El presidente Rafael Correa expresó su 'voluntad' de firmar un acuerdo comercial con la UE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Quito. AFP

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, manifestó el sábado, 29 de marzo, su "voluntad" de firmar un acuerdo comercial con la Unión Europea (UE) distinto de un Tratado de Libre Comercio, que proteja la "producción, el empleo y la soberanía" del país.

"La voluntad es firmar ese acuerdo comercial con Europa, no un Tratado de Libre Comercio, pero no estamos dispuestos a firmar a cualquier costo", dijo Correa en su programa semanal de radio y televisión

El mandatario destacó la importancia de alcanzar un acuerdo con UE, segundo destino de las exportaciones no petroleras de Ecuador, antes de que expiren a finales de año las preferencias arancelarias que concede el bloque comunitario a los productos andinos.

Ecuador también enfrenta el riesgo de perder mercado ante sus vecinos Perú y Colombia, que ya firmaron un acuerdo de libre mercado con Europa, y cuyas ventajas arancelarias podrían restar competitividad a productos clave como el banano.

Las delegaciones europea y ecuatoriana concluyeron el viernes la segunda ronda de conversaciones en Manta, luego de retomar en enero las negociaciones tras una pausa de más de cuatro años.

"Mientras no esté todo negociado nada está aprobado (...), y si firmamos, y algo funcional mal, se puede denunciar ese acuerdo", enfatizó el mandatario.

Correa agregó que el gobierno no cruzará las "líneas rojas" que ha fijado en temas como acceso a mercados, propiedad intelectual, servicios y contrataciones públicas, un sector que al año mueve 10 000 millones de dólares y que, según el gobierno, favorece a pequeños y medianos empresarios, que podrían salir perjudicados en caso de que se abra la competencia a los europeos.

Pero advirtió que no protegerá "ineficiencias" y que propondrá períodos de desgravamiento de 10 años para la industria y 15 para el sector agrícola, para que al cabo de ese plazo estén en condiciones de competir.

Además, anticipó que buscará salvaguardas para corregir desbalances comerciales ya que el país está dolarizado y no puede depreciar la moneda.

Las delegaciones sostendrán en mayo una tercera ronda de diálogos y la negociación podría concluir entre junio y julio, dijo el ministro de Comercio Exterior, Francisco Rivadeneria, durante el programa.

El año pasado, Ecuador renunció a una parte de las preferencias arancelarias que le concedía Estados Unidos -su principal socio comercial- por discrepancias políticas, y compensó a los exportadores por la pérdida de esos beneficios, que alcanzaban los 23 millones de dólares anuales.

Con los europeos, en cambio, el perjuicio económico rondaría los 450 millones de dólares al año.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (1)