45 días del fallecimiento del asegurado, la compañía deberá aceptar o rechazar la cobertura de la póliza.

La Defensoría del Pueblo podrá mediar en caso de una controversia entre la aseguradora y el beneficiario. Si no se consigue un acuerdo entre las partes se remitirá el caso a la Superintendencia de Bancos y Seguros.

En el sexto piso de la Superintendencia de Bancos y Seguros se receptan los reclamos por la negación de una compañía de seguros a pagar una póliza. El organismo emitirá una resolución que puede ser apelada a la Junta Bancaria.

Un Juzgado de lo Civil intervendrá cuando las partes no se acojan a lo resuelto por la Superintendencia de Bancos. Los tiempos de sentencia no están definidos, ya que la instancia anterior no tiene un plazo para resolver las causas.

Las exigencias de las compañías en las pólizas

El estado de salud del cliente es el primer parámetro que una aseguradora toma en cuenta antes de determinar una cobertura. Si el aplicante tiene una enfermedad grave o terminal, difícilmente será asegurado.

La edad del aplicante también es un factor que toman en cuenta las compañías. Generalmente exigen un examen médico previo a la firma del contrato si el futuro asegurado tiene más de 40 años. A partir de los 70 años de edad ya no se asegura a la persona.

El suicidio no se cubre durante el primer año de la póliza. Luego de este período se cubre únicamente por la mitad del monto pactado entre las partes.

El riesgo de la profesión del cliente también es evaluado. Mientras más riesgosa es la actividad, mayor será la prima que tendrá a pagar. Las primas más altas corresponden a profesiones como guardaespaldas, guardias de seguridad, políticos y personas que practican deportes extremos.

En cuanto a catástrofes hay pólizas que no cubren muertes por terremoto, tsunamis o erupciones.

El cliente debe llenar un formulario donde debe declarar todas las enfermedades que tiene a fin de que la compañía determine si va a asegurarlo.

Las exclusiones deben constar en el contrato y con un tamaño de letra igual al resto.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)