Negocios

El precio y la demanda de autos usados suben

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Preocupado 1
Contento 0
21 de September de 2011 00:02

La feria de autos usados de Guamaní, en el sur de Quito, atiende al público cada sábado desde las 06:00. Quienes visitaron la feria el fin de semana pasado se encontraron con dos novedades: los precios de los vehículos habían subido un 10% y la demanda de autos usados también aumentó.

Estos cambios en el mercado, según los vendedores, son producto del incremento de precios de los autos ensamblados en el país y también de los importados.

Los primeros cuestan más porque el Gobierno impuso aranceles para los CKD (partes de autos) entre el 5 y el 18% desde principios de este mes. Mientras que los importados registran variaciones al alza por la depreciación del dolar, principalmente, respecto a monedas asiáticas como el yen.

En Quito se efectúan dos grandes ferias de autos usados. La primera se lleva a cabo en los parqueaderos del Cemexpo, en el sector de Pomasqui, en el límite norte de la ciudad. Y la segunda, en Guamaní, en el sur de la capital.

Esta última ocupa un terreno irregular de seis hectáreas donde cada sábado se exhiben alrededor de 2 000 vehículos. El domingo se reduce a unos 1 800.

Ahí, los espacios son disputados, por lo que los vendedores ganan los puestos dejando los vehículos desde el día anterior.

Ese era el caso de Cristian Zapata, quien tiene un patio de compraventa de carros en Cumbayá.

El sábado llegó a Guamaní, a las 06:00, con un buzo celeste y una camiseta morada sobrepuesta, para protegerse del frío de la mañana. Su objetivo era vender los cinco autos que había dejado la tarde anterior.

Por el servicio de parqueo y vigilancia durante la noche del viernes pagó USD 1,50 por cada auto.

El sábado y el domingo, en cambio, canceló USD 0,50 diarios como derecho para vender sus vehículos en la feria.

La mañana del sábado, el sol era intenso. Zapata sacó un sombrero ovalado de paja toquilla y gafas oscuras. Previamente se colocó abundante bloqueador solar en el rostro.

Luego explicó que septiembre es considerado un mes de ventas bajas, ya que los compradores se preocupan más por los gastos del regreso a clases y no se interesan en cambiar de automóvil.

Pese a ello, la demanda de autos se ha incrementado en estas últimas dos semanas, a raíz del alza de precios de autos nuevos en las concesionarias. Eso también ha movido el mercado de autos usados, reveló el vendedor.

“Antes, una camioneta Mazda BT-50 del 2008 y 75 000 kilómetros de recorrido, ensamblada en el país se comercializaba en cerca de USD 18 500. Ahora la ofertamos en 19 000”, indicó.

En otras marcas como Chevrolet los precios se han mantenido. Una camioneta D–Max turbo diésel, doble cabina, año 2009, se cotiza a USD 24 800. El mismo precio que registró en el 2010, con menor recorrido.

Entre los compradores, la inquietud por los precios también se reflejó el fin de semana.

Mientras un vendedor de helados anunciaba en alta voz los sabores de sus productos, Mario Rubén Uquillas transitaba entre las “calles” de la feria (espacios de tierra de tres metros que quedan entre cada hilera de autos) en busca de una camioneta o un automóvil, pero sin mayor éxito.

El aumento de precios lo ha sorprendido. Para un auto del 2005 tenía presupuestado cerca de USD 8 000. Sin embargo, los vehículos que llenaban sus expectativas bordeaban los 9 000.

“Con estos precios prefiero ver las opciones que me da una concesionaria y ver si mejor me compro un carro nuevo”.

Por las “calles” de la feria también circulaban autos que no alcanzaron a reservar un espacio. Sin embargo, si llamaban la atención de un comprador, los propietarios no tenían empacho en detenerse y mostrar el producto al cliente, aunque los conductores que venían detrás hagan un uso intensivo del pito.

Mientras contemplaba la venta de un Nissan Sentra, el administrador de la feria, Franklin Lozada, contaba que los vehículos de segunda mano han aumentado de precio hasta en un 10%. Pero cree que la mayor demanda es estacional y que se da luego del regreso de la temporada de vacaciones, cuando mucha gente quiere cambiar de modelo de auto.

La tarde avanzaba y también unas nubes negras que anticipaban lluvia. Los comerciantes que no concretaron el negocio dejaron el lugar, seguidos de vendedores ambulantes de ensaladas de frutas, jugos, café y empanadas.

Testimonios

Juan Hidalgo Comprador
‘El  presupuesto para el carro no me alcanza’

Estoy buscando un automóvil modelo Chevrolet Steam del año 98. Tengo un presupuesto de hasta USD 7 000 pero no me alcanza. Por esos autos me piden     USD 7 200 ó 7 5 00. Recorrí la feria  por cerca de tres horas y no he conseguido un mejor precio. Creo que subieron porque los nuevos están más caros. También dicen que es por los últimos impuestos a las llantas.

Manolo Rivadeneira Comprado
‘Veo que los  vehículos usados están caros’

Quiero comprar un Chevrolet Grand Vitara de cinco puertas, del 2003 ó  2004. Para ello tengo presupuestado alrededor de USD 13 000 como máximo. Recorrí la feria, pero un modelo de las características que busco, pero uno  del 2001 me  están ofreciendo en USD 11 500. Veo que los vehículos usados están más caros y creo  que no me va a alcanzar el presupuesto.