Repsol pasa la página de YPF y se va de Argentina en tiempo récord

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
AFP

El gigante petrolero español Repsol, enzarzado durante dos años en un conflicto con Argentina por la nacionalización de su filial YPF, pasó página a una velocidad récord, culminando en pocos días su salida del país y embolsándose USD 6 000 millones.

La compañía vendió el martes 13 de mayo bonos de deuda argentinos por valor de USD 2 010 millones, que había recibido hacía menos de una semana en compensación por la expropiación en 2012 del 51% de YPF.

Dicha nacionalización decidida por el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, quien acusaba a Repsol de no invertir suficientemente en el país en un momento de grave déficit energético, provocó fricciones diplomáticas entre Madrid y Buenos Aires.

Aprovechando "la favorable percepción actual de los mercados sobre Argentina”, la petrolera negoció con el banco estadounidense JPMorgan la venta de varias carteras de bonos del Tesoro de ese país.

Con esta operación saldó la práctica totalidad de los USD 5 317 millones recibidos en forma de deuda argentina, tras haber vendido la semana pasada un primer paquete por 2 800 millones.

Esto le permite reducir en USD 4 815 millones la deuda total reconocida por Argentina a su favor.

Hace una semana, el director financiero del grupo, Miguel Martínez, preguntado sobre una próxima venta de estos bonos, se había dado un plazo de dos años, asegurando: "no tenemos prisa”.

Sin embargo, "hemos visto una oportunidad”, explicó el miércoles un portavoz.

"Esta oportunidad en el mercado nos ha parecido razonable para cubrir nuestras necesidades y sobre todo eliminar el riesgo: al final, USD 5 000 millones de bonos argentinos es un riesgo enorme en tu balance”, afirmaba.

El peligro venía de la clasificación de la deuda argentina en categoría especulativa por las tres grandes agencias de calificación, un factor preocupante para los inversores incluso si el acuerdo cerrado entre Argentina y Repsol el 25 de febrero preveía que en caso de quiebra, Buenos Aires debía pagar de todos modos esa cantidad.

El mercado y los analistas reaccionaron de forma positiva a esta venta.

"En nuestra opinión, la rápida monetización de los bonos argentinos es una buena noticia para la compañía”, consideraban los analistas de Bankinter.

"Actuando así, Repsol eliminó el riesgo” que representaban estas obligaciones, coincidían los expertos de UBS.

  • Programa de adquisiciones

En los últimos días, la petrolera española también se deshizo de casi toda la participación (11,86%) que conservaba en YPF, vendiéndola el 7 de mayo por 1 256 millones de dólares al banco de negocios estadounidense Morgan Stanley.

Este último precisó el martes a la AFP haber colocado las acciones "entre sus inversores en Europa, en América Latina y en Estados Unidos”.

Tras esta venta, con una plusvalía de 622 millones de dólares, la participación de Repsol en la petrolera argentina es inferior al 0,5%. Y ésta debería ser también vendida pronto.

El grupo español conservará algún tiempo un pequeño paquete de bonos argentinos, por un valor nominal de 117,36 millones de dólares, dado que Buenos Aires tiene una opción de compra sobre él. Pero si ésta no se ejerce, la intención de Repsol es también vender.

Tras meses de conflicto y la amenaza de largos procesos judiciales, la española cerró así en tiempo récord su aventura en Argentina, iniciada en 1996 y confirmada por la OPA de 1999 sobre YPF. Y de paso se embolsó cerca de 6 100 millones de dólares (unos 4 400 millones de euros).

"A diferencia de casi todo en esta saga tortuosa, Repsol salió de forma rápida y sin dramas”, escribían los analistas del UBS.

¿Qué hará ahora con este dinero? Su director financiero, quien la semana pasada recordaba que "el grupo ha vivido en los dos últimos años una situación realmente estresante debido a la expropiación de YPF”, dio algunas pistas.

En el programa, "una o varias adquisiciones”. "Estamos buscando empresas o activos”, sobre todo "en el seno de la OCDE”, afirmó.

Según una fuente próxima al dossier, entre los países contemplados figuran Estados Unidos, Canadá y Noruega.


Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)