29 de July de 2011 00:02

Los pequeños créditos aumentaron en 25,2%

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Alrededor del mundo, 300 millones de microempresarios no logran acceder al sistema financiero para obtener recursos. En América Latina son 12 millones. “Por lo tanto, hay un negocio de USD 300 billones que no está siendo cubierto por el sistema financiero mundial. Llegando a esos potenciales clientes se los ayudaría mucho a mejorar su situación”.

Ese fue el panorama que describió Sebastián Paredes, presidente ejecutivo del DBS Bank Hong Kong, la noche del pasado miércoles durante una conferencia sobre el presente y futuro de las microfinanzas. La charla se dio con motivo del aniversario 105 de Banco Pichincha.

En ese escenario, el sector de las microfinanzas en el Ecuador ha tomado también un auge, ya que, según el reciente reporte de la Superintendencia de Bancos, hasta junio pasado este segmento movilizó USD 1 048 millones, es decir, 25,25% más que lo registrado en el primer semestre del 2010.

Para Marín Bautista, gerente general de la Caja Central Coperativa Financoop, este año el sector microfinanciero ha experimentado una reactivación importante. “Nosotros somos una financiera de segundo piso, que agrupamos a 92 cooperativas de primer piso. Sumamos tres millones de clientes en todo el país. Y durante este año ha aumentado en un 10%, nuestro nivel de cartera subió entre 18 y 20%”.

La justificación de este dinamismo, según Bautista, es que hay más dinero en la economía y las personas desean hacer productivo su dinero, principalmente en actividades comerciales, productivas rurales y artesanías.

El Banco Nacional de Fomento (BNF) también coincide con esta tendencia, ya que en su portafolio de créditos, la mayor parte está destinada a comercio y servicios.

Fernando Pozo, gerente general del Pichincha, ve también un gran dinamismo en las microfinanzas. “A través de Credife, durante 12 años hemos logrado concentrar 200 000 clientes de microfinanzas. Y desde hace dos años que implementamos nuestros créditos comunales hemos llegado a 70 000 clientes más”.

Sin embargo, pese a las cifras positivas, para clientes como el pequeño productor Fabián Cargua, “los montos son mínimos y eso no ayuda mucho a mejorar los volúmenes de producción”.

Por ello, Paredes señala que hay que buscar un modelo para que esos créditos puedan llegar a montos, incluso, de USD 20 000.

Algunas críticas

Los clientes todavía consideran como menores los créditos que se otorgan. María Esther Andrade, dueña de una tienda, por ejemplo, solo ha podido acceder a un crédito de USD 2 000 y ella quería al menos USD 5 000 para ampliar su negocio.

Las tasas de interés son otro punto que clientes como Pedro Villagómez, propietario de un local de venta de comida, ven con recelo. Pero los banqueros explican que la fórmula es que a mayor riesgo, mayor tasa.

Los trámites y la documentación exigida es otra de las incomodidades que mantienen los clientes más pequeños.

[[OBJECT]]

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)