23 de April de 2012 09:00

España cayó oficialmente en recesión en el primer trimestre del 2012

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

La economía española, sometida a duras medidas de ajuste, cayó oficialmente en recesión tras registrar en el primer trimestre de 2012 un retroceso del PIB del 0,4% respecto a los últimos tres meses de 2011, lastrada en gran parte por una débil demanda interna.

“Según la información disponible, todavía incompleta, se estima que el PIB se contrajo (en el primer trimestre) en una magnitud levemente superior a la del cuarto trimestre del pasado año, con una tasa de variación intertrimestral del -0,4%”, afirmó el lunes en su boletín económico mensual el Banco de España.

El PIB se contrajo una décima más que en el último trimestre de 2011 cuando había bajado un 0,3%, encadenando de esta manera dos trimestres consecutivos de retroceso, lo que marca la entrada en recesión oficial de un país, dos años después de que Madrid saliera de ella a principios de 2010.

“La economía española inicia 2012 en situación de recaída”, subrayó el Banco de España, cuyas predicciones suelen acabar plasmándose en las cifras oficiales.

“La evolución de la economía española en los próximos trimestres está sujeta a incertidumbre y a ciertos riesgos a la baja, relacionados con los posibles avatares de la crisis de la deuda soberana” en la Eurozona, añadió.

En comparación interanual, en el primer trimestre, el PIB bajó 0,5%, con lo que pone fin a siete trimestres consecutivos de alzas e ilustra la agravación de la situación económica de España.

Duramente golpeada por la crisis mundial de 2008, que coincidió con el estallido de la burbuja inmobiliaria española, motor de la economía del país durante más de una década, España salió en el primer trimestre de 2010 de una recesión de 18 meses.

Sin embargo, el crecimiento no logró afianzarse desde entonces, con una muy débil progresión que lo situó en 0,7% del PIB a finales de 2011, y el gobierno conservador español dirigido por Mariano Rajoy, prevé una contracción de la economía del 1,7% para el conjunto de 2012.

La caída de la demanda interna, aunque algo menor que en el trimestre anterior, volvió a ser un factor preponderante para la contracción del PIB.

“Como ya ocurrió en la recesión de 2008 y 2009, la mayor debilidad se está observando en el comportamiento de la demanda nacional”, había advertido el pasado día 17 el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, ante los diputados.

“En el primer trimestre de 2012, el consumo de los hogares continuó mostrando una notable debilidad. En concreto, se estima que este componente de la demanda experimentó un retroceso intertrimestral del -0,4 %”, según el Banco de España, que culpa de esto al deterioro del mercado de trabajo, la caída de la riqueza de las familias y la subida de impuestos.

En el primer trimestre, “el empleo descendió, de nuevo, con intensidad, estimándose un retroceso interanual próximo al 4%”, escribió este lunes el Banco de España, mientras el gobierno espera, pese a una controvertida reforma laboral, la tasa de paro alcance el 23,4% en 2012, tras el 22,85% de finales de 2011.

“La revisión a la baja de las perspectivas de crecimiento en la zona del euro y la intensificación de los esfuerzos de consolidación fiscal han contribuido a contraer adicionalmente la demanda de consumo e inversión”, aseguró Fernández Ordóñez, en referencia a las duras medidas de ajuste para reducir el déficit público español al 5,3% del PIB en 2012.

Frente a la debilidad de la demanda interna, la externa (turismo y exportaciones) volvió “a funcionar como amortiguador, aliviando el impacto negativo del menor gasto sobre la producción”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)