Negocios

¿Cómo protegerse de la inflación?

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
19 de November de 2011 00:04

Al hablar de inflación lo primero que llega a la mente es que los precios de los productos de primera necesidad están al alza.

Aunque es un tema en el que los clientes no tienen injerencia, sí es posible alternar los hábitos de consumo para proteger las finanzas familiares de los altos precios.

Para ello es importante saber lo que en realidad afecta al bolsillo.

Los alimentos constituyen alrededor de la tercera parte de los artículos de la canasta básica de los ecuatorianos y tienen el mayor peso cuando de gráfica la inflación se trata. Hoy está en 8,18%.

Hay que tomar decisiones que no solo consideren el impacto económico sino también el bienestar personal, el estilo de vida.

En una crisis, por ejemplo, la compra de perfume, por más barato que sea, puede generar un alto nivel de satisfacción.

Los consejos a la hora de hablar de inflación no se hacen esperar. En esta ocasión, empresarios, representantes de gremios, asociaciones dan sus puntos de vista acerca de cómo esquivan el problema de la arremetida de precios. A esto se suman sus conclusiones sobre el tema.

Un consejo que se repite es que los usuarios deben ser más cautos a la hora de comprar. No es cuestión de comprar menos, sino de escoger los productos.

En este escenario también hay que tener en cuenta que la inflación reduce el ahorro real de las personas, y también presiona las tasas de interés en los créditos.

Jorge Brito Socio de Deloitte

 ‘En el hogar  comienza  el ahorro’
Para evitar que la inflación afecte el presupuesto familiar, en mi hogar hacemos lo siguiente:  almorzamos menos fuera de casa, optimizamos el uso de los vehículos y no salimos los feriados fuera de la ciudad.

También compramos las películas en lugar de ir al cine y reemplazamos el consumo de gaseosas y bebidas industrializadas por agua filtrada en casa.
 De estas acciones, las que han dado mejores resultados han sido las que tienen que ver con el mejoramiento de hábitos de comida y diversión. Salir de la ciudad de paseo y comer fuera de casa son  cada vez más caros, pero se puede  cambiar de hábitos.

Daniela Rodas Rest.  2do. Muelle

 ‘Se puede buscar otros proveedores’
En el restaurante revisamos constantemente   los precio de los productos alimenticios de primera necesidad. Ellos  han tenido una variación importante este año. Cuando eso sucede buscamos  otros proveedores que ofrecen los mismos  productos  a menores precios. Sin embargo, tenemos  cuidado con el tipo de alimentos que ofrecemos. La calidad es importante a la hora de alimentarse.   
Si hablamos de ahorro, no podemos exponerle al consumidor a productos de dudosa procedencia. La alimentación es cosa de todos los días, pero el usuario también puede ahorrar en productos  suntuarios.

Luis Gómez   Asociación de Tenderos

 ‘Hay que realizar compras en grupo’
Para que los altos precios no sean un impedimento para comprar los productos en mi hogar nos reunimos en familia   y acudimos  a los   mercados mayoristas, donde compramos  los alimentos básicos al por mayor, luego  dividimos  entre los integrantes del grupo.
Así  se ahorra un  porcentaje.
Esta práctica se puede replicar en los barrios. Es mejor acudir directamente a los  productores.   
Lo mejor es promover una relación entre productores, agricultores, pesqueros, junto con las pequeñas y medianas   industrias y establecer convenios de precios  para que los intermediarios no suba los productos.


Corporación Favorita

 ‘Comprar productos en mayor cantidad’
Realizo compras en los sitios  en donde sé que no especulan con los precios, que no me varían el valor  según el gusto del  dependiente.  Es decir,  en sitios donde tienen el precio pre establecido y a la vista del cliente.
Para los precios de productos empacados e industrializados, por ejemplo,  aceite, jabón, etc., me fijo que   el lugar donde estoy comprando no me venda más alto de lo que tiene marcado el Precio de Venta el Público (PVP).  


  Por ejemplo, un aceite de 1 litro puede costar USD 1,50, pero el aceite de dos  litros cuesta  2,70 o sea un ahorro de  0,15  por litro. Igual sucede al comprar paquetes de papel higiénico, es mejor adquirir los 12 rollos y no uno por uno.

 

   

 ‘Comprar productos en mayor cantidad’
Realizo compras en los sitios  en donde sé que no especulan con los precios, que no me varían el valor  según el gusto del  dependiente.  Es decir,  en sitios donde tienen el precio pre establecido y a la vista del cliente.

Para los precios de productos empacados e industrializados, por ejemplo,  aceite, jabón, etc., me fijo que   el lugar donde estoy comprando no me venda más alto de lo que tiene marcado el Precio de Venta el Público (PVP). 


Por ejemplo, un aceite de 1 litro puede costar USD 1,50, pero el aceite de dos  litros cuesta  2,70 o sea un ahorro de  0,15  por litro. Igual sucede al comprar paquetes de papel higiénico, es mejor adquirir los 12 rollos y no uno por uno.

Mónica Vergara   IDE Business

‘La inflación afecta a la tasa de interés’
Manejo un presupuesto mensual detallado, procurando destinar al ahorro al menos el 40% de mis ingresos.
Busco  instrumentos financieros que me ofrezcan una tasa de interés igual o mayor a la inflación y a diversos plazos.
Además, resulta útil diversificar el ahorro y la inversión; por ejemplo, se mantiene una parte en acciones, otra en una cuenta de ahorro simple para cubrir cualquier imprevisto y, si se tiene mayores recursos, incluso se puede comprar bienes raíces que, a largo plazo, aumentarán su valor.

También se puede evitar las compras de pánico, es decir no dejarnos llevar por la noción de que si algo es caro hoy lo será aun más mañana. Esto  genera compras excesivas que solo aumentan la demanda del producto y pueden contribuir a encarecer la aún más. Aunque la inflación es un fenómeno que no está en nuestras manos revertir, sí podemos tomar algunas medidas.Rafael Mayoral    Gerente IPSA

Rafael Mayoral    Gerente IPSA

‘No solo los precios son importantes’

La inflación no  se arregla reduciendo los costos,   porque tiene que ver con hábitos de consumo.   En la vida   hay productos suntuarios que le permiten al consumidor tener mejores condiciones para trabajar. Por ejemplo,  en la época de  la crisis asiática,  uno de los productos más vendidos fue el perfume. Esas compras  se conjugan en la mente del consumidor y tiene que ver con la autoestima.

La  inflación es un problema económico y espiritual, la clave es saber diferenciar. Una persona siempre tiende  a cambiar los productos más caros y puede comprar marcas de mejor precio y de mejor calidad.

Lo difícil es cambiar la comida, pues están condicionadas con el sabor.
Hay que tomar decisiones que no solo vayan por lo económico sino sopesar lo afectivo. Talvez si perdemos algo de poco valor perjudique fuertemente a nuestro vivir diario. La clave es  saber distinguir esos valores.

Wilson Araque  Catedrático

‘Cuatro puntos para enfrentar la inflación’
 
El impacto de la inflación se siente en alimentos. Algo que recomiendo  es evitar la compra de comida preparada. Cocino  alimentos en casa y ahorro por lo menos en un 50%  ya que no  pago  por el servicio de restaurante. Otro de los  mecanismos que aplico   es la compra directa a los productores  de bienes o a los vendedores mayoristas. Cuando se adquiere un producto proveniente de una extensa cadena de intermediarios el precio llega a duplicarse. La asociatividad también es clave ya que la compra al por mayor permite reducir el costo de los productos. Recomiendo, además, revisar los listados de los artículos más inflacionarios a manera de guía.

Patricio Donoso Aso. empresarios

 ‘El ahorro blinda a los consumidores’

El mecanismo que utilizo para enfrentar el incremento de precios es  el  ahorro  mensual de los ingresos que obtengo.  Ello me ayuda  mucho  a comprar solo aquello que realmente necesito  y  genero un fondo a futuro. Este dinero se podrá utilizar en el caso que haya un incremento mayor de costos o pagar artículos o servicios  emergentes.  Considero que se debe ahorrar al menos el  10%  de los ingresos que se obtiene cada mes. En mi caso manejo diferentes porcentajes, de acuerdo con los  ingresos que percibo. Otro de los mecanismos que tengo siempre en mente es   adquirir mensualmente  la menor cantidad de artículos de tipo suntuario.

Felipe Ribadeneira  Pdt. Fedexpor

 ‘Los productos del país son una opción’
Un mecanismo que recomiendo y, lo aplico   para enfrentar la inflación es reducir la compra de productos importados y sustituirlos por productos nacionales. No podría determinar exactamente cuáles  ítems se debe reemplazar  porque eso depende de las necesidades de la familia y de la disponibilidad en calidad. En mi caso he comprobado que  esto   ayuda a reducir los gastos en el hogar.  Otro factor contra el incremento de precios que he aplicado en mi vida diaria  es el ahorro y la reducción de gastos considerados como suntuarios.  Los alimentos de consumo diario, los productos de aseo personal y del hogar deben primar sobre los demás.

Ricardo Flor  Presidente Capeipi

 ‘Hay que optimizar los servicios básicos’
Para evitar que los altos  precios me  afecten compro lo necesario y lo que vamos a consumir en casa. Además manejo el presupuesto ordenadamente.  
Trato de  ahorrar en el consumo de los servicios básicos. Por ejemplo,  si estoy en una habitación, no tengo la necesidad de prender más luces en la casa, también en el consumo de teléfono, se habla lo necesario.

 En mi empresa, Quimicolours, del área textil,  soy  eficiente en el consumo de la  materia prima. Trato de no desperdiciar la tela. No caben los desperdicios  y capacito  a mis  trabajadores  en los procesos internos y de esta manera nos ajustamos a lo que tenemos.

Más consejos
Es recomendable    pagar las deudas pendientes porque el dinero  comienza a rendir menos  y con ello la capacidad de pago. De esta manera pueden subir incluso la tasa de interés.

Reemplazar  productos caros por otros más baratos y de igual valor nutricional. La carne puede sustituirse por el fréjol, ya que ambos productos tienen proteínas similares.


No acuda a  realizar las compras cuando esté con hambre, ya que esto lleva a adquirir artículos que no son necesarios. Lleve una lista donde detalle los alimentos y artículos de limpieza que requiere. 


Adquiera  productos de marca blanca (sin marca o empacados por el punto de venta) . Eso  permite un ahorro del 40% en precios, dependiendo del ítem.
Es recomendable  comprar los productos de mayores tamaños, ya que gramo a gramo son más baratos porque el empaque tiene un costo alto en los productos.

Hay que  evitar realizar compras de productos suntuarios como licores que tengan un precio desmedido o joyas.



Tags
Descrición
Te sirvió esta noticia:
Si (0)
No (0)