25 de February de 2012 00:04

Más opciones para deducir los gastos

valore
Descrición
Indignado 2
Triste 2
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 1

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Dos simples palabras introducidas en el artículo 34 del Reglamento para la Aplicación de laLey de Régimen Tributario Interno, emitido a finales del año pasado, han abierto un abanico para la deducción de gastos personales del Impuesto a la Renta (IR) 2012.

Hasta el 2011, la autoridad tributaria definía los deducibles del IR en base a una tabla desagregada por cada uno de los rubros (salud, educación, vestimenta, alimentación y vivienda) y decía que estos eran “exclusivos” para este fin. Pero desde este año, al reemplazar la palabra “exclusivamente” por “y otros”, el abanico de deducibles se amplió.

Según explica Pablo Aguirre, consultor de PwC Asesores Empresariales, con esta definición se abre un amplio espectro dentro de los deducibles. “Por ejemplo, si dentro del rubro educación, se podía exclusivamente deducir matrículas, útiles escolares, uniformes, entre otros, ahora , no solo que los puede deducir, sino que puede agregar otros que pueden entrar en la categoría. El problema que se abrió es quién define qué es deducible y qué no”.

El asesor tributario Francisco Maldonado señala que esto puede dar pie a múltiples errores entre los contribuyentes y una serie de procesos más engorrosos. “Digamos que alguien considera que cierto gasto es deducible y a la autoridad tributaria no le parece; eso va a dar más dolores de cabeza en la proyección de gastos y en la declaración del anexo y del IR”.

El director del Servicio de Rentas Internas (SRI), Carlos Marx Carrasco, tampoco dejó claro quién decide ello. “El buen criterio y la buena fe lo definirán. De pronto la gente podrá decir ‘esto también es gasto y por qué no me ponen’. Bajo esa consideración se rebajaría poco a poco el IR hasta que quede en cero y no se trata de eso. En definitiva, no hay mucho que interpretar, hay que aplicar”.

¿El pago de servicios básicos (agua, luz, teléfono) es deducible? Para usted puede ser que sí, porque es un gasto en el que incurre dentro de su vivienda. Pero para la autoridad tributaria no.

¿Si está excedido de peso y toma medicamentos para bajar, se le deduce? Depende, si es por un tema de salud, sí. Caso contrario, no, según el Director del SRI.

¿El consumo de Internet es deducible? Depende. Si lo aplica para educación, quizás sí.

Lo único claro es que este año tendrá una ardua tarea...

Las líneas básicas para   deducir los gastos del Impuesto a la Renta

La proyección de   gastos personales la debió haber entregado a su empleador o a la autoridad tributaria (en caso de no ser contribuyente en relación de dependencia) en enero de este año.  

Allí debió   haber incluido sus estimaciones totales  sobre lo que va a gastar a lo largo del año en cinco rubros: alimentación, educación, vestimenta, vivienda y salud.  

Como la nueva normativa    establece otros  rubros deducibles, a su propio criterio, muy  posiblemente  no los tomó en cuenta para la realización de su  proyección. No se preocupe, recuerde que en octubre puede ajustar la proyección.  

Así que   junte todas las facturas y notas de venta que usted considere que son factibles de deducción y súmelos a su reporte de gastos de octubre.

Recuerde que  la deducción  de gastos personales no puede  superar el 50% del total de los ingresos gravados y en ningún caso debe ser  mayor a 1,3 veces la fracción básica desgravada de Impuesto a la Renta (IR).

Para este año,   la autoridad tributaria  permite un máximo de deducciones por USD  12 636. Únicamente en los gastos pertinentes a salud usted podrá deducirse todo ese monto.

En lo que se refiere   a gastos en los otros cuatro rubros (alimentación, vivienda, vestimenta y educación), solo lo puede hacer hasta 0,325 veces  la fracción básica desgravada. Es decir, para cada rubro, un máximo de USD 3 159.
 
También se incluyen   los gastos de su cónyuge o conviviente e hijos menores de edad con discapacidad, que no perciban ingresos gravados.

Una idea general de lo que se puede  deducir como gastos personales este año

En educación,   se puede deducir  matrícula y  pensión en todos los niveles  educativos, los útiles y textos escolares, los uniformes y los servicios de centros de cuidado infantil.

Lo que se añade    de manera segura como gastos deducibles en educación es la compra de aparatos de computación. Podría deducirse también los gastos en   transporte escolar y el alquiler de internet.

En vivienda    puede deducir de forma segura el arriendo de un único inmueble, los intereses de préstamos hipotecarios y los impuestos prediales.

Queda a criterio   de la autoridad tributaria si le permite la deducción del pago de mantenimiento en  un condominio,   la pintura  utilizada para mejorar  su vivienda, los pagos por  plomería y cerrajería y los pagos de una empleada de limpieza.

En salud,   los gastos permitidos para deducir hasta ahora son los servicios de salud, el pago de honorarios médicos, los medicamentos y los costos de la medicina prepagada.  

Se podrían deducir   todos los gastos que usted pueda comprobar que beneficiará a su salud como medicinas o terapias para conservar o bajar de peso, cremas de protección de la piel, entre otros.

En vestimenta,   usted podrá deducir los gastos incurridos en la compra de  cualquier tipo de prenda de vestir. Continúa sin incluirse los accesorios como carteras, correas, joyas...

En alimentación,   los deducibles siguen siendo los ya conocidos: compras de alimentos para consumo humano, pensiones alimenticias,  sustentadas en resolución judicial y consumo en restaurantes.


Tome en cuenta

Si usted no realizó   proyección de gastos personales en determinado año, pero conservó las facturas y notas de venta, puede acercarse al
Servicio de Rentas Internas (SRI) y llenar una solicitud, como si se tratara del ejercicio actual. Si el valor que le descontó el empleador por IR fue mayor a lo que debía hacerlo, puede solicitar devolución.   

En el caso de   que haya realizado una subestimación de su proyección de gastos  puede solicitar a la autoridad tributaria que le devuelvan los valores. Esto lo puede hacer hasta tres años después de la fecha en la que realizó dicho ejercicio. Es decir, si pagó IR en exceso en el 2008, debió reclamar hasta el 2011.  

Si   es una persona  en relación de dependencia, la responsabilidad por subestimar o sobrestimar los gastos es suya. El empleador no es responsable. Si en el transcurso del año, usted sufre un accidente, por ejemplo, y son gastos no proyectados, usted puede entregar al empleador un nuevo formulario y cambiar la proyección. No necesariamente debe ser en octubre.  

Para solicitar     la devolución, usted deberá llenar el formulario de “Solicitud de devolución de pago en exceso” (701-A) o simplemente una comunicación de reclamo de pago en exceso. Además, debe especificar su número de cuenta para la asignación de los valores.   

Y no olvide adjuntar   una copia de la libreta de ahorros, estado de cuenta corriente a nombre del contribuyente o su cónyuge, copia de la cédula de identidad y papeleta de votación actualizada, copia de los comprobantes de retención en la fuente y copia del formulario 107.  


Errores comunes   de los contribuyentes

Los valores   de sus notas de venta o facturas que   respaldan las   deducciones deben considerar únicamente el costo del bien o servicio adquiridos, es decir no se debe incluir el valor del Impuesto al Valor Agregado (IVA) o el Impuesto a los Consumos Especiales (ICE).

Las facturas  y notas de venta deben registrar claramente el número de dicho documento, la autorización del Servicio de Rentas Internas (SRI), el nombre del cliente, el número de cédula y la dirección del comprador. Si alguna de ellas falta, el documento se invalida. También si tiene enmendaduras, tachones.

Adicionalmente,   dentro de la factura o nota de venta debe constar una desagregación exacta de la compra del contribuyente. Es decir, en el documento debe detallarse el artículo o servicio que adquirió y el precio unitario y total. Caso contrario también se anula.

Muchos contribuyentes  acostumbran a incluir facturas o notas de venta cuyo desglose de compra simplemente dice “gastos médicos” o “compra de comida”, por ejemplo. Eso también es rechazado por la autoridad tributaria como un documento válido para la deducción.     

No olvide que   es su  obligación  conservar estos  documentos por al menos siete años. De igual manera los registros del empleador. Esto porque el Fisco puede eventualmente cruzar la información recibida.

Es más común de lo que   se imagina que las facturas y notas de venta se anulen por malas sumas realizadas en los montos totales o por fechas que no corresponden, por desajustes en las máquinas. Aunque es engorroso, revise bien todos estos datos antes de dejar el local.     

Las  sobrestimaciones  de los gastos personales le pueden ocasionar problemas con  la autoridad tributaria. Y también a su empleador. Si el Fisco detecta que usted incurrió en esta falta estará sujeto a sanciones

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (15)
No (4)