Menos variedad de productos en percha afecta al comprador

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Carolina Enríquez.  Redactora.

Los jabones antibacteriales y de baño importados son los productos que más escasean en farmacias y otros negocios que venden artículos de higiene.

Esta situación se registra desde el pasado diciembre, cuando entró en vigencia la Resolución 116 del Comité de Comercio Exterior (Comex), que establece el control previo de importaciones para 293 partidas arancelarias y la obligatoriedad de presentar una serie de certificados de calidad.

En la farmacia Santa Marianita Nº3, ubicada en el centro norte de Quito, los jabones de las marcas Palmolive, Protex y Rexona, tanto en líquido como en barra, llegan en cantidades limitadas. "Nos están viniendo, además, con nuevos precios. Antes las barras estaban en USD 0,60 y ahora en USD 0,80. Los Dove y Johnson -que también faltan- siempre han ­sido un poquito más caros", dijo Cristina Espinosa, dependienta del local.

Allí, por ejemplo, en cada pedido solicitaban tres cajas. Ahora les llega una caja con 24 jabones surtidos. Mientras que la farmacia Mega Botikas, en el norte de la ciudad, pedía a la semana 300 jabones y ahora le llega menos de la mitad.

Por su parte, los usuarios de supermercados y tiendas aseguran que ya no encuentran todas las variedades de champú y acondicionador de Dove.

Este Diario buscó la versión de Unilever, empresa importadora de varios de estos productos, pero no hubo una explicación. Su agencia de relaciones públicas dijo que esta vez no hará pronunciamientos por lineamientos de tipo regional.

Ya el pasado 20 de marzo, la compañía había indicado que la falta de productos es un tema coyuntural y que con el transcurso de los días los consumidores tendrían todos los artículos de su portafolio.

Sin embargo, las dificultades para acceder a ellos persisten. Lo propio sucede, según los dependientes de farmacias, con otros artículos de higiene.

Edison Guangasi, de Mega Botikas, explicó que han bajado las entregas de paños húmedos y pañales importados.

En otros negocios se explicó que la entrega de leches de fórmula Enfamil es irregular.

Los clientes de supermercados también contaron a este Diario que no encuentran algunos productos, como salmón congelado y variedades de acondicionadores para ciertos tipos de cabello, lo cual les ha obligado a comprar lo que hay.

Y lo que sí hay en mayor cantidad son productos nacionales, entre ellos, repuestos de jabón líquido, limpiadores y varias ceras para pisos.

De hecho, la idea del Gobierno con la restricción de importaciones es impulsar la industria nacional. Como parte de este proceso, hace dos semanas autoridades del Ministerio de la Producción se reunieron con los representantes de los supermercados para acordar que se promocionen en las perchas más productos locales.

Uno de ellos es Corporación La Favorita, que en un correo electrónico resumió que su política siempre ha sido promover los productos nacionales. "Mantenemos espacios para impulso del producto nacional, exhibiciones especiales y destaque en percha de 'Elija Productos Ecuatorianos' 'Elija lo mejor, Elija lo nuestro'. Con mayor razón ahora, que nos vemos afectados por estas medidas". En relación con esto último, la empresa reconoció que sí registra la falta de algunos productos, los cuales, por ahora, no han podido ingresar al país. Sin embargo, dijo que el tema se está solucionando.

En donde aún no hay solución es en la importación de productos de belleza y de peluquería, según lo reconocen comercializadores como Daniel Mendieta, dueño Almacenes Mendieta, en el Centro de Quito. "Desde diciembre, que empezó esto, calculo que hemos perdido unos USD 4 000 por mes, porque son productos que salían a diario. La gente viene a comprar, hasta de lugares lejanos, y como ve que no tenemos o que les ofrecemos menos de lo que piden, se van".

Aquí lo que más hace falta son químicos para permanentes y alisados, tratamientos para el cabello, tintes, etc. Los artículos de la marca Alfaparf, por ejemplo, han desaparecido del mercado, dice Mendieta.

Otros productos que también faltan son los esmaltes de marca Masglo, que son los de mayor demanda en Quito.

Ante esta situación, los comercializadores han exigido respuestas de los importadores, pero estos solo les han indicado que los productos se encuentran en los puertos de origen o en los contenedores de Aduana. La nacionalización toma tiempo debido a la demora para reunir la documentación requerida para el caso.

De ahí que en las perchas solo comercializan el inventario que contaban o los productos que no reportan inconvenientes para el ingreso al país.

Los usuarios están reclamando la falta de los mismos. María de los Ángeles A., por ejemplo, asegura que no puede encontrar un desmaquillador bifásico de L'Bel. Ella comprobaba el artículo por catálogo, pero desde hace dos campañas la vendedora le dice que no está llegando por las restricciones.

A otros usuarios les llama la atención que en ciertos locales les digan que por el tema de importaciones falten productos que no estaban en la Resolución 116, como lágrimas naturales, colirios, ropa y medicinas.

En contexto
Aproximadamente 400 empresas han firmado convenios con el Régimen para producir en el país o comprar insumos a proveedores nacionales. Esto les han permitido tener facilidades para importar, por un tiempo determinado, sus ítems.

[[OBJECT]]

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)