La libertad para elegir

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 0
Xavier Basantes R.   Editor del Semanario Líderes

 Algo que era previsible, ya ocurre en las perchas de las tiendas y supermercados: las marcas de algunos productos con sello extranjero escasean y se aspira que en los próximos días o semanas sean reemplazados por los artículos elaborados en el país.

En esas circunstancias, el consumidor deberá esperar a que el industrial ecuatoriano sustituya las importaciones con su oferta, pero se trata de un proceso que no se produce de la noche a la mañana.

Mientras eso sucede, el Gobierno invita a "consumir lo nuestro", " avalorar la producción nacional", en definitiva, "a acostumbrarse a lo que hay".

Si bien es importante que la industria ecuatoriana tenga más participación en el mercado (con base en productos de calidad y con precios competitivos), también es necesario y sano para un ambiente de competencia, que el consumidor tenga opciones para escoger. En síntesis, que tenga la libertad de elegir.

Este cambio en el libre juego de la oferta y la demanda deja al menos tres lecciones.

La primera. El Ejecutivo pudo haber desarrollado un proceso paulatino y no abrupto, para que las empresas se preparen en este proceso.

La segunda. Al haber menos competencia en el mercado, el consumidor pierde, porque sus gustos y preferencias deberán ajustarse a una nueva oferta y con pocas marcas.

La tercera. Una de las leyes básicas del mercado es que a menor competencia, más riesgo de que los precios suban. Es decir, una inflación al alza.

En reiteradas ocasiones, los voceros gubernamentales han dicho que la razón de ser de estas medidas son para evitar la salida de dólares; para controlar la balanza comercial.

Pero lo que se adquiere en el extranjero no solo son productos de uso personal o alimenticios. Hay otros rubros que se importan y que debieran ser analizados con más atención, como son los combustibles. El tema de subsidios es de suma importancia económica, pero de mucha sensibilidad política; pero, por ahora, no figura en la agenda.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)