12 de March de 2010 00:00

La mayoría de préstamos no se concreta

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Negocios

A dos meses y medio de haberse iniciado el año, el financiamiento del Presupuesto todavía sigue siendo una incógnita. Tanto el ministro Coordinador de la Política Económica, Diego Borja, como la ministra de Economía, María Elsa Viteri, evaden hablar sobre el tema y, cuando se les consulta, responden que los recursos saldrán “de los organismos multilaterales y del apoyo de grupos amigos”, sin especificar montos ni fechas.

Un estudio del Grupo Faro, que sigue las cuentas fiscales, señala que para equilibrar en estos momentos el Presupuesto se requieren créditos internos o externos por USD 3 876 millones. “De este monto, USD 1 655 millones provendrían de endeudamiento con bonos del Estado, USD 1 559,2 millones de créditos de organismos multilaterales y, el resto, unos USD 661,8 millones, se financiarían con créditos de gobiernos amigos y de organismos gubernamentales”, dijo Carlos Díaz, director de Gobernanza de lo Público del Grupo.

Pero para el analista Marcos López, conseguir préstamos en estos momentos no es una situación fácil ya que “somos un mal sujeto de crédito y por lo tanto las condiciones que nos pongan van a ser muy duras. El Gobierno debe enfrentar condiciones difíciles en el mercado, tras la renegociación de los bonos Global 12 y 30. Si bien eso redujo el peso de la deuda, en la práctica se cerraron las puertas para el financiamiento público”.

Según el catedrático Juan Carlos Jaramillo, “pese a que el Gobierno ha anunciado que sí conseguirá los recursos, es necesario aclarar que todo requiere de un tiempo. En el caso de los multilaterales, estos organismos dan plata para proyectos y analizan el nivel de riesgo de inversión. En el caso de los países amigos que menciona el Gobierno, aún no se concreta nada. Con China, por ejemplo, la negociación dura casi un año y no hay nada claro”.

Por lo que los analistas ven al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) o al no pago de la deuda externa (argumento que ha señalado el presidente Rafael Correa en varias oportunidades) como las formas de financiarse.

“Si bien un potencial comprador de bonos puede ser el IESS, no es tan sencillo porque los fondos para entregar créditos a sus afiliados pueden verse reducidos. Además, bajo la lógica de las inversiones, se vuelve riesgoso que el IESS coloque sus recursos mayormente en un solo emisor y que vuelva a caer en mora, como ocurrió hace 10 años”, dice Díaz.

Y, en cambio, la sola posibilidad de entrar nuevamente en moratoria de la deuda, hace que los inversionistas sientan temor, tal como lo mencionaron semanas atrás las calificadoras de riesgo internacionales Standard & Poor’s y Fitch. “Aunque el Gobierno minimice, por ejemplo, el hecho de haber sido incluidos en la lista del GAFI, en la realidad el impacto sobre la atracción a la inversión es grave. La imagen del país en el exterior es mala”, finalizó López.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)