11 de December de 2012 19:35

Ecuador espera que OPEP acoja su iniciativa de impuesto ambiental al petróleo

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

El Gobierno de Ecuador espera que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), del cual es su socio más pequeño, acoja su iniciativa de gravar al petróleo con un impuesto ambiental orientado a mitigar el cambio climático.

Así lo señaló hoy Tarcisio Granizo, del Ministerio Coordinador de Patrimonio y quien encabezó la delegación ecuatoriana en la reciente Cumbre sobre Cambio Climático desarrollada en Doha.

Dicho impuesto a las exportaciones petroleras fue expuesta por primera vez en 2010 por el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, con el objetivo de que se financien acciones de limpieza del planeta.

El impuesto, conocido como "Daly-Correa", prevé la aplicación de una tasa del 5 por ciento a las exportaciones petroleras, lo que permitiría crear un fondo verde de más de 40.000 millones de dólares.

Esa propuesta fue presentada por Ecuador en Doha, pero no fue aceptada porque "debería ser presentada por la OPEP", al ser el mayor cartel petrolero del mundo, sostuvo Granizo en una rueda de prensa en la que evaluó la cita en la capital qatarí.

Indicó que su país pedirá a la OPEP en su seno que acoja la propuesta y la presente al seno de la próxima Convención, ya que esta iniciativa puede financiar proyectos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.

Granizo recordó que en la Cumbre de Doha se decidió extender la vigencia del protocolo de Kioto para reducción de gases de efecto invernadero hasta 2020, con nuevos compromisos que, según él, son insuficientes.

El mundo requiere actualmente de una reducción de gases de efecto invernadero de entre el 25 y el 40 por ciento, según estudios de la propia Convención, pero en la Cumbre de Doha se estableció apenas tasas de entre un 15 y 18 por ciento.

"Si es que no logramos en el tiempo reducir las emisiones, este planeta va al colapso, eso es clarísimo, y no en muy largo plazo", sostuvo Granizo al justificar la "urgencia de forzar a los países desarrollados a que reduzcan sus emisiones" tóxicas.

Por otra parte, recordó que Ecuador también propuso la estrategia de Emisiones Netas Evitadas, por las que se compensa a los Estados que voluntariamente se rehúsen a efectuar operaciones productivas que podrían contribuir al cambio climático.

En Doha, dijo Granizo, "se logró que este mecanismo sea aceptado oficialmente como un mecanismo contra el cambio climático", así como el de crear una Veeduría Internacional para "monitorear, verificar y reportar" los aportes que realizan los países desarrollados.

"Lo que buscamos los países en desarrollo es que los daños que se produzcan por efectos del cambio climático sean también compensados por los países desarrollados, por una razón, porque los países desarrollados son responsables de la degradación ambiental", añadió.

Para Granizo, los poderosos tienen "una deuda histórica, una deuda climática con el planeta" y "que tiene que pagar" a través de, entro otros mecanismos, compensaciones a los Estados que "sufren daños por efectos del cambio climático".

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)