23 de March de 2010 00:00

La inversión en la banca pública puede quedar sin base legal

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Negocios

El proyecto de reforma a la Ley de Régimen Monetario dejará sin piso la posibilidad de que el Banco Central (BCE) siga invirtiendo la reserva monetaria en la banca pública.

La propuesta enviada por el Ejecutivo a la Asamblea plantea que se derogue el artículo 2 de esta legislación, el cual sustenta este tipo de inversión.

Desde el 2000, esta Ley dispuso que los depósitos del sector público, que forman parte del tercer sistema de Operaciones que maneja el Banco Central, se inviertan en el exterior.

Actualmente, los niveles de inversión en el exterior por parte del Estado llegan a casi USD 5000 millones, según el BCE.

En diciembre del 2008, el literal C de este artículo fue reformado por la Asamblea, mediante la Ley de Creación de la Red Seguridad Financiera.

Con este cambio se permitió a la entidad invertir en instituciones “residentes” en el país, es decir, en los bancos públicos. Y también ordenó la transferencia de los bonos AGD al Ministerio de Finanzas a valor cero.

Con base en esta última reforma, el 24 de septiembre del 2009, el Directorio del BCE emitió la regulación 2000-2009, que norma la inversión doméstica, es decir, dentro del país.

Casi tres meses después, entre el 10 y 11 de diciembre de 2009, arrancó la colocación de USD 865 millones en la banca estatal y las finanzas populares.

Los técnicos del BCE, mediante un informe de 23 páginas entregado a la Comisión de lo Tributario, explicaron que el objetivo de esta administración es invertir “en instrumentos financieros emitidos por residentes”.

Por esta razón piden que la redacción concerniente al sistema de Operaciones debe mantener este principio.

Incluso, añaden que este tipo de inversión implica que no necesariamente todos los activos de este sistema son disponibles inmediatamente. Esto debido a que el Central invirtió sus recursos a tres y ocho años plazo.

Esto, a su vez se contrapone con el principio de liquidez que obliga al BCE a invertir las reservas en instrumentos que se hagan líquidos de inmediato.

Para el académico Roberto Mosquera, el principio de contar con reservas líquidas implica que el Banco Central esté en capacidad de devolver inmediatamente los recursos a sus dueños en caso de una emergencia o crisis.

Pero en vez de buscar un respaldo líquido para estas inversiones, los técnicos del Central proponen que el sistema de Operaciones se fusione con el de Otras Operaciones.

Y de esta forma se elimine el descalce que actualmente tiene el sistema de Operaciones.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)