24 de March de 2012 00:04

El precio estable de la alcachofa atrae a los agricultores de Carchi

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Medardo Cadena corta una alcachofa de la mata. La pela y enseña el ‘corazón’ de la hortaliza. “Esto es lo que se comercializa en el exterior. Se va enlatada y se vende por gramos”, dice.

El agricultor es el administrador de la Asociación Agroindustrial San Isidro, del cantón Espejo, en Carchi que aglutina a 43 socios. La organización tiene 27 hectáreas cultivadas de esta hortaliza que es relativamente nueva en la producción local.

Los agricultores de San Isidro recuerdan que Francisco Noboa, funcionario de la Industria Nacional Agroexportadora (Inaexpo), una empresa adjunta a Pronaca, les vendió la idea de cultivar la planta. Fue hace dos años.

César Quintero, un campesino de San Isidro, por ejemplo, recuerda que la idea le pareció uno más de los proyectos que se impulsan, pero que no prosperaría. “Antes nos invitaron a producir cebada, pero ese plan fracasó”.

Esto no ocurrió con la alcachofa: se arriesgó. Se anotó entre los interesados para recibir plantas, abono y asesoramiento de Inaexpo. Ahora, como todos los productores de alcachofa de Mira, Espejo y Bolívar, él entrega su cosecha cada miércoles en La Botijuela, un centro de acopio en El Ángel, cabecera cantonal de Espejo.

En el terreno de la Asociación, ubicado en la parroquia 27 de Septiembre, en el sector de Ingueza, se realizan tres ciclos de producción: se cultivan 9 hectáreas en cada etapa. “Sacamos de 10 000 a 12 000 kilos semanales”. El producto se entrega a Inaexpo y luego al exterior.

Según datos de Inaexpo, al principio del proyecto se importaban 100 libras de semilla, ahora suman unas 1 000 libras al año. Estas a su vez se distribuyen entre los agricultores de Carchi y de Cotopaxi, a quienes la empresa compra toda su producción. Solo el 1% se queda en el país.

La existencia de un mercado garantiza el desarrollo del cultivo de la alcachofa en esta provincia de la Sierra norte. Por la naturaleza de la hortaliza, para desarrollarla, se necesita de terrenos profundos, con suelos arcillosos o arenosos en una altitud comprendida entre 2 200 y 3 150 metros.

El ingeniero agrónomo Santiago Andrade, especialista en este cultivo, dice que la alcachofa es una excelente planta de rotación, porque permite la siembra de otros productos como alfalfa o papa. Una de las causas es que, al tener raíces profundas, la tierra se afloja. Además puede ser utilizado como potreros.

Otra de las ventajas del cultivo, dice el experto, es la capacidad para regenerarse, lo que permite que no se pierda totalmente el sembrío en caso de que se presente una helada, caída de ceniza o intensas lluvias. “La planta de alcachofa puede renovarse. Luego de tres meses se puede obtener otra cosecha sin sembrar nuevamente”, agrega Andrade.

Jairo Herrera, socio de la Asociación San Isidro, cuenta que la producción empezó en el 2010. En el país hay dos variedades de alcachofa: Imperial Star y Madrigal. La primera cosecha se hace a partir de los cinco meses, luego se la maneja por podas. En San Isidro, las recolecciones se realizan semanalmente: martes, miércoles y jueves. Esta planta es reconocida, además, por su alto poder alimenticio. Posee vitaminas A, B y C. Proporciona calcio y hierro.

Hace 12 años, el Ecuador exportó 22 millones de kilos de alcachofa partida en conserva, mientras que desde el 2007 la cifra subió a 114 millones de kilos; la principal causa es la demanda generada en países como España que fue el primer importador.

Los cuidados

Para la fumigación de los cultivos se aplican los productos de sello verde. La hortaliza es considerada ideal para curar enfermedades por ser muy saludable.

Es de tipo palmito. Se lo puede consumir crudo o cocinado.

Las plantas para la siembra  se compran en la Compañía de Pilones La Victoria, Pilvisa, que es una pilonera ubicada en Lasso, provincia de Cotopaxi.

El principal  enemigo de la  planta  es la mosca negra,  también  conocida como  la Cuca. Los insectos atacan a los frutos y no les permiten  desarrollar, lo cual hace perder la producción.


Ensalada de alcachofa

Ingredientes para 6 personas

2 ajos cortados en tajas
2 tomates riñón cortados en cuadrados
1 limón para escurrir
2 cucharadas de aceite
2 panes blancos rallados
2 alcachofas partidas en mitades

Preparación

Primero se preparan las alcachofas, restregando el limón, para que no se ennegrezcan. Se las pone a cocinar con dos dedos de agua, añadiendo los ajos cortados, los tomates, el limón, el aceite, y el pan rallado (una cucharadita por cada alcachofa). Se cocina todo en 20 minutos en olla a presión. Recuerde que no debe exceder el tiempo de cocción porque el  alimento pierde sus nutrientes. Sírvalo acompañado  de papas o con su platillo favorito.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)