19 de February de 2010 00:00

Las plagas, con más controles en el agro

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Guayaquil

Las plagas, hongos y gusanos empiezan a multiplicarse en el campo por el invierno. Los cultivos de maíz, arroz, soya, caña de azúcar y banano son los más afectados, pues con el exceso de agua proliferan las plagas. Si no los protegen con los agroquímicos, se dañarán.

Eso lo sabe Agustín Morán, productor de maíz en Balzar, quien tuvo problemas con el 15% de sus cultivos distribuidos en 40 hectáreas que se afectaron con la langosta (gusano que destruye las hojas). “He realizado cuatro fumigaciones para que no contamine al resto del maíz. He puesto de todo para que no se propague el gusano.”

Eso se repite con los cultivos de arroz, donde se intensifican los controles de plagas y maleza. En los arrozales, las plagas que más se multiplican son el gorgojito, sogata, minador y gato mozo.

En las bananeras, en cambio, se propaga el hongo de la sigatoka negra, que afecta a los niveles de productividad de los racimos. Luis Angulo tiene 10 hectáreas en la zona de Bocatoma (El Guabo) y contó que ahora debe gastar tres veces más para evitar que el hongo se multiplique en las plantaciones.

“La sigatoka está en el ambiente pero puede ser controlada con ciclos de fumigación, aunque ahora se deben aumentar los ciclos para que no tome fuerza”.

Según José Guamán García, gerente de cultivos de Bayer en la Costa, los controles en el campo son claves en invierno para que los agricultores logren cosechas adecuadas. Caso contrario, el rendimiento puede bajar hasta un 20%. “La asesoría y las visitas de técnicos en cada cultivo pueden prevenir daños en las plantaciones. La dosis y el uso de los insecticidas de alta eficacia pueden controlar las plagas, raspadores y chupadores en los cultivos de arroz y maíz”.

Por ejemplo, dice Guamán, para controlar la langosta se debe aplicar un insecticida que le afecte a su sistema nervioso, eso impedirá que se desarrolle.

Pero Mario Julan, arrocero y maicero, sostiene que los pequeños productores como él no pueden aplicar las dosis correctas por la falta de fondos. “Los grandes agricultores tienen asistencia técnica y precios especiales. Al pequeño le sale caro”.

Guamán explicó que los pequeños campesinos pueden organizarse y asociarse para recibir los mismos servicios en el campo y con asesorías.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)