23 de April de 2011 00:00

Estados Unidos sigue como principal mercado para las piñas ecuatorianas

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La producción de piña es sinónimo de progreso para Ángel Farías. Este santodomingueño asegura que gracias a esa actividad ha podido tener un inmueble donde vivir; un sueldo y una familia.

Él es uno de los 113 jornaleros en la empresa San Francisco S.A., dedicada a la producción de la fruta en Santo Domingo de los Tsáchilas. Hace siete años, Farías empezó como recolector de las crestas de la piña. Ahora, a sus 27 años, es un experimentado sembrador. “Hay que saber a cuántos centímetros bajo la tierra colocar la planta; a qué distancia de la otra piña y cómo cuidarla”.

Cuenta que a través de la televisión escuchó sobre la pérdida de la Atpdea (Ley de Preferencias Arancelarias Andinas y Erradicación de Drogas), pero no tiene claro los efectos que podría causar.

La piña es uno de los productos que ingresaban a ese país sin pagar aranceles. Según el Ministerio de la Producción, EE.UU. es el principal mercado de la piña ecuatoriana. El año pasado se exportó USD 12,68 millones, equivalentes al 31% de las ventas totales de la fruta (ver gráfico).

En el país se hallan cultivos en Santo Domingo de los Tsáchilas, Guayas, Los Ríos, Manabí, Esmeraldas, Loja, Pichincha, Imbabura, El Oro, Azuay, Orellana, Sucumbíos y Pastaza. El producto de exportación es del tipo golden sweet, que destaca por su dulzura, tamaño y aroma.

En el sector se observa la tendencia de dejar el mercado estadounidense y emigrar hacia el europeo, que paga en una moneda más fuerte. “Una piña se vende en EE.UU. en USD 7; la misma fruta se vende a Europa en 7 euros y cada euro está a USD 1,40”, explica Roberto Castillo, gerente comercial de la empresa Terrasol.

Esta firma es la más importante de Santo Domingo de los Tsáchilas. Exporta 25 contenedores de piña a la semana, de los cuales uno se envía a EE.UU. “No dejamos de enviar a ese país porque si en algún momento la economía europea se debilita tendríamos canales abiertos para exportar a Estados Unidos”, agrega Castillo.

Los otros 24 contenedores van a Europa, donde España es el tercer mercado más importante de las piñas ecuatorianas con un 17% de la exportación total. En segundo lugar está Chile, con un 18%.

Buena parte de las piñas que se producen en la empresa San Francisco S.A., de Santo Domingo, van a este último país. Hasta el año pasado también iban a EE.UU., pero los exportadores dejaron de hacerlo.

San Francisco produjo el año pasado 400 000 cajas y la mitad fue hacia EE.UU., el resto se reparte en América del Sur y Europa.

Farías dice que las mejores piñas van al extranjero y las que no cumplen con los requisitos en cuanto a tamaño o forma se quedan en los mercados locales.

“Las llaman de rechazo, pero en realidad son buenas piñas, dulces y con aroma. Por eso son tan demandas en el extranjero”, refiere el hombre, de 27 años.

A lo largo de la carretera Santo Domingo – Esmeraldas se hallan pequeños puestos de venta de piñas enteras y peladas. Las ofrecen en improvisadas mesas de madera. Cada una cuesta entre USD 0,59 y 1, dependiendo de su tamaño, dice Yesenia Jiménez, una pequeña comerciante.

Cada día, esta santodomingueña vende hasta 50 fundas con trozos de piña dulces, a 0,25. Tiene una ganancia neta de USD 20 diarios, con el cual cubre los gastos de alimentación y de educación de su hijo de 10 años.

Al menos cuatro sectores están vinculados a la producción de piña, permitiendo la sobrevivencia de centenares de trabajadores, según Fernando Mendieta, técnico de la empresa San Francisco.

Están los proveedores de químicos para los cultivos; conductores y ayudantes que transportan la fruta desde las plantaciones hacia los puertos o mercados, y los comerciantes e intermediarios. También los jornaleros como Farías, que siembran la fruta.

Al día, él debe plantar 3 500 piñas. Tarda siete horas. Al finalizar debe contarlas dos veces para asegurarse de haber cumplido. Toma una hoja de piña y la dobla cada vez que llega a 100 piñas. “Así no me olvido de la cuenta”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)