14 de April de 2012 12:10

Rousseff aboga por integración y fustiga "tsunami monetario" ricos

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, realizó hoy en Colombia una vehemente defensa de la integración latinoamericana, al participar en la Cumbre de Empresarios que se realizó en Cartagena de Indias en el marco de la VI Cumbre de las Américas.

En su discurso, la mandataria, quien llegó anoche a la histórica ciudad colombiana, recordó que gracias a las políticas de reducción de la pobreza y aumento del mercado consumidor interno, los países latinoamericanos han logrado eludir los peores efectos de la crisis financiera, y destacó que "la transformación del continente pasa necesariamente por una mayor integración".

"En América Latina... hay un espacio enorme para que haya una alianza entre iguales", enfatizó Rousseff, quien destacó la necesidad de profundizar la integración en los campos de infraestructura, logística y energía, pero también en la industria, con el objetivo de "diversificar nuestras cadenas productivas para que puedan articularse intrarregionalmente".

"Tenemos grandes alianzas por hacer... tenemos sectores industriales significativos que pueden articularse en un proceso de integración en el que todos ganemos", afirmó la mandataria, quien abrió el debate sobre Desarrollo Social y Sector Privado, en el que participaron además el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el gobernante de Colombia, Juan Manuel Santos.

Al mismo tiempo, Rousseff volvió en su discurso a su tema preferido de los últimos meses: la crítica a las políticas monetarias expansionistas adoptadas por los países ricos para hacer frente a la crisis y que, a su juicio, perjudican a las naciones emergentes al generar una apreciación de sus monedas y una pérdida de competitividad de sus productos en el mercado internacional.

La presidenta brasileña agregó que, desde el inicio de la crisis, el "tsunami monetario" de los países ricos generó una expansión de nueve billones de dólares en la masa monetaria del planeta. "Esto nos afecta, en la medida que valoriza nuestras monedas, las convierte en un obstáculo para el comercio de bienes y servicios y transforma nuestras economías en prenda fácil del proceso de desindustrialización", agregó la gobernante, quien afirmó que esta estrategia de enfrentamiento de la crisis en el mundo desarrollado "contiene un factor de proteccionismo".

"Es obvio que tenemos que tomar medidas para defendernos. Defender es diferente de proteger. No podemos permitir que nuestros sectores industriales sean canibalizados", subrayó.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)