25 de July de 2010 00:00

Las estrategias de venta también varían

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacciones Cuenca y Negocios

La temporada de vacaciones no es rentable para el almacén Salvador Pacheco, que vende electrodomésticos en el Centro Histórico de Cuenca. Su propietario, Salvador Pacheco, dice que la facturación se reduce en un 30%, cuando en promedio sus ventas mensuales ascienden a USD 1,2 millones. Por esta disminución, Pacheco prefiere no comprar mercadería. Las adquisiciones se reanudan en septiembre. Esto lo hace para evitar retrasos en el pago a sus proveedores y cumplir con los sueldos de sus 100 empleados. A inicios de este mes, este comerciante incluyó promociones, para atraer a los clientes. “La industria de textiles Pasamanería Tosi también aplica otras estrategias para que las ventas no caigan”, dice su gerente Juan Tosi. Por ejemplo, se cambió la línea de ropa por vestimentas de playa, “pues hay gran demanda de cuencanos que van a la Costa”.En esta temporada, además, la fábrica reduce en un pequeño porcentaje su producción, porque la mayoría de empleados pide vacaciones y se aprovecha para elaborar las prendas que tendrán demanda en el inicio de clases.Alicia Flores es una de las personas que busca ropa para la temporada de playa, pues se va a Esmeraldas. Dice que ahorra unos USD 150 con su esposo para salir de la ciudad con sus hijos. “Necesito dinero para los paseos”.Las microempresas también son afectadas. Sofía Quintuña vende morocho y chocolate en el mercado 9 de Octubre de Cuenca, pero sus ventas bajaron un 50%, porque los estudiantes no llegan a desayunar. Esto hace que compre menos cantidad de leche, pan, etc para sus productos.Esta misma situación se produce en Quito en los restaurantes ubicados frente a la Universidad Salesiana. Lizeth Zea, encargada de uno de estos negocios, indica que normalmente vende USD 130 y ahora apenas suma 60.“Nos toca esperar la llegada de las clases para que se reactive el negocio, pues la mayoría de nuestros clientes son estudiantes”. Pero no todos pierden. La temporada es beneficiosa para las agencias de viajes. Según la gerenta de Turisa, Carmen Moreno, sin precisar porcentajes aseguró que su facturación subió este mes con relación a junio pasado. Los destinos como Cali, Panamá y el Caribe son los más demandados. Los precios oscilan entre los USD 448 y 526 y se difieren con tarjetas de crédito.Para el vicepresidente de la Cámara de Comercio de Cuenca, Xavier Patiño, el sector industrial y comercial se mueve de acuerdo a temporadas como Navidad y Día de la Madre, que generan más ventas, mientras que en vacaciones sucede lo contrario. Patiño explica que el turismo es el principal beneficiado. “Por ello es necesario promover eventos por parte del sector comercial, restaurantes y negocios”. El éxito depende de la promoción y atractivos que ofrezca la ciudad.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)