20 de May de 2012 00:01

La economía europea es el centro de discusión en la cumbre del G8

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

La crisis en la Eurozona -particularmente el futuro incierto de Grecia en el euro-, el programa nuclear iraní y la tensión en Siria son algunos de los temas que se tratan en la cumbre del G8.

El presidente Barack Obama afirmó en la apertura realizada el pasado viernes, que el crecimiento y la lucha contra los déficits deben ir juntos para alcanzar la “prosperidad”, al iniciar los debates sobre la crisis en la Eurozona.

“Estamos comprometidos para hacer que el crecimiento, la estabilidad y el rigor presupuestario formen parte de un conjunto de medidas que debemos adoptar para lograr la prosperidad que buscamos para nuestros conciudadanos”, insistió Obama al iniciar los debates de ayer.

El Mandatario estadounidense y los líderes de las principales potencias económicas del mundo buscan modos de dar tranquilidad a los mercados financieros, tras los temores causados por los problemas bancarios de España y por el riesgo de una salida de Grecia de la Zona Euro, lo que derrumbó a las acciones a sus niveles más bajos este año.

“Haremos lo que sea necesario para garantizar la estabilidad financiera de la Zona Euro”, dijo el presidente de la UE, Herman Van Rompuy. Mientras, el francés François Hollande sugirió usar los fondos de Europa para inyectar capital a los bancos de España, lo que podría marcar una aceleración significativa de los esfuerzos de rescate de la UE. Equilibrar una agenda de crecimiento con esfuerzos para reducir la deuda de Gobierno mediante restricciones fiscales es parte crucial de las discusiones del G8.

Obama se ha puesto del lado del primer ministro italiano, Mario Monti, y Hollande en poner más énfasis en el crecimiento. Eso pone presión sobre la canciller alemana, Ángela Merkel, que ha impulsado medidas de austeridad fiscal como forma principal para reducir los niveles de deuda que afectan a la economía.

En la primera de cinco sesiones que mantendrán los jefes de Estado y de gobierno de Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Italia, Japón y Rusia, también se analizó la situación de Irán y Siria.

Obama dijo que el G8 está“unido en las decisiones que se tomarán sobre el programa nuclear iraní”, al tiempo que subrayó que en Siria es necesario adoptar rápidamente un “proceso político”.

“Pensamos que una resolución pacífica y una transición política son preferibles” y “estamos profundamente inquietos por la violencia en curso”, afirmó el Mandatario anfitrión.

Durante la jornada también se trató sobre los mercados energéticos y el plan para lograr que el desarrollo en Afganistán sea sostenible a largo plazo.

[[OBJECT]]


Más sobre la cumbre


Sobre Corea del Norte,  los jefes de Estado y de Gobierno de las siete economías más desarrolladas y Rusia coinciden en que el Régimen  “está violando sus obligaciones internacionales”.

La postura rusa   de no intervención en Siria permanecía inalterable  en la cumbre.  Mikhail Margelov aseveró que “se debe dar una oportunidad  a los sirios”.

El  Primer Ministro británico   dijo  que  los líderes del grupo podrían actuar sobre los crecientes precios del petróleo.


Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)