3 de March de 2012 00:03

Detecte a tiempo si está sobregirado

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 0

Más de 2,2 millones de tarjetas de crédito existen hoy en el país. Y, de los USD 42 000 millones que los ecuatorianos destinaron al consumo el año pasado, USD 7 207 millones se concretaron a través de pagos con las tarjetas de crédito.

El crecimiento récord del 22% de consumo con tarjetas de crédito en el 2011, empujado además por los 254 000 nuevos tarjetahabientes, es una señal del ‘boom’ del consumo en el país, que trae beneficios, pero también enciende alertas. Si usted es dueño de una o varias tarjetas de crédito, es recomendable que se tome un tiempo para reflexionar sobre los riesgos del endeudamiento en los que pudiera incurrir.

Según el economista Francisco Troya, un problema común en el que caen los dueños de tarjetas de crédito es en creer que todo está bajo control. “Es lo que yo defino como ‘compradores estomacales’, es decir, que hacen funcionar su tarjeta según su estado de ánimo y gustos. No llevan un registro ordenado y, generalmente, hacen sus cuentas en la cabeza y dicen ‘sí me alcanza’. Y al final del mes están angustiados y no saben de dónde les llegó ciertas cuentas”.

Además, añade que este tipo de usuarios de tarjetas, debido a la angustia y la falta de disciplina financiera, empiezan a cubrir las deudas de una tarjeta con otra tarjeta. Y muchas veces se olvidan de los riesgos que eso implica.

En el mercado hay dos tipos de tarjetas de crédito: las que permiten un pago mínimo y las que cobran todo el valor al fin de mes. En las primeras, el riesgo es que las personas subestimen la deuda. Como realizan un pago mínimo, que sí les alcanza, dejan el saldo, por lo que mes a mes va a cumulándose la deuda e intereses.

En las tarjetas que cobran todo el valor consumido al final de mes, el conflicto puede llegar por el lado de que la cuenta sea superior a los ingresos. Y ahí, el cliente puede incurrir en otras deudas para cubrir la anterior.

Si bien en estos dos últimos años el nivel de morosidad de los tarjetahabientes es aún bajo, según las emisoras de tarjetas (entre el 2 y 3,5% ), hay alertas que usted debe considerar cuando utiliza sus tarjetas. No hacerlo le puede generar ajustes más costosos.

Más pistas

Si usted ya no puede   cumplir con los pagos a las tarjetas, lo más recomendable es dejar de utilizarlas hasta que ordene sus pasivos.  Mientras tanto,   recurra  a un préstamo por el monto de la deuda, a un plazo cuya cuota no le comprometa más del 20% de su ingreso.  En este periodo de ordenamiento,  utilice  solo una tarjeta de pago total a fin de mes hasta por el 20% de sus ingresos.
 
Otra  alerta  de que su situación está fuera de control es cuando empieza a recibir llamadas aisladas de que no cumplió con su pago. Si en su historial hay registro de más de una llamada es momento de revisar sus cuentas financieras urgentemente.
   
Si bien la calificación  en la Central de Riesgos ya no es un referente público, a nivel de las entidades financieras lo continúa siendo. Un llamado de atención de que algo no está caminando bien es que su calificación baje. 

Tenga precaución   al utilizar sus tarjetas de crédito en los cajeros automáticos y en las compras a través de Internet. En caso de pérdida o robo de la tarjeta, comuníquese  de inmediato a su banco. Conserve el código de bloqueo que le es proporcionado así como su  fecha y hora.

La Superintendencia   de Bancos recomienda revisar  las cláusulas de adhesión a servicios alternativos vinculados  con la tarjeta de crédito, por ejemplo seguros, asistencia vehicular, asistencia en el hogar, etc. Estos tienen  un determinado  recargo.


Al momento de cualquier   compra siga tres consejos importantes: a) Nunca preste su tarjeta de crédito para realizar consumos a terceros. b) Evite entregar su tarjeta a un tercero el momento de realizar un consumo, de preferencia acérquese a pagar. c) Guarde la copia de sus ‘vouchers’ y realice la conciliación con su estado de cuenta.

Las pautas para identificar   si no está en riesgo de caer en sobrendeudamiento

El primer criterio  que el analista financiero   José Repetto recomienda a todo tarjetahabiente es  diferir  la compra de bienes o servicios cuyo tiempo de uso será  mayor al tiempo del financiamiento. 

Así, si usted  financia   la compra de un televisor a 12 meses está bien, porque el bien  va a durar más de un año. Por el contrario, diferir las compras del supermercado a tres meses es incorrecto porque los productos que adquirirá le  durarán, con suerte, un mes.

El punto máximo   que usted puede endeudarse es hasta el 40% de su  ingreso fijo mensual. Es decir, si su ingreso cada mes es de USD 500, su nivel de endeudamiento será USD 200.  

Gaste solamente   lo que pueda pagar, ya que al realizar una compra usted pide  prestado al banco dinero que luego tendrá que devolver, de ser el caso, junto con intereses.

Realice   los pagos en los tiempos indicados. Prográmelos de manera similar a cómo    lo  realiza con sus otros gastos mensuales como el arriendo, la luz, el agua, teléfono, etc.

Es mejor  si hace los pagos de la tarjeta  antes de la fecha límite, así,  el cálculo de  intereses que le cobrará el banco serán sobre un monto menor.
Si va a realizar   pagos a su tarjeta con cheque y de otros bancos, tenga cuidado de que sea con la anticipación necesaria. Tome en cuenta que el banco tarda 48 horas en realizar la transferencia y que el pago se realice efectivamente.

Lo óptimo   es pagar todos los meses la totalidad de las compras efectuadas. De esta forma, no pagará  intereses. Si no es posible, la recomendación es  pagar al menos el doble del pago mínimo requerido, para disminuir su deuda de la tarjeta.

Utilice  la tarjeta de crédito a partir del día siguiente de la fecha de corte y durante los siguientes primeros días del periodo, ya que será mayor el período de tiempo entre la compra y la fecha de pago.

Al programar  sus pagos de la tarjeta, tome en cuenta que al finalizar el año la mayoría de emisoras  realiza cobros por comisiones por anualidad de titular y adicional. Así podrá pagar lo requerido.

No utilice  demasiadas tarjetas ya que puede perder el control de lo que  gasta con ellas. Además  que pagará más por comisiones. Es recomendable que utilice  solo aquellas que le  permitan llevar un nivel adecuado de consumo.

Es recomendable    tener dos tarjetas, pero utilizarlas disciplinada y controladamente.  Una de pagos rotativos y otra de pagos totales a fin de mes.


Las tarjetas   de fondo rotativo se las debe utilizar para la adquisición de bienes o servicios que no se puedan  comprar de contado y que su uso en tiempo va a ser superior al plazo del financiamiento.

 Las tarjetas  de pagos totales se las debe  utilizar para bienes o servicios de uso frecuente, porque su  uso  permite concentrar los pagos el 15 o 30 de cada mes que es cuando normalmente recibirá  el ingreso.


Jamás haga    avances en efectivo para pagar las deudas de las tarjetas de crédito ni para consumo ordinario. Utilice esta herramienta únicamente en casos de fuerza mayor.

Los 10 errores  más comunes de los usuarios

1) Realizar pagos mínimos.  Es una ilusión pensar que es más cómodo pagar cuotas más pequeñas. Si   cancela el mínimo, solo  pagará  el interés y no el capital, por lo que la deuda estará pendiente por mucho tiempo.

2) Atrasarse en el pago.   No solo  afrontará   cargos por mora, sino que además este retraso se evidenciará en su calificación crediticia,  que será analizada por entidades financieras para futuros préstamos y cuentas.

3) No revisar el  estado de cuenta.   Si lo revisa podrá realizar cualquier reclamo.  Además, ese  hábito  le ayudará a pagar su factura puntualmente y a asegurarse de que los cargos sean los correctos.

4) Exceder su límite de crédito.   Si es que está cerca de su límite intente ya no pagar con la  tarjeta y hacer sus consumos en efectivo. Existen algunas tarjetas que cobran cargos por exceder este límite.

6) Gastar más de lo que recibe.    Muchas familias gastan más de lo que ganan cada mes y, para cubrir esta diferencia, a menudo optan por usar la tarjeta. Eso es una bola de nieve.

7) Comprar cosas que no necesita.    Un ‘ tip’ para saber si algo es verdaderamente necesario es esperar 48 horas. Si es que aún  lo quiere, cómprelo. Así eliminará en gran medida las compras compulsivas.

8) No elaborar presupuestos.  Controlar los gastos no quiere decir privarse de lo que  desea, sino puede ser una buena manera  de cumplir  sus  metas.


9) Escoger una tarjeta por  motivos equivocados.  Todas las tarjetas querrán convencerle de que son su mejor opción. cuando elija, vea l a mejor tasa de interés posible sobre cualquier otro beneficio.

10) Angustiarse.  Si su estado    no permite pagar una cuota mensual, la solución no está en tomar más dinero prestado para pagarla. Refinancie la deuda.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (1)