16 de July de 2010 00:00

Un leve aumento de la oferta de trabajo

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Negocios, Guayaquil, Cuenca, Sierra Centro y Machala

Álvaro Méndez es dueño de una pequeña empresa metalmecánica en Quito. Fabrica puertas, vallas, rejas, etc. y hasta abril, lo hacía solo. Pero ese mes decidió contratar dos operarios para que le ayuden. “Aumentaron los pedidos. De seis que tenía al mes, subieron al doble. Necesitaba ayuda”.

Decisiones de empresarios como Méndez son las que han permitido la reducción de la tasa de desempleo del 9,1% en el primer trimestre del 2010 al 7,7% en el segundo, de acuerdo a los datos del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC).

Según René Ramírez, secretario Nacional de Planificación y Desarrollo, 75 000 personas dejaron de ser desempleadas entre el primero y el segundo trimestre de este año. De estas, 62 000 tienen empleos a tiempo completo.

La mayor cantidad de plazas de trabajo las generó el sector comercial. En Quito, por ejemplo, la bolsa de trabajo de la Agencia Municipal de Desarrollo (Conquito) colocó a 148 personas en ventas y comercio.

La Corporación La Favorita, dueña de Supermaxi, incrementó su personal en un 2,46%. De acuerdo a datos proporcionados por la empresa, el mayor número de colocaciones se produjo en mayo por contratos de verano en la Sierra y por la apertura de un nuevo local en Portoviejo.

Otro de los sectores de mayor demanda de trabajadores es el de la construcción. Solo en la Red Socio Empleo, bolsa de trabajo a cargo del ministerio de Relaciones Laborales, durante el último trimestre el número de contrataciones de obreros se incrementó a 150 semanales, de las 80que se producían en meses anteriores.

Asimismo hubo un crecimiento del empleo en el sector de la manufactura, principalmente en las fábricas donde se producen textiles y artículos de cuero.

Una de las ciudades que más ha visto reducir su tasa de desempleo, según las autoridades, es Guayaquil. Por ello, empresarios que negocian con sus pares guayaquileños afirman que hay mayor actividad comercial.

Ese es el caso de Francisco Rodríguez, quien tiene una sucursal de venta de ropa en el Puerto Principal. “He tenido que contratar dos personas más. En realidad, las mismas que despedí el año pasado. Hay más pedidos”.

Sin embargo, no todos ven claras las cifras del Gobierno. “Si el INEC publicó que la tasa de desempleo cayó en 1,4 puntos porcentuales en el segundo trimestre, la reducción debiera ser drástica. Y eso no lo hemos visto en tres años y medio”, indica Eduardo Peña, presidente de la Cámara de Comercio de Guayaquil.

Incluso, Xavier Suárez, despachador de Aduanas, ha visto una reducción de personal entre los auxiliares, debido a la complicada situación económica. “A Guayaquil y al país entero le hace falta impulsar la inversión extranjera. Con ello se generaría mayor mano de obra y se reactivaría la industria proveedora de materia prima como polietileno, PVC”.

En Cuenca, el desempleo en cambio subió. Según el analista Marcelo Vásquez, esto se explica porque mucha de la gente que perdió su trabajo optó por una economía informal. “Por ello se evidencia cada vez más la presencia de vendedores ambulantes en las calles de la capital azuaya”.

Uno de ellos es Santiago Neiva, quien vende cuadros en el centro histórico y es una de las 240 personas que integran la Asociación de Comerciantes Autónomos 9 de Enero, fundada hace seis años.

“En los últimos meses hubo cada vez más gente que deseaba ser parte de la Asociación para poder trabajar en las calles”. Actualmente hay 14 interesados al mes que solicitan el carné que les autorice expender sus productos.

Otros comerciantes como Raúl Godoy, quien vende helados en el parque Calderón, atribuye el incremento de la informalidad a la crisis. En la Asociación de Comerciantes 22 de Marzo cada día aumenta el número de personas que quieren integrarla.

Entre los informales están colombianos, peruanos e incluso migrantes que retornaron al país desde EE.UU. y no logran encontrar un empleo fijo, muchos incluso están desempleados.

En Ambato hay más puestos

En Ambato, el desempleo registra una de las cifras más bajas del país: 3,2%. Neida Vásconez, directora ejecutiva de la Cámara de Industrias de Tungurahua, afirma que en la provincia han subido las fuentes de trabajo en la industria textil y de calzado.

Vásconez señala que esto se debe a la implementación de las salvaguardas para la industria nacional, que restringió las importaciones. En enero 22 del 2009 el Gobierno, bajo la resolución 512, aumentó los impuestos a los artículos importados.

Además, la dirigente comentó que a través de estás empresas se generan otros empleos indirectos como la compra de insumos y la venta en las distribuidoras.

Para Patricio Días, propietario de la curtiembre Tendería Días, la explicación se da porque en el último año la mano de obra creció debido al creciente número de pedidos. “Hemos tenido que contratar 5% más de personal”.

Por su parte, Juan Carlos Rodríguez, gerente de Ventas de la empresa de calzado Gamo’s, durante el 2010 ha permitido el ingreso a trabajar en su fábrica de más de 50 personas. Para el empresario esta situación también es producto de las salvaguardias.

Auge constructor en Machala

En Machala, la baja del nivel de desempleo se atribuye a una reactivación temporal del sector de la construcción y a un desplazamiento del trabajo informal foráneo hacia uno formal.

Ángel Pulla, ex presidente de la Federación de Cámaras de la Producción de El Oro, cree que la construcción de mega proyectos urbanísticos en la ciudad y sus alrededores está demandando gran cantidad de trabajadores.

Además, los controles ejecutados contra el trabajo informal de peruanos en bananeras y camaroneras, están dando los resultados esperados. “La mano de obra peruana, más barata había desplazado a la local. Eso se veía mucho en las bananeras”.

Por otro lado, en el sector camaronero se considera que si bien la informalidad laboral se está controlando, en la producción del crustáceo no se ha notado una recuperación del empleo. “Los obreros peruanos que trabajan en las camaroneras no llegan al 5% de la mano de obra del sector.

Sin embargo, su ausencia no significa que se esté contratando más trabajadores locales”, mencionó Rafael Córdova, vicepresidente de la Cámara de Productores de Camarón de El Oro.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)