18 de June de 2011 00:23

En Quito y Cuenca se registra una especulación de precios

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Fabián Chura, dueño de una bodega ubicada en el sector de La Tola, en Quito, comenta indignado que en los últimos días subieron los precios de varios productos, entre los que están las gaseosas.

La Coca-Cola de tres litros valía USD 1,70, ahora cuesta USD 1,90. En los envases más pequeños también ha subido el precio.

El comerciante Chura acusa que el anuncio de nuevos impuestos, como parte de la novena reforma tributaria, se está utilizando como excusa para subir los valores de los artículos, incluidos aquellos que no están dentro de la propuesta del Régimen.

Entre ellos están los sorbetes y los vasos plásticos que desde hace dos semanas cuestan más. Esta situación ha afectado a los vendedores de jugos de los mercados.

“El paquete de 50 vasos costaba 65 centavos y ahora 70 centavos. Lo mismo sucedió con el paquete de 100 fundas que valía 40 centavos y ahora, 50 centavos”, dijo Marta Merizalde, quien tiene un puesto de venta de jugos en el Mercado Central. Pese a ello sigue vendiendo los jugos entre USD 0,50 y 1. “Prefiero así, antes que perder clientes”.

Eso no sucede en otras ciudades como Cuenca, donde los jugos pasaron de 50 a 60 centavos. La despensa Tropical, propiedad de Rosa Peralta, es uno de los establecimientos en los que desde hace 15 días estos y productos como las gaseosas tiene nuevos costos.

Al igual que en la bodega de Chura, la cola de tres litros se vende ahora en USD 1,90.

La misma situación se vive en la distribuidora Salamea, en la que también se comercializan confites, especerías, aguas y otros productos que se comercializan a través de envases plásticos.

El propietario de este negocio, Alberto Salamea, señaló la mañana de ayer que estaba molesto por la especulación que existe por parte de las distribuidoras. “Ellos incrementaron los valores antes de que exista una decisión definitiva sobre los impuestos”.

Subidas similares se han registrado en tiendas como la de Benigno Urinia, ubicada en el Centro Histórico de Cuenca, en la que se cobra 10 centavos extras por cada funda plástica que entrega a las personas que compran pan.

Según Urinia, el rollo de fundas que antes compraba en USD 2,75, ahora vale 3. “Me veo obligado a cobrar por las fundas”.

Estos incrementos de precios se están aplicando pese a que no se ha fijado oficialmente ningún impuesto ni un incremento oficial de costos.

De ahí que desde el pasado jueves se iniciaron operativos de control de precios por parte de las intendencias de Policía.

En la de Pichincha, por ejemplo, un equipo de ocho personas hace el control y entregó 45 citaciones a locales para que se presenten ante la intendenta Guadalupe Quishpe y den su versión sobre la subida de precios.

“Estamos recorriendo mercados, tiendas, entre otros negocios. No es posible que se anuncie cualquier noticia sobre situaciones climáticas o de impuestos y se inicie la especulación. Los precios deben mantenerse”, dijo.

Esto es lo que sucede en Tungurahua, donde los costos de los productos todavía no suben. Los comerciantes, como Jorge Jara, esperan que el proyecto de Reforma Tributaria se trate y se publique para tomar una decisión.

Pero Chura afirma que los precios “suben y bajan siempre. En el caso del azúcar, he tenido que enfrentar la especulación y escasez varias veces. La levadura subió y el aceite subió y después bajó”.

Más sobre los costos

Las fundas de rollo incrementaron su valor en un 20%, según explicaron comerciantes de bodegas de artículos plásticos.

Catalina Rojas, dueña de un local de abastos en el mercado de Santa Clara, en Quito, señaló que todavía no ha sentido el alza en los precios de las bebidas. Los bolsos plásticos, sin embargo, subieron de USD 2,65 a 3.

En Ambato, la jaba de botellas de agua sin gas aún cuesta USD2,80 y con gas 3,80.

Para hoy está previsto un operativo de control en Quito.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)