9 de April de 2011 00:00

Él defendió su tesis en las indemnizaciones

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

No es común que el director del Servicio de Rentas Internas (SRI), Carlos Marx Carrasco, pierda la compostura. Al contrario, el funcionario siempre guarda bajo la manga un par de bromas o refranes populares para alivianar los encuentros con la prensa.

Sin embargo, desde el 1 de abril, cuando señaló que sobre los USD 600 000 de indemnización por daño moral que recibió el Presidente, del Banco Pichincha, no se debe pagar Impuesto a la Renta (IR), su rostro se ha pintado de varias gamas de colores.

Durante todo este tiempo, Carlos Marx Carrasco ha defendido su tesis de que el Mandatario no tiene por qué cancelar dicho tributo. Desde varios frentes (legales, técnicos y hasta éticos), los expertos le han advertido que comete un error. Pero él se ha atrincherado, hasta el punto de señalar que las discusiones sobre este tema le han causado un ‘daño criminal’ y que podría demandar a los medios de comunicación por ello, pero que no lo hará.

No obstante, las dudas aún persisten. Marx Carrasco argumentó que en varios países que conforman el Centro Interamericano de Administraciones Tributarias (CIAT) no se tributa por ese aspecto. Y puso como ejemplo que en Chile la indemnización por daño moral no está sujeta a tributación, por no constituir renta.

El abogado León Roldós refutó esta justificación al señalar que la doctrina y la jurisprudencia de sistemas tributarios similares al ecuatoriano distinguen entre la indemnización reparatoria tangible (pérdida de vida o miembros, lesiones, tratamientos médicos, psicológicos, etc.) en que no hay incremento patrimonial y por tanto no tributa, de la no tangible, en que la indemnización sí tributa por incremento patrimonial.

“En EE.UU., la indemnización por injuria y difamación sí tributa, excluyendo los costos que haya sufrido por tales circunstancias el indemnizado”, dijo Roldós.

Otro punto que se ha cuestionado es por qué en el 2009 la esposa de un funcionario del Consejo de Seguridad Nacional (Cosena) que falleció por sus labores sí debió tributar por la indemnización de USD 15 000 mientras que en el caso del Presidente no.

En ese entonces, el SRI respondió al Cosena que esa indemnización se consideraba como ingresos percibidos a título gratuito y que por ende sí debía tributar.

CarlosMarx Carrasco explicó que los casos del ex funcionario del Cosena y del Presidente son distintos, ya que en el primero el titular, obviamente, falleció, y fue su esposa quien recibió el dinero, como una herencia. De todas maneras, la viuda no desembolsó nada ya que la tabla para tributar le señalaba un pago de cero.

También otro aspecto observado es que según expertos tributarios, como Wilson Ruales, la ley define como renta todo ingreso que perciba una persona y que los artículos 2, 8 y 9 establecen claramente qué implican ingresos y cuáles son sus excepciones.

Carlos Marx Carrasco contrarrestó esta afirmación atacando a Ruales, a quien preguntó “por qué cuando era altísimo dirigente del SRI no cobró impuestos por daño moral, ¿Cree que es ético y moral decir lo que dice? No cobró porque simplemente no está gravado”.

Además, increpó a quienes critican este caso desde un aspecto ético, ya que por principios, al ser la indemnización también un ingreso, sí debería tributar.

Pero ahí es cuando el funcionario borra cualquier saldo de sonrisa en su rostro: “¿Ustedes creen que por principios morales, cuando atentan contra mi moral, debo pagar lo que no dice la ley? El día en que haya siquiera un mínimo de duda sobre mi actuación, yo mismo renunciaré”.

La cabeza tributaria, visiblemente molesta, exhorta finalmente a trabajar en conjunto contra los evasores y a resaltar todo el trabajo de recaudación de los últimos años, que ha logrado sostener el Presupuesto del Estado.

Durante su exposición en la 45 Asamblea del CIAT, celebrada en Quito, entre al pasado lunes y jueves, CarlosMarx Carrasco dio un sermón del significado de la moral tributaria, llevando su discurso apegado a lo religioso, aunque aclaró que él no era místico.

“Como católicos, apostólicos y romanos, ¿cómo no vamos a pagar impuestos? Por eso, es positivo lo de la pregunta de la consulta popular sobre las penas al enriquecimiento ilícito. Si no caen por Guachi, que caigan por Yaguachi. Es decir, si no caen por evadir impuestos que caigan por incrementar su patrimonio”.

¿Quién es?

Economista y ex catedrático de la Universidad de Cuenca. Máster en Desarrollo Económico por la Universidad de Andalucía.

¿Qué hizo?

Arremetió contra quienes consideran que comete un error al no cobrar el Impuesto a la Renta por la indemnización por daño moral.

¿Qué dijo?

‘No porque es el Presidente le vamos a decir que tiene que pagar, cuando no es así. Es criminal la afectación que me están provocando’.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)