29 de May de 2010 00:00

La feria tsáchila pierde USD 8 000 semanales por la aftosa

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Santo Domingo

La Agencia Ecuatoriana de Aseguramiento de Calidad del Agro (Agrocalidad) hizo oficial la cuarentena de 21 días, para comunidades ganaderas de tres provincias afectadas por la fiebre aftosa.

La medida, que rige desde el 26 de mayo en Santo Domingo, Manabí y Pichincha, genera pérdidas en este sector productivo.

Por ejemplo, Luis Barreiro, ganadero manabita, desconocía de la declaratoria de cuarentena, con la que se prohíbe la movilización y comercialización de reses.

Salió la madrugada del miércoles desde el cantón Flavio Alfaro (Manabí) con nueve reses hacia Santo Domingo. Barreiro planeó vender cada ejemplar en USD 500, pero ante la restricción, solo encontró propuestas de USD 300 por parte de intermediarios.

“No me queda más que regresarme con las vacas o venderlas para el camal, donde sí está permitido” , dijo.

La cuarentena también afecta a comerciantes de otras especies.

Domingo Alcívar llegó al recinto ferial de la asociación de ganaderos de la localidad (Asogan), para vender dos cerdos, pero el lugar estuvo cerrado.

Alcívar pretendía vender en USD 180 cada animal, por los que ganaría USD 30 por unidad.

Los negocios paralelos al comercio de ganado también sufren las consecuencias.

Juana Castaña tiene un pequeño restaurante al frente de las instalaciones de Asogan. “En días de feria vendo USD 300, pero eso disminuye a menos de la mitad cuando la feria se suspende”.

La misma Asociación de Ganaderos deja de recibir ingresos. Su gerente, Fabricio Ordóñez, mencionó que el rubro por el uso de las instalaciones es de USD 8 000 por semana.

Pero el movimiento económico que genera la actividad bordea los USD 3 millones semanales, según el presidente del gremio, Vinicio Arteaga.

Wanderberg Velasteguí, coordinador de la Comisión Nacional de Erradicación de la Fiebre Aftosa (Conefa), indicó que Santo Domingo tiene 100 000 vacunas disponibles. Pero llegarán otras 255 000 dosis.

La fiebre aftosa se genera por un virus que produce pudrición en las pezuñas y llagas en el hocico de las reses y es altamente contagioso entre los bovinos. El rebrote coincidió con el inicio de la campaña de vacunación contra la enfermedad que comenzó el 10 de mayo. La campaña de inmunización culminará el 23 de junio.

La declaratoria de cuarentena responde a un pedido de la Asociación de Ganaderos de Santo Domingo (Asogan), gremio que detectó los brotes del virus.

La cuarentena impide la movilización de ganado hacia otras provincias. Solo se permite el traslado hacia los camales.

José Zambrano, dirigente ganadero de Manabí, explicó que sí es permitido el traslado de bovinos al camal, porque se asegura así su faenamiento. Y no va a otras propiedades a contaminar reses.

“Recordemos que la aftosa no afecta al consumo humano”, indicó Zambrano.

“Pero la afectación, sin duda, es para el pequeño ganadero que tiene deudas y no sabe cómo pagarlas porque no tiene cómo vender sus animales”, agregó.

Ecuador, al no ser declarado país libre de la fiebre aftosa, está impedido en exportar productos cárnicos y lácteos. La meta gubernamental es erradicarla.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)