16 de December de 2011 17:40

Eurozona sigue bajo presión y no logra convencer

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Los dirigentes de la eurozona no logran convencer a los mercados sobre una salida rápida de la crisis de la deuda de los países del Eurogrupo, muchos de los cuales se encontraron el viernes nuevamente en la mira de las principales agencias de calificación.

La agencia de calificación Moody's degradó este viernes en dos escalones la nota de la deuda de Bélgica a “Aa3”, aduciendo un deterioro en las condiciones para el financiamiento de los países de la zona euro, los riesgos para el crecimiento de la economía belga y el costo fiscal que podría tener el rescate de los bancos, entre ellos Dexia.

Por su parte la agencia Fitch Ratings puso a varios países de la zona euro en perspectiva negativa, amenazando con rebajar sus notas para febrero debido a la ausencia de perspectivas para una rápida salida de la crisis de la deuda.

“Una 'solución global' a la crisis de la zona euro está técnicamente y políticamente fuera de alcance” a pesar de la decisiones tomadas en la cumbre de Bruselas de la semana pasada, estimó la agencia Fitch en un comunicado este viernes por la noche.

Por consecuencia, Fitch amenazó con rebajar la nota de la deuda de España, Italia, Bélgica, Irlanda, Eslovenia y Chipre.

También puso en perspectiva negativa la nota de Francia, aunque le mantuvo la calificación “AAA”, la mejor posible.

La pérdida de la nota “AAA”, que podría producirse dentro de los dos años, cae en mal momento para París que ya está bajo la amenaza de una rebaja de su nota crediticia de las otras dos principales agencias de calificación, Moody's y Standard & Poor's, con las que tiene también la mejor nota posible.

Fitch juzgó positivo el compromiso de los dirigentes de la UE tomado en Bruselas de acelerar la creación del futuro Mecanismo Europeo De Estabilidad (MEDE) , que sustituirá en 2012 al Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) , pero se inquieta por la ausencia de una malla de contención de seguridad financiera creíble.

También estimó necesario un compromiso más importante y más explícito del Banco Central Europeo (BCE) para atenuar el riesgo de una crisis de liquidez para los Estados solventes pero potencialmente vulnerables debido a la falta de liquidez.

Minutos después del anuncio de Fitch, el ministro de Economía y Finanzas francés, François Baroin, indicó que el gobierno “ tomó nota ” de la decisión de la agencia y recordó el compromiso de París para luchar contra el déficit.

Fitch es la tercera de las tres principales agencias en amenazar las notas de la deuda de los países de la zona euro.

Moody's indicó el lunes que revisaría las notas de los países de la zona euro y de la Unión Europea en el primer trimestre de 2012 debido a la ausencia de “medidas decisivas” en la cumbre de la semana pasada en Bruselas.

Por su parte, Standard & Poor's amenazó el 5 de diciembre, antes de la cumbre, con rebajar la nota crediticia de 15 de los 17 países de la zona euro, entre ellos Alemania y Francia. Ambos tienen la calificación “ AAA ” con esta agencia.

Aplastados por el peso de la deuda, los países de la zona euro también están bajo la amenaza de una posible recesión. El viernes, Irlanda, una de las víctimas de la crisis de la deuda que se beneficia de una ayuda masiva de la UE y del Fondo Monetario Internacional (FMI) anunció por su parte una caída de su economía del 1,9% del PIB en el tercer trimestre.

En Italia, los diputados aprobaron por la noche el plan de austeridad del gobierno dirigido por Mario Monti que, al aprobarse las medidas, dijo “esperar” no pedir más “sacrificios” a los italianos y afirmó que no había dudas sobre el hecho de que Italia “se salvará” de la crisis.

Monti repitió que el país, que tiene una deuda colosal que asciende a 120% del PIB, no tiene otra opción.

Adoptado el 4 de diciembre por el gobierno, el nuevo plan de austeridad italiano, el tercero desde este verano (boreal) , impone importantes sacrificios a los italianos con medidas de reducción del déficit de unos 20.000 millones de euros y medidas para impulsar el crecimiento por unos 10.000 millones de euros.

En este contexto la única buena noticia para los europeos llegó desde la otra orilla del Canal de la Mancha: Gran Bretaña, único país en vetar un nuevo tratado europeo la semana pasada, aceptó el viernes volver a participar en las reuniones de expertos para pesar en las negociaciones.

Por su lado, las Bolsas europeas terminaron sus operaciones del viernes con leves pérdidas, tras sesiones poco animadas, en las que se tomaron escasos riesgos, bajo la presión de una rebaja crediticia de los países de la zona euro que aparece ahora como inevitable.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)